A ocho años del plebiscito, sigue latente la posibilidad de urbanización de zona de la Bufa

Guanajuato, Gto. A ocho años del plebiscito del 2010 que arrojó un contundente NO a la urbanización de la zona de los cerros de la Bufa, persiste la incertidumbre de qué pasará con los emblemáticos cerros, pues al alcalde Alejandro Navarro Saldaña le parece que es muy extensa la zona a proteger como lo propone la Universidad de Guanajuato. El estudio de la UG habla de 3 mil 700 hectáreas.

Además, el presidente municipal no niega la posibilidad de que en el terraplén de Marcocchio se construya un estacionamiento, además de que ratifica el proyecto de construir un edificio administrativo municipal en terrenos del FIPRODIMA.

Fotos Alfonso Ochoa

En un sondeo que se hizo entre gente que participó de manera activa en el movimiento de resistencia a la urbanización, de un predio que comprende parte del cerro del Hormiguero, este ubicado en la parte baja de los Cerros de la Bufa y los Picachos, donde se realiza la fiesta de San Ignacio de Loyola y la Cueva, en general hay desconfianza en cuanto a la pretensión del actual ayuntamiento, a pesar de que lo encabeza Alejandro Navarro Saldaña, quien fue un actor importante en contra de la intención del gobierno municipal en ese entonces, el 2010, encabezado por Nicéforo Guerrero Reynoso.

“Tener un Área Natural Protegida, como se propone en el estudio de la UG., de tres mil 700 hectáreas, es complicado, soy de la idea de por lo menos tener una ANP del espacio donde se realiza a fiesta, la Bufa y los Picachos y la zona hacia donde está el cerro de las Comadres”, dijo el presidente municipal en entrevista.

Argumentó que además toda la zona es actualmente de conservación ecológica, lo que está plasmado en el Plan de Ordenamiento Territorial aprobado en el 2012, sin embargo, reconoce que se buscará construir un nuevo edificio administrativo del gobierno municipal en terrenos del Fideicomiso Para el Desarrollo Integral de Marfil, en un predio cercano a la Unidad de Ciencias Económico Administrativas de la UG.

n cuanto a la posibilidad de construir un estacionamiento en el llamado terraplén de Marcocchio, un terraplén que se formó al aterrar parte de la cañada de la cuenca de la Presa de Pozuelos, en el lugar que se conocía como El Chorro, propiedad de Rodrigo Marcocchio, hijo del dueño de la constructora, la empresa Azacan, que hizo la obra del acceso Diego Rivera, no lo niega.

“Hasta el día de hoy no hay ningún proyecto”, para construir un estacionamiento en el terraplén, “si es factible, si es viable, si cumple con todos los requisitos se revisará, pero hoy no tenemos ningún proyecto”, señaló.

Finalmente, en cuanto al rumor de que estaría comprometido con Rodrigo Marcocchio, porque este lo apoyó en la elección a través de la cual ganó la presidencia municipal, dijo que: “me debo no sólo a las 28 mil personas que salieron a votar por mi sino a todos los guanajuatenses”.

Preocupa que no haya avances en protección de la Bufa

De 13 personas entrevistadas sobre el tema una coincidencia es la preocupación porque no haya avances para proteger la zona de la Bufa y los Picachos, además de que igual la mayoría señala que se debe de realizar la declaratoria de la zona de acuerdo al estudio elaborado por investigadores de la UG, en el que se propone que la poligonal a proteger tenga tres mil 700 hectáreas.

Carlos Arce Macías, dijo que el asunto de la Bufa es un referente de la corrupción, recordando que quien pretende urbanizar se hizo de esos terrenos, usando información privilegiada, pues es el constructor que realizó la obra del acceso Diego Rivera, dañando a la ecología de la zona, como fue sepultando parte del río de Pozuelos. “Y ahora esta familia cada trienio no ceja en su intención de urbanizar en la zona, no lo vamos a permitir”, señaló.

Cecilia Barrera, quien creo el grupo de facebook Guanajuato Somos Todos, el que fue muy importante en el movimiento de resistencia a la urbanización del predio propiedad de la empresa Azacan, mencionó que la lucha debe de continuar pues el peligro de la urbanización está latente.

