Conoce a Carlos Vaquera, el joven físico egresado de la UG que trabajó de la mano con un Nobel

Con información de Agencia Informativa Conacy

León, Gto. Nacido en la capital mundial de la piel y el calzado, Carlos Alberto Vaquera Araujo nunca imaginó convertirse en un gran científico y mucho menos ser colaborador de un ganador del premio nobel. Sin embargo, hoy ha estrechado relaciones con dos grandes físicos: el premio Nobel de Física en 2004, Frank Wilczek, y José F. Valle, Premio México de Ciencia y Tecnología 2018.

Con una curiosidad despierta desde sus primeros años de vida, Carlos Vaquera comenzó a interesarse por la ciencia cuando sus padres comenzaron a dedicarse a la fotografía. Su padre comenzó a aprender las técnicas de revelado fotográfico, proceso que encantó al ahora científico plantéandole un sinfín de interrogantes acerca de cómo la física y la química se unían para transformar el papel en una imagen.

El concluir sus estudios de preparatoria, el Carlos adolescente visitó el instituto de física, donde descubrió que la labor de su vida radicaba en la investigación científica.

“Fue como amor a primera vista, me encantó, yo antes de eso nunca me había planteado ser físico, pero al estar ahí me di cuenta que podía ser investigador y eso me emocionó mucho”.

Vaquera Araujo cuenta con estudios de licenciatura, maestría y doctorado en física. Posteriormente realizó una estancia posdoctoral en la Universidad de Colima, hecho que lo llevó a viajar a la Universidad de Valencia donde sucedió el inesperado encuentro.

Carlos Vaquera Foto: Conacyt

Durante su estancia posdoctoral, el joven científico trabajó en conjunto con el físico José Valle y el entonces estudiante de licenciatura Mario Reig, con quienes logró conformar cuatro publicaciones.

Cuando Reig ingresó a la maestría, Carlos Vaquera lo motivó a realizar una investigación que moviera los intereses personales de su pupilo. Por ello, ambos investigadores comenzaron a profundizar en el problema de la unificación de familias.

En el campo de la física se ha evidenciado que las cosas se repiten de manera inesperada, ejemplo de esto son las partículas “hermanas” que conforman un electrón. Estas pueden compartir de manera exacta todas sus características, excepto la masa.

Este fenómeno no la podido ser explicado, debido a la inestabilidad y corto periodo de visa de las partículas.

“A nosotros nos interesaba unificarlas todas en un paquete. Nosotros empezamos a trabajar en el proyecto y llegamos a un punto en el que necesitábamos colaborar con alguien más, alguien que tuviera más experiencia en el tema, Mario se dio cuenta que uno de los artículos pioneros en este tema era un texto de los años 80 y el autor era Frank Wilczek”.

Aunque la publicación de Wilczek señala que este problema simplemente no tenía solución, los jóvenes pensaron que la probable existencia de una dimensión alternativa que pudiera resolverlo.

Al contactar al galardonado físico, los jóvenes investigadores obtuvieron una respuesta favorable que sentó terreno para comenzar a trabajar en conferencias por Skype, las cuales sirvieron para despejar las dudas más concretas acerca del problema.

El equipo trabajó durante seis meses en el desarrollo del artículo A Model of Comprehensive Unification, que se publicó en 2017 en la revista Physics Letters B.

Frank Wilzcek Foto: Fysikum

“La visión de Frank le dio una gran calidad que nosotros solos nunca hubiéramos podido alcanzar. Quizás no es un artículo tan citado porque es un tema que ha estado olvidado durante más de tres décadas, pero que después de este trabajo pudiera resurgir”. Destacó.

Tras la publicación del artículo, Carlos Vaquera concluyó su posdoctorado en Valencia y regresó a México para incorporarse al  programa Cátedras Conacyt, plataforma que le ayudará a compartir su conocimiento y experiencias a investigadores de la Universidad de Guanajuato.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.