Apresurado homenaje a Roberto Plascencia el cambio de nombre al Teatro Bicentenario

Por: Alejandro Gasca

Por imposición del gobernador del Estado, a partir de hoy el teatro de ópera de León se llama Teatro del Bicentenario Roberto Plascencia Saldaña. Incómodos cuando menos; menospreciados cuando más, algunos personajes relacionados con el desarrollo cultural activo de León, hicieron crítica del decreto gubernativo y sus motivos.

Antes de ello, en desagravio del empresario finado hace unas semanas, coincidieron por separado en que fue una persona y empresario ejemplar, socialmente responsable, que se interesó en apoyar como mecenas a algunos artistas y en hacer gestiones o incluso invertir dinero para el desarrollo de espacios para la cultura local.

Roberto Plasencia Saldaña

Pero no todos. El consejero del Instituto Cultural de León Amador Rodríguez Leyaristi, reconocido como experto local en ópera y promotor de los contenidos de calidad en el Teatro, sencillo y contundente, abrió puerta a los intertextos. “No tengo una opinión sobre ese tema que no es cultural sino político”.

Es una pleitesía demasiado rápida: Mora

El académico, experto en gobernanza, Arturo Mora, advirtió que esta disposición del gobernador es una pleitesía demasiado rápida, que debía haber sido templada con una consulta luego de la reacción social a su muerte, que calificó como “un gran acto de reconocimiento a su labor y trayectoria”. Así, la intención de atender el poder de este reconocimiento social se degrada sólo a un acto de cambio de nomenclatura, a una “congratulación artificial”.

Un decreto, insistió, no es lo que se espera en un escenario histórico donde la sociedad evidentemente quiere ser tomada en cuenta, en estos “tiempos donde la democracia política necesita primero hacer gobernanza”

Creen que todo el planeta sabe quién es: Ortiz

Gastón Ortiz, corresponsal en León del Seminario de Cultura Mexicana, consideró inadecuado el nombramiento del inmueble porque sobrevalora, se sobredimensiona al personaje en materia de cultura. “Cantarle a la ciudad lo que hizo no es reconocerlo… creen que todo el planeta sabe quién es y es localista”.

Él difiere de Eulalio Nava y de Laura Lozano en que si hubiera habido una consulta la opinión pública no habría estado de acuerdo y que se usó la herramienta de la imposición porque “lo sabían”.

Externó que aun cuando Plascencia es fundamental en el desarrollo del Forum está sobredimensionado en términos de identidad cultural., como en el caso de bulevares con nombres de panistas destacados. “una placa, un busto, un monumento, pero no el teatro”, explicó “sin intención de menospreciar”.

Nunca habría aceptado una recompensa como ésta: Nava

Eulalio Nava, director de teatro fundacional de la escena local, opinó que “es muy meritorio, aunque no recibí apoyos de él personalmente”, pero criticó que la decisión se haya impuesto sin consulta a los interesados, por decreto gubernativo; especialmente hoy que la democracia “está muy en duda”.

Apuntó que las decisiones en el mismo teatro se dan sin democracia, con sólo una o dos personas, y que incluso así ocurrió en tiempos de Plascencia Saldaña como consejero del Forum Cultural. “Siendo descaradamente honestos lo hizo el mismo Roberto, él como empresario no tenía que pedir cuentas”.

Arriesgó que si le hubieran preguntado a su familia o a él mismo en vida, nunca habrían aceptado una recompensa de esta naturaleza.

© Teatro del Bicentenario – Fotógrafo: Jaime Vaqueiro

El decreto es rápido; son los últimos meses del gobernador: Lozano

Laura Lozano, primera directora del Forum cuando aún se llamaba Centro Cultural Guanajuato, dijo por su parte que “no está mal el homenaje”. Piensa que el método del decreto tiene que ver con que es un mecanismo rápido y son los últimos meses del gobernador, pero que si lo hubiera propuesto al Consejo del Forum habrían mostrado su acuerdo.

Observó respecto a los cambios de nombre que el Centro Cultural Guanajuato mutó a Forum Cultural y que esto fue en detrimento de su propia personalidad frente al “grueso de la población”, porque ahora se confunde con el Poliforum.

Invitó a que una vez tomada la decisión, con el decreto en marcha, los empresarios se interesen más en la gestión cultural, “que vean la experiencia y sus dineros aporten al fomento“.

Invasivo, arbitrario, servil, bajo, una lambisconería: Ramírez

Valeria Ramírez, usuaria activista del Teatro del Bicentenario y la calidad de sus contenidos, criticó fuerte el hecho porque considera que Roberto Plascencia fue “ciertamente promotor de la creación del Forum, punto”. E incluso que la exposición de motivos del decreto no es una semblanza sino una oda a la vida de Plascencia y que una cosa es reconocerlo y “otra que se arrastren, lo quieran endiosar como máximo patrono”.

El acto del cambio de nombre al teatro mereció de ella una lista de calificativos: Invasivo, arbitrario, servil, bajo, una lambisconería. “Qué bueno que dio dinero; que la Fundación Flexi le ponga una escultura o placita en el centro”.

El teatro, defendió, fue referente de cultura en América antes de “la debacle en julio, con el despido de su director Alonso Escalante” y si Miguel Máquez se deslindó entonces de los temas de cultura, ahora “se involucra para meter la pata. Estamos impactados del nivel del gobernador. Ya no saben qué inventar”.