Citlali Tovar, del grupo Rescatando Los Picachos, señala que es fundamental que se priorice los intereses de todos sobre los particulares, pues hasta ahora la defensa de la Bufa ha sido un fracaso, al privilegiarse la voluntad política sobre los criterios técnicos

Yann Golbert, del grupo ecologista Colibrís, señala que lo que se debe de privilegiar son los criterios técnicos y sociales, no las ocurrencias.

Carmen Cano, quien trabajó en 1999 en el estudio sobre los terrenos propiedad del Fideicomiso para el Desarrollo Integral de Marfil, un área de cerca de 400 hectáreas que es parte de los terrenos que el estudio de la UG., señala que se deben de proteger, afirma que es una zona importante en biodiversidad y en recursos hídricos y que si se daña en Guanajuato se puede crear una isla de calor.

Elena Galindo García, enfatiza también el aspecto de la necesidad de que se protejan los cerros como se propone en el estudio de la UG., pues es una zona de recarga de los mantos freáticos.

Enrique Avilés, de la asociación civil Consejo Ecologista Guanajuatense, igual coincide en la necesidad de que la declaratoria de ANP comprenda las tres mil 700 hectáreas y que se privilegie los criterios científicos sobre los políticos, pues afirma que de lo que se trata es de defender la vida.

Jorge Cervantes, comentó que en ocho años ha habido muchas declaraciones y muchas mentiras, y ha faltado voluntad para proteger el entorno natural, lo que es preocupante.

Rogelio García Espinoza, consideró que es triste y preocupante lo que sucede, pues en ocho años no ha pasado nada; el tema se ha discutido bastante y no se hace nada.

Juan José Prado, igual calificó como triste que no se haya llegado a un acuerdo para proteger la Bufa y que se quiera reducir el espacio a proteger, sería terrible ceder, apuntó.

Martha Luna, dijo que continua el riesgo de la urbanización, y que la lucha que se dio quede en nada, lo que sería una gran traición.

Edith Aguirre Manzano, sostuvo que lo que sucede es que ha faltado voluntad política para proteger la zona de Bufa y que por ello el compromiso de continuar en la lucha por la protección del medio ambiente no está concluido.

Luis Miguel Rionda declaró que ahora que está por cumplirse un aniversario más del plebiscito es una oportunidad para hacer un balance de lo que ha sucedido, pues además el entorno natural de Guanajuato es parte del patrimonio mundial de la humanidad; es tiempo de que Alejandro Navarro retome sus viejos compromisos, apuntó.

Israel Cabrera, apuntó que es cierto que no se ha avanzado en la protección de la Bufa, aunque ahora se tiene un Guanajuato diferente y “una conciencia ambiental con más dientes”.

La contundencia del NO a la urbanización

A ocho años del plebiscito el tamaño de la oposición a la urbanización pareciera adquirir una dimensión mayor, oposición que se trató de minimizar por los partidarios de la urbanización, entre estos un canal local de televisión.

Luis Miguel Rionda, no está de acuerdo con esa apreciación, señala que fue un acontecimiento histórico y que el porcentaje de votación fue del 12 por ciento del padrón electoral, cuando las consultas que hizo López Obrador cuando fue regente de la ciudad de México para los segundos pisos no llegó al ocho por ciento; en las elecciones de ayuntamiento del municipio de Guanajuato en promedio la votación es de entre el 43 al 44 por ciento, señaló.

En total la votación en el plebiscito del 2010 fue de 14 mil 941 votos, de los cuales el 83.97 por ciento votaron en contra del NO a la urbanización y solo a favor el 15.25 con 0.78 por ciento de votos nulos.

Fue el 13 de julio de 2010 cuando detonó el problema, pues ese día el ayuntamiento autorizó la factibilidad de cambio de uso del suelo en 47 hectáreas de la parte baja de la zona del Cerro de la Bufa, propiedad de la empresa Azacán, para construir casas, un hotel y un centro comercial.

