Criterion en febrero

Una película de guerra sin guerra por parte de Bergman, Brigitte Bardot conoce a Clouzot, la épica de Fassbinder de 15 horas y media, Luchino Visconti adapta a Thomas Mann y Charles Burnett se estrena en la colección… ah, y nuestro estudio de restauración favorito le entra al streaming.

El anuncio de que Filmstruck cerrara sus puertas por decisiones ejecutivas de parte de AT & T sacudió al mundo de los cinéfilos, y a pesar de las declaraciones de apoyo por parte de artesanos del medio que conseguían firmas a favor de que siguiera vivo el proyecto, no vas a hacer cambiar a unos empresarios cabezas huecas que no ven el beneficio del nicho.

Precisamente ayer Filmstruck cerró actividades, pero con ello, el anuncio inesperado de esto:

Todo Criterion, y todos los proyectos que hicieron para la plataforma llegan a un nuevo servicio de streaming apuntando a estrenarse el próximo año, con ello la empresa no tiene frenos por parte de terceros… aunque está por verse el asunto de los derechos; si uno recuerda ahora resulta que cada estudio quiere su parte del pastel, y puede que se pongan tercos, con Criterion que hace más que ellos, porque restauran sus proyectos y les dan la validez educativa.

No es el único aviso de la temporada, porque como de costumbre, ese quince llega un poco tarde, pero con anuncios espectaculares.

1.- La vergüenza (Ingmar Bergman, 1968).

Razones por las que Bergman haría La vergüenza son variadas, y ninguna parece ser la más fidedigna, como de costumbre en las decisiones del maestro. Siempre negó que era un paralelismo hacia la guerra de Vietnam, pero le adjudicaba un valor de introspección de la guerra interna durante los conflictos, la guerra que no se ve, la de la gente que se va dando cuenta del asunto. Una isla pacífica se ve envuelta en un conflicto bélico que el matrimonio Rosenberg tiene que afrontar, y de paso ser también una lectura al desmoronamiento de su felicidad en pareja. Más en un estado del horror que de la guerra propia

Es también un logro de la creatividad respecto a la producción en Bergman y Sven Nykvist, quienes hacen un caos en la isla de Faro con un presupuesto bajo, miniaturas, ríos falsos y, por supuesto, la aparición de las musas del director: Liv Ullmann y Max Von Sidow

 

  • Restauración en 2K.
  • Entrevistas con Ingmar Bergman y segmentos de una conferencia del filme, que data de 1968 para la televisión sueca
  • Nueva entrevista con Liv Ullmann
  • “Una introducción a Ingmar Bergman”, documental de 1968
  • Nuevo subtitulaje
  • Un ensayo por el crítico de cine Michael Sragow

 

 

2.- La verdad (Henri-Georges Clouzot, 1960).

Un juicio cruel sobre la pobre Dominique (Brigitte Bardot) en el que nadie cree la inocencia de la mujer respecto al asesinato de su novio es también un postulado decadente de la vileza del mundo adulto y juvenil. Eso en esencia es La Verdad, de parte del maestro del suspenso francés Henri-Georges Clouzot. Clouzot entregaría su última obra maestra y la penúltima película que dirigiría en un proyecto al principio de vanidad para Bardot –que era en ese entonces la figura sexual del momento- pero que como de costumbre en el director, le exigió a un punto ridículo, pero que refleja un gran filme y su mejor actuación, incluso si estuviese a punto de morir por una sobredosis intencionada de parte del cruento director. Ni él, ni ella esperaban tener un éxito de taquilla, para ser más precisos, el más exitoso de 1960 y obtener una nominación al premio de la academia por mejor película extranjera.

 

  • Restauración en 4K.
  • “Le scandale Clouzot”, documental de 2017 sobre el director.
  • Entrevista con Clouzot de 1960.
  • Entrevista con Brigitte Bardot para el documental de 1982 “Brigitte Bardot telle qu’elle”.
  • Nuevo subtitulaje.
  • Ensayo por parte del académico Ginette Vincendeau.

 

 

3.- Berlin Alexanderplatz (Rainer Werner Fassbinder, 1980).

El proyecto de ensueño de Fassbinder sí se llegaría a realizar, y con una libertad única entre realizadores, o por lo menos si lo analizamos en perspectiva continental, ya que los europeos fueron pioneros de llevar proyectos a la pantalla chica. El sueño de adaptar Berlin Alexanderplatz es uno de sus mejores telefilmes y el primero de este tipo que vi, en parte por la peculiaridad de que dura 15 horas y media. Fuera de la monumental cantidad de horas que tienes que servir para ver Berlin Alexanderplatz, hay un camino de redención por parte de un convicto en busca del perdón social, que no es fácil de lograr por sus actos, y porque se encuentra en un paisaje urbano corrosivo, la Alemania de inicios nazi. Difícil de ver y por un viaje que retrata decadencia tras decadencia, el trabajo épico de Fassbinder ya se había presentado en Criterion hace diez años, pero ahora con una nueva restauración, se hace más antojable de revisar.