La gente creerá que es un héroe de la Independencia

Eulalio Nava, Arturo Mora y Gastón Ortiz coincidieron en que es un error relacionar al referente del bicentenario de la independencia de México el nombre Roberto Plascencia porque “la gente creerá que es un héroe de la independencia”.

Nava detalló que el enfoque en el tema del bicentenario de la independencia marca “una separación interesante de ciclos, milenos e ideas y es universal, el nombre añadido es localista y limitado”.

Mora que “Bicentenario como tal” representa la noción de recuperar la identidad nacional en sentido amplio y que la sobreposición de nombres genera una confusión difícil de resolver con alguna lingüística.

Ortiz que es anacrónico poner nombres de personas contra la posibilidad de simbolizarnos como un país de 200 años.

Miguel Márquez Márquez Foto: Tere Segura

El decreto, perdido entre detalles irrelevantes

El gobernador del Estado Miguel Márquez Márquez decretó el cambio de nombre para el Teatro del Bicentenario a partir de hoy.

Para justificar la forma, que evade la posibilidad de que otros afecten la decisión, anteceden al Decreto Gubernativo 204 del 30 de noviembre del 2017, cuatro cuartillas de considerandos:

Roberto Plascencia Saldaña, empresario, impulsor de proyectos culturales, presidente de la Junta Local de Administración Civil, diputado local suplente y benefactor, falleció el pasado 15 de octubre, curricula.

Inició su actividad en el sector calzado, en el año de 1935 en un taller en la casa donde vivía la familia (…) recorría desde Nayarit hasta Ensenada (…) para organizar y preparar los pedidos (…)”, se excede en detalles.

“(…) en los años cincuenta (…) zapatos (…) mano de obra (…) maquinaria (…) zapatos…”, sigue y sigue muchos párrafos. “En el año de 1965 cambió el nombre la empresa (…) denominada Duende a Flexi con el fin de identificar la comodidad (…) flexibles y confortables (…) zapatos…”, vuelve a perderse.

Cuando el texto, viaja por su experiencia como presidente de la Junta de Administración Civil en 1977, destaca una sangría que cita al gobernador Luis H. Ducoing que contradice al propio decreto como herramienta.

“…designé una Junta de Administración Municipal, cuyos integrantes no fueron escogidos arbitrariamente, sino que, para hacerlo, se tomó en cuenta la opinión de los grupos de ciudadanos organizados, de tal manera que esta Junta, lo afirmamos sin temor a equivocarnos, es representativa de la ciudadanía leonesa”.

El decreto es, en contraste a su introducción, breve:

“Se reforma el decreto gubernativo 157… para incorporar en su denominación el nombre de Roberto Plascencia Saldaña”. También se añade a los textos “El teatro del Bicentenario Roberto Plascencia Saldaña, es un órgano desconcentrado (…). Firman Márquez y su secretario de Gobierno, Gustavo Rodríguez Junquera.

Consumatum est.

6 Comentarios
  1. Santiux dice

    ¿Y a poco creen que es gratis? Murió Don Plasencia, pero no se llevó sus millones ("nomás un puño de tierra", como dice la rolita).
    Así que el 3M ya se relame los bigotes (y, cínico, "pela la mazorca") nomás de pensar que buena parte de la herencia puede servir para realizar su más caro sueño o, al menos, para concretar el de su amado delfín. ¿O no?

  2. Trovador leonés dice

    Igual que la idiotez de poner una estatua de un tal Lujambio. El señor Plasencia QEPD quizá hizo cosas a favor de la ciudad con su Flexi. Sin embargo, llevó la bandera conservadora y en vida guardando cierta incongruencia doble cara como clásico cacique de esta ciudad. Una reverenda estupidez esférica cambiar el nombre así de tan notable teatro, MMM mejor ponle a tu rancho en Purísima el nombre de don Roberto.

  3. Juan Rodríguez dice

    Una reverenda estupidez dedicarle tanto espacio a este tema. Mejor pónganse a trabajar en lo que a cada quien le corresponde. En lugar de "debatir" tanto sobre cultura, mejor hagan cultura y sirvan así a su país.

  4. FRANCISCO ZAMORA dice

    Con todo respeto, no fueron suficientes muchos años , donde el Sr. Plascencia hizo y deshizo en juntas de gobierno, patronatos y gobierno de ciudadanos organizados, con el tema de salarios de hambre con sus propios empleados de Flexi, traidos de otros mpios, el tener la informacion privilegiada para comprar propiedades al rededor de plaza expiatorio, en el derecho no es acaso los ciudadanos los propietarios del foro CULTURAL DE GUANAJUATO, solo faltaria que tambien le agregaran el nombre de COCA COLA o CORONA, BIMBO, TELMEX o no se que otras madres, como lo hacen con la feria estatal de LEON. por favor se debe de entender que los ciudadanos ya no pensamos y actuamos igual, se nos debe una explicacion legal, justa, democratica y concensada, ya no somos los mismos, en actualidad, somos criticos, participativos, propositivos, respetuosos y cultos . nos debemos un gobierno de estadistas , no de madrugetes legaloides . estos tambien para construir un cambio de la relacion entre nuestros empleados de los tres niveles ejecutivo , legislativo y judicial con la poblacion.

  5. FRANCISCO ZAMORA dice

    Pero el señor aportó su dinero a favor del crecimiento cultural, cosa que muchos no lo hacen y robab, así que se lo gana.

  6. Guadalupe dice

    Francisco Zamora, Plasencia no aportó ni un centavo al Forum, asi lo hizo creer para su conveniencia, pero es falso. Ahí falta una auditoria de como se han manejado los dineros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.