El derecho al voto

Por: Mauricio Gómez Flores, colaborador de Amicus*

 

Se aproximan las elecciones 2018 y la pregunta frecuente en todos los grupos sociales, aulas, establecimientos, etcétera, es ¿por quién vas a votar? Parece una pregunta como cualquier otra que hacemos para iniciar un tema de conversación, para tener una buena charla o para debatir nuestras opiniones; pero el voto no es un tema banal.

La organización de las Naciones Unidas (ONU), ha sostenido que “la democracia está basada en la participación de los individuos en los asuntos de su comunidad y se expresa mediante el voto.” De esta afirmación resaltan dos aspectos importantes, el primero es que la democracia es nuestra forma de gobierno, es una forma de vida que ha llevado consigo progresos económicos, sociales y culturales y esto implica darle poder y decisión al pueblo, es decir, la democracia comprende la facultad que tiene la ciudadanía de elegir gobernantes y representantes. Punto número dos: el voto es un derecho humano e implica no sólo la facultad de elegir, sino de hacerlo libremente.

Para entender un poco más esta cuestión del derecho humano al voto, hay que señalar que forma parte de los denominados “derechos civiles y políticos,” aunque esto no quiere decir que deje de ser un derecho humano de igual importancia a otros, tales como el derecho a la salud, a la libertad, a la igualdad; así como a los otros enunciados en la parte dogmática de nuestra Carta Magna y en tratados internacionales en materia de derechos humanos.

Pero, ¿qué implicación tiene que el derecho al voto sea un derecho humano? A partir de la reforma constitucional de junio de 2011, los derechos humanos han tomado mayor relevancia, de forma que ahora todas las autoridades en el ámbito de su competencia están obligadas a promover, respetar, proteger y garantizar que los derechos humanos no se vulneren, como el derecho al voto.

Ahora bien, la presente contienda electoral ha traído consigo mucha incertidumbre en la población y no sólo eso, también preocupación por el futuro del país, incluso también presión social. Los medios de comunicación, radio, televisión y periódicos no paran de publicitar a las candidaturas, en las redes sociales no hay tema más mencionado que quién será el próximo presidente o presidenta de México, lo bueno y lo malo de cada uno.

A nivel internacional, se reconoce el voto como una libertad fundamental, de la misma forma lo recoge nuestra Constitución en el artículo 41: el voto ha de ser libre, secreto y directo. Así como tenemos libertad de expresión, también tenemos derecho a no expresar u omitir opinión sobre nuestra convicción; si tenemos inclinación hacia un partido político o hacia algún candidato, será una cuestión personal y no estamos obligados a pronunciarnos públicamente sobre lo anterior.

No estamos obligados a contestar ninguna encuesta previa a las elecciones, nadie tiene derecho a querer imponer sus ideas sobre nuestra decisión. El voto es libre y secreto, ninguna relación de subordinación ha de ser motivo para ejercer presión sobre nuestro voto, ningún líder social, aprovechando su influencia sobre un grupo, puede imponer una ideología política.

Los actos de campaña son parte del sistema de partidos y elecciones regulado por el Instituto Nacional Electoral, los partidos políticos tienen permitido hacer actos publicitarios, reuniones para dar a conocer la propuesta de sus candidatos y otros actos que vemos a diario; lo que no tienen permitido, ni ellos, ni ninguna otra persona, es presionar o ejercer coerción mediante recursos económicos, regalos de despensas y aparatos electrónicos para que votemos por alguien.

Recapitulando, el voto es un derecho y un deber de todo ciudadano y ciudadana. Cuando alguien te pregunte ¿por quién vas a votar? Responde, si así lo deseas: “MI VOTO ES LIBRE Y SECRETO”. La decisión que tomará la ciudadanía mexicana en julio es muy importante, pero más importante, es que nos sintamos libres de tomar la decisión que nos parezca más conveniente.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.