Noticias de Guanajuato México

A qué nos enfrentamos

Se acabó el tiempo para los registros a las candidaturas independientes.

Se registraron 40 fórmulas independientes para alcaldes y sus Ayuntamientos –aunque el IEEG desechó 3 por no cubrir los requisitos necesarios-, por lo que 37 aspirantes a candidatos están ya, buscando el apoyo ciudadano.

Por otra parte, para la fórmula de Diputados por Mayoría Relativa nos inscribimos 13 personas y comenzaremos a buscar las firmas de la ciudadanía el 8 de enero. Todos tenemos que terminar el día 6 de febrero.

Me llama la atención que en el tema de los Ayuntamientos en Irapuato se inscribieron 5 formulas. Fue el municipio donde más personas se inscribieron por encima incluso de León, donde fueron 3 planillas.

Por el contrario, en el tema de los Diputados, de los 13 que nos registramos fueron 9 por León, 1 de Celaya, 1 de Guanajuato, 1 de Juventino Rosas/Comonfort/Villagrán y yo mismo, por Irapuato.

Estimo que la posibilidad de que en las boletas electorales aparezcan ciudadanos que no representen a ningún partido significa una bocanada de aire fresco para nuestra alicaída democracia. Resultaba insostenible para nuestros diputados el que históricamente se habían rehusado a legislar en la materia, abriendo de esta forma el espacio ciudadano dentro de la baraja electoral.

Sin embargo, el camino es sumamente complicado. “Te abro la puerta, pero tampoco quiero que llegues”, parece la premisa.

El ciudadano que aspire a llegar deberá cumplir además con muchos requisitos establecidos en la Ley y en la Convocatoria, lograr que el equivalente al 3% de la lista nominal de su municipio o distrito lo apoye con su firma. Pero, lo verdaderamente difícil es que dichas firmas deberán estar representadas en al menos el 50% de las secciones electorales que tenga la demarcación, teniendo en cada una de ellas el 1.5% del total de la lista nominal.

En el caso del Distrito XI por el cual me postulé, este tiene poco más de 200,000 electores y 109 secciones, por lo que para poder obtener la calidad de candidato deberé obtener 6075 firmas de apoyo repartidas en al menos 55 secciones y donde en cada una de ellas cumpla el mínimo del 1.5% de la lista nominal.

Actualmente y en lo que puedo comenzar a obtener las firmas que requiero, estoy ayudando a un aspirante a candidato a alcalde aquí mismo en Irapuato y les puedo asegurar que es una labor muy compleja. Además de enfrenarnos a lo que les describí líneas arriba, nos encontramos con la desconfianza de la gente, quienes sin importar que no pertenezcas a algún partido, en el momento en el que les dices tus aspiraciones, en automático te estigmatizan como un político cualquiera y no existe para ellos diferencia respecto a cualquier otro.

También, la comunidad no está enterada que habrá gente solicitando su apoyo y que este deberá incluir una copia de su credencial para votar. Lo anterior, principalmente porque las campañas de difusión que han organizado tanto el INE como el IEEG, no han sido lo suficientemente fuertes como para permear en la población de forma tal que ayuden realmente a mitigar la desconfianza que genera el entregar una copia de la credencial, lo que de suyo es una desventaja clara para cualquier candidato independiente.

Ningún esfuerzo que se esté realizando tendrá un sentido real si los aspirantes no alcanzamos a llegar a las boletas electorales. Ello sería un fracaso no sólo a nivel personal, sino también del propio ejercicio democrático que supone el permitir el acceso a la contienda electoral a los ciudadanos.

Mucho hemos avanzado desde los esfuerzos realizados de manera individual por Víctor González Torres, el dueño de las farmacias Similares y quien trató de manera infructuosa ser candidato a la Presidencia de la República, o el de Jorge Castañeda, quien trató de inscribirse ante el otrora IFE como candidato ciudadano y al serle negado el registro lo llevó por una aventura jurídica que terminó en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. La resonancia de caso ciertamente abonó a que en su momento se modificara la Ley para crear la figura de las candidaturas ciudadanas.

Es importante que como ciudadanos nos apoyemos y permitamos que estos esfuerzos que de manera individual hacemos varias personas, alcancen para que estemos presentes en las boletas.

Apoyar con la firma no supone un compromiso de voto, únicamente ayuda a impulsar el objetivo de obtener el registro. Además, el prestar la credencial de elector para ser registrada mediante la app, o bien dar una copia para el registro en papel, no pone en riesgo nada. Nos encontramos, sobretodo en las comunidades, que la gente no nos brindar el apoyo por el temor a perder sus programas sociales. Me queda claro que nos movemos en territorios de cochinero político/electoral, pero no deja de ser mezquino y juego sucio el mantener sometida a los intereses de los propios partidos a una población marginada y con hambre.

 

*Eric Bolívar Alonzo es abogado especialista en Derechos Humanos, activista en apoyo a migrantes centroamericanos, colaborador voluntario de la Fundación TELETÓN, columnista, fotógrafo; actualmente dirige Donadores Compulsivos Guanajuato A.C., dedicada a promover la donación altruista de sangre y plaquetas.
Correo electrónico: Ebolivar1975@gmail.com.

Comentarios
Cargando...