Desestima la UG denuncia por ataque sexual de funcionario contra una colaboradora; el caso en la PDHEG

Julio Cesar Kala. Foto: Especial
Julio Cesar Kala. Foto: Especial

León, Gto. Una denuncia por abuso sexual y violencia en contra de un prestigiado catedrático de la Universidad de Guanajuato fue desestimada en diversas instancias de esa institución, lo que motivó a la denunciante, asistente del presunto agresor, a acudir a la Procuraduría de los Derechos Humanos donde se desahoga el proceso actualmente.

El doctor Julio Cesar Kala, profesor e investigador de la División de Derecho, Política y Gobierno de la Universidad de Guanajuato, coordinador del Doctorado Interinstitucional de Derecho, integrante de la Junta Directiva de la institución y miembro de la Academia Mexicana de Criminología, está siendo investigado por la Procuraduría de Derechos Humanos del Estado de Guanajuato por “actos presuntamente violatorios de derechos humanos, clasificados para efectos de la investigación como acoso sexual” en contra de una subordinada.

La denunciante, cuyo nombre hemos reservado, recurrió a la PDHEG pues en las instancias universitarias no fue atendida. Según ha indicado la propia procuraduría, el expediente de investigación se inició a petición de la afectada, quien narró que el 7 de agosto del 2015, en Aguascalientes, al concluir un evento de clausura de un doctorado, en el lugar en donde se hospedaban, el Dr. Julio Cesar Kala, “realizó actos que considera violatorios a sus derechos humanos, actos que son considerados como acoso sexual”.

En la investigación, se cuentan con testimoniales del administrador del hotel donde se dieron los hechos y otros cuatro testigos, de la Secretaria de Seguridad Pública de la ciudad de Aguascalientes, pruebas documentales de la denunciante y de la autoridad.

El expediente 282/2015-A se encuentra en fase de investigación, la última actuación fue realizada este martes 26 de enero del 2016.

El acusado es un cercano colaborador y ha sido asesor del actual rector general de la Universidad de Guanajuato, doctor Luis Felipe Guerrero Agripino.

“La calentura de alguien me cambió la vida”

La denunciante del doctor Kala, le relató a Zona Franca que tenía 8 años de conocerlo y al menos dos de trabajar para él en la Universidad de Guanajuato. Así que al término de un evento en Aguascalientes, no le pareció extraño que le pidiera hablar con ella a solas. Una vez que se apartaron de los asistentes al acto académico, el doctor le dijo que le gustaba y le hizo insinuaciones, por lo que ella le pidió que se retirara.

El doctor se le acercó e intentó meter las manos bajo la ropa de ella, al tratar de defenderse, él se enojó y comenzó a patearla y jalarla e incluso se bajó los pantalones. Cuando pudo ella pudo huir, en el forcejeo, se cayó una mesa de cristal, lo que provocó un estruendo que hizo que la gente en el entorno se percatara de que algo anormal sucedía.

Estas personas llamaron a la gerencia del hotel para reportar que había un pleito que se había salido de control y dos personas se acercaron a ayudarla. Y fue cuando levantó la denuncia por abuso sexual.

Después del incidente, ella se ausentó de su trabajo en la Universidad de Guanajuato por una semana, pues se sentía deprimida y avergonzada. En ese lapso, asegura que el doctor Kala le mandó mensajes en los que le decía que la quería ayudar y le ofreció dinero, pero ella no le respondió.

Al término de esa semana, se presentó en la rectoría del Campus Guanajuato “en ese momento eran las elecciones para rector y me acerqué a alguien que es muy cercana al doctor Guerrero Agripino y lo primero que me preguntó fue quién más sabía de esto”.

“Yo le enseñé mis moretones y me dijo ‘tú no tienes porqué decirle esto a nadie’, me regañó, me dijo que la gente iba a hablar de mi, que era mi culpa, que estaba muy mal lo que hice, que no tenía porque levantar ninguna denuncia, que yo era una mujer fuerte y que no perdía nada. Después de eso, un día fui por mis cosas y me desaparecí”.

Asegura además, que la funcionaria le dijo: “yo entiendo que te sientas mal porque te estuvo toqueteando, pero por tu bien, pide tu renuncia, no pierdes más que tu trabajo pinchurriento (sic)”.