Casi se inmediato la ciudadanía se organizó para protestar, la primera marcha de protesta se dio el día 25 de ese mes, hubo una segunda en ese mes, el 31 de julio, cuando se festeja el día de la Cueva y San Ignacio de Loyola, precisamente fiesta que en parte, se realiza el Cerro del Hormiguero, uno de los cerros que se pretendían urbanizar.

En la manifestación del día 31 de julio participaron más de dos mil gentes, el alcalde Nicéforo Guerrero, acudió a la fiesta como es tradición, a la comida que organiza el gobierno municipal en una carpa, lo que no desaprovecharon los manifestantes, pues Aureliano Ortega y Enrique Avilés lo enfrentaron y le exigieron que se convocara a plebiscito lo determinado por el ayuntamiento.

El 13 de agosto el ayuntamiento solicitó formalmente a la comisión de participación ciudadana del Instituto Electoral del Estado de Guanajuato la realización, por primera vez en la historia de la entidad, de un plebiscito.

El 31 de octubre hubo una tercera marcha en contra de la urbanización caminando desde la normal oficial a la Plaza de la Paz; el plebiscito se realizó el cinco de diciembre, con el resultado ya señalado, lo que fue una sorpresa para muchos, incluso los que estuvieron en contra del NO, pues la victoria fue contundente.

Finalmente, el diez de diciembre de 2010 el ayuntamiento de Guanajuato revocó el polémico acuerdo del 13 de julio anterior, pero como se señala y a pesar de lo contundente de la oposición a la urbanización la posibilidad de que esta se dé sigue latente.

Hubo muchos momentos muy emotivos en contra la urbanización, como fueron las marchas, así como la manifestación que hizo un grupo de activistas durante el desfile del 28 de noviembre, desfile que concluyó al pasar frente al palacio legislativo a caballo, Jesús Hernández “Capelo”, quien gritó hacia el balcón donde se encontraba el entonces gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez y el alcalde Nicéforo Guerrero, “no a la urbanización de la Bufa”.

Además, no era raro que fueran a gritarle por la noche, al alcalde Nicéforo Guerrero, a su casa ubicada en la Plaza de la Paz, el no a la urbanización, entre los que se llegó a contar al ahora alcalde Alejandro Navarro Saldaña.

4 Comentarios
  1. Juan Rodríguez dice

    Creo que la población no se da cuenta del error que cometieron por votar por Alejandro Navarro, es un personaje que siempre aprovecha su cargo para favorecerse, está el tema del pago anual ridículo que quieren hacer él y el dueño de los hoteles abadía, recordemos que Navarro también es hotelero.
    En su momento no apoyó la urbanización de las faldas de la bufa y ahora cambió de parecer, ¿No les parece extraño? ¿Por qué cambió su forma de pensar? Como ciudadanos no lo permitiremos pues afectará flora, fauna, clima y nuestras tradiciones como Guanajuatenses de la fiesta del pueblo de San Ignacio de Loyola, Guanajuato tiene muchas zonas para urbanizar pero pretenden hacer negocios por la vista y la naturaleza que tendrían al lado.
    No conforme con dejarnos en ridículo con sus desatinadas declaraciones elitistas que no quiere turismo pobre. Como último comentario, tenemos un problema muy grande con la urbanización también en la zona sur, es para que ya se contara con el plan de ordenamiento territorial, construyen demasiado en esa zona y siguen dejando unas calles muy estrechas, casas

    1. Alejandro Lara dice

      Para eso le compró su suegro la alcaldía.

  2. Pablo E. dice

    Seria bueno conocer que concepto tiene por desarrollo y modernidad para el alcalde.

  3. somos guanajuato dice

    La razón es muy sencilla; no es viable en lo técnico, ni en lo económico. La Ley es muy clara: La limitación de dominio, por causa de utilidad pública (como la creación de una ANP o similar) no podrá limitar el dominio, sino mediante declaratoria del Poder Ejecutivo del Estado y el pago de la indemnización correspondiente. Para poder hacerlo tendrían que indemnizar a todos los propietarios de las 3,500 hectáreas antes de proseguir y por eso el Gobierno del Estado les dijo a las pasadas administraciones que no es viable. Esperemos que este ayuntamiento no nos siga dando Atole con el dedo, ya que la ANP solo es posible si se expropian los terrenos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.