 

  • Restauración de alta definición realizado por la fundación Rainer Werner Fassbinder y Bavaria Media, supervisada y aprobada por el director de fotografía Xaver Schwarzenberger.
  • Dos documentales de Juliane Lorenz, presidenta de la fundación Rainer Werner Fassbinder Foundation.
  • Documental de Hans-Dieter Hartl’s “Notes on the Making of “Berlin Alexanderplatz”.
  • Versión de 1931 de Phil Jutzi.
  • Entrevista del 2007 con Peter Jelavich, autor de “Berlin Alexanderplatz: Radio, Film, and the Death of Weimar Culture”.
  • Un libro con un ensayo del cineasta Tom Tykwer,  reflexiones sobre la novela por parte de Fassbinder y Thomas Steinfeld, y una entrevista con Schwarzenberger.

 

 

4.- Dormir con ira (Charles Burnett, 1990).

Charles Burnett es un excelente narrador ofuscado por el tiempo. Cineasta que se dedica en todo trabajo a expresar inquietudes sobre la relación que representa su color de piel en la sociedad, forma parte de un gran número de artesanos que no tienen permeabilidad en la taquilla o crítica, lo cual es bastante extraño porque el único que parece tener este impacto es Spike Lee. La historia del cine afroamericano merece un tratamiento de reconocimiento y es algo que Criterion ha estado resolviendo desde este año, en este caso ofreciendo la obra más famosa de Burnett, un “slow burner” que tuvo reconocimiento en el formato casero, en parte por poner a un Danny Glover con sonrisa malvada. En Dormir con ira, Glover interpreta a Harry, una figura malvada que llega a la casa de una familia de afroamericanos del sur que ahora se posicionan en Los Ángeles, si bien la llegada de Harry es de celebración, con el tiempo se dan cuenta de que su visita es de más días sin tener fin… y que el propio Harry es un recuerdo del pasado que habían dejado en tierras dolosas, y el catalizador de conflictos morales que culminan en un misterio… porque puede que Harry sea algo más que un mero visitante.

 

  • Restauración en 4K aprobada por Charles Burnett
  • Entrevista con Burnett, Danny Glover, Sheryl Lee Ralph y la productora Linda Koulisis.
  • “A Walk with Charles Burnett”, una conversación entre Burnett y Robert Townsend sobre la producción del filme.
  • Tributo a Burnett producido por la Academia de Ciencias y Artes del 2017.
  • Un ensayo de la crítica de cine Ashley Clark.

 

 

5.- Muerte en Venecia (Luchino Visconti, 1971).

Visconti entregó una reflexión sobre la naturaleza del arte, el poder de la belleza, y la inevitable llegada de la muerte en nuestras vidas. En cierta parte abandona la sutileza de la novela original en lo que muchos considerarían un crimen grave, porque ahora Muerte en Venecia se presenta sin tapujos, mostrando a un Gustav Von Aschenbach (Dirk Bogarde), el maestro compositor que ahora vive en un estado frágil, que ha ido a vacacionar a una Venecia que presenta problemas de cólera y por ello se muestra decadente, y que en el viaje encuentra vigor en la forma de Tadzio (Björn Andrésen), un joven andrógino y probablemente la figura más perfecta de estética y valor de la juventud representado en una película. Muerte en Venecia es la película más famosa de Visconti, ciertamente la primera que vi, y sus decisiones nunca he pensado que afectan un relato delicado y precioso, sobre las reflexiones de un hombre moribundo respecto a su vida, adoptando la música de Gustav Mahler como soundtrack… y uno de los finales más hermosos/deprimentes que yo haya visto a escondidas de mis padres.

 

  • Restauración en 4K
  • “Luchino Visconti: Life as in a Romance” documental del 2008 sobre Visconti, con Burt Lancaster, Silvana Mangano, y Marcello Mastroianni además de los realizadores Francesco Rosi y Franco Zeffirelli.
  • “Alla ricerca di Tadzio”, especial de 1970 sobre los esfuerzos de Viscontti en buscar al Tadzio perfecto.
  • Programa sobre literature y cine por parte del profresor Stefano Albertini.
  • Entrevista del 2006 con el diseñador de vestuario Piero Tosi
  • Programa de 1990 sobre la música en las películas de Luchino Visconti, con Dirk Bogarde y Marisa Berenson.
  • Programa de 1971 en donde Visconti habla del filme.
  • “La Venecia de Visconti”: Detrás de cámaras de 1970 sobre el filme.
  • Trailer.
  • Ensayo por el crítico de cine Dennis Limz

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.