Ella dice estar muy decepcionada del proceder de los funcionarios, pues siempre apoyó públicamente al actual rector general, Luis Felipe Guerrero Agripino, y gente de su equipo, comenzó a llamarla para pedirle su renuncia y explicaciones del trabajo que realizaba, además de minimizar el hecho, fue objeto de burlas de índole sexual.

“A mi me exigieron que quitara la denuncia, que me quedara callada, a nombre del doctor Guerrero Agripino. Por un lado, el doctor Kala me hablaba y me decía te voy a dar un súper trabajo, yo ya se lo pedí a Luis Felipe… y por otro lado, gente cercana al doctor Guerrero le insistía “es que tú ya sabes que las cosas no deberían ser así, pero así son. No eres ni la primera ni la última a la que le sucede algo así”.

Frustrada, se pregunta “¿por qué yo debo pagar los platos rotos de la calentura de alguien que me cambió la vida? ¡No puedo!” Así, fue a diferentes instancias universitarias a hablar de su caso, buscando que la cambiaran de puesto. Ella se presentó ante el procurador universitario de los derechos académicos, el rector Guerrero Agripino, ante la dirección de asuntos jurídicos, a la Junta Directiva, “y empezaron a pasarse la bolita “.

Y se pregunta “¿por qué tengo que desgastarme de esta manera exigiendo justicia? Eso habla de que hay muchas cosas mal. Y me duele, porque es la universidad de la que yo egresé y ya no estoy orgullosa, para nada, de ser parte de la UG. Si eso me pasa a mi, que conozco a muchos de los que ahora tienen puestos importantes, no quiero imaginar que le pasará a una estudiante”.

Sin mencionar nombres, ella dice que un asesor del rector general le dijo que no iba a pasar nada y y además le dijo que parara lo que había iniciado pues “si no pasó nada con fulana, pues contigo tampoco”, haciendo alusión a otro presunto caso de acoso por parte del doctor Kala.

Mientras las investigaciones en otras instancias siguen su curso, ella sólo ha recibido largas y falta de solidaridad en la UG.

Kala
El pasado 9 de noviembre, ya con los señalamientos de acoso en su contra, el doctor Julio César Kala fue incorporado a la Academia Mexicana de Criminología, en reconocimiento “a su ciencia, virtudes y relevante trayectoria”. (Foto: UG)

Acoso, una práctica común que no se denuncia: activista

Para la directora del Centro Las Libres, Verónica Cruz, el acoso es una práctica a la que ya nos hemos habituado y que el verdadero problema es que no se denuncia. Aunque dijo desconocer este caso en particular, afirmó que “no puede ser que en una universidad, en las que, teóricamente hay maestras con perspectiva de género, no estén atendiendo estos temas al interior de la institución”.

Cruz señala que el acoso en el ámbito laboral lo padecen todas las mujeres alguna vez en su vida, y es tan cotidiano, que ya es visto como normal. Además lamentó que estos hechos sucedan en todas las universidades, “son casos que pasan y no se tienen protocolos de cómo van a atender estos casos de violencia contra las mujeres y por eso, en el día a día, no están haciendo nada”.

¿Quién es Julio César Kala?

Julio César Kala es egresado del Instituto Nacional de Ciencias Penales, especialista en estadística criminal y política criminal. Profesor en el Departamento de Derecho y miembro de la Junta Directiva en la Universidad de Guanajuato. Forma parte del Sistema Nacional de Investigadores, realizó una estancia post doctoral en el Instituto Max-Planck de Derecho Penal Internacional, en Alemania.

En noviembre del 2015 se incorporó como Miembro de Número a la Academia Mexicana de Criminología, quien lo reconoció por “su ciencia, virtudes y relevante trayectoria”.

En la ceremonia del nombramiento fungió como testigo de honor el rector general de la Universidad de Guanajuato, Dr. Luis Felipe Guerrero Agripino, quien lo describió como un “un apasionado de la Criminología y un amigo de la Academia”.

Fungió como testigo de honor el rector general de la Universidad de Guanajuato, Dr. Luis Felipe Guerrero Agripino.
Fungió como testigo de honor el rector general de la Universidad de Guanajuato, Dr. Luis Felipe Guerrero Agripino, del ingreso del doctor Kala a la Academia Mexicana de Criminología.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.