El evangelio según Pejehová

El candidato a la Presidencia por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, ha cruzado una línea muy preocupante dentro de ese deporte nacional de proponer estupideces, que tanto le gusta practicar a los candidatos al calor de las campañas…digo, de las intercampañas, en las que se supone que no hacen campaña, pero sí hacen, sólo que procuran que no se note, más o menos.

¿Qué hizo ahora Obrador?

El martes, al registrarse como candidato del PES, partido ligado tanto a grupos evangélicos como a Osorio Chong, Andrés Manuel prometió que, al triunfar en las elecciones presidenciales, procederá a convocar la formación de una asamblea constituyente, la cual se encargará de elaborar una “Constitución moral“. Esta constitución tiene el objetivo de convertirse en un “código del bien”, con el objetivo de “establecer las bases para una convivencia futura sustentada en el amor y en el hacer el bien para alcanzar la verdadera felicidad.”

¿Por qué es tan preocupante?

Como explica Jordan B. Peterson (en su libro Maps of Meaning), cualquiera que pretenda transformar el mundo haciendo cambiar a los demás debe ser visto con sospecha, y eso es justamente lo que implican iniciativas como las de la Constitución moral, que además hace eco de una añeja tendencia que ha demostrado múltiples López Obrador: el hacer que las personas se porten bien por decreto, como lo ha mencionado una y otra vez al señalar que con él en la presidencia los corruptos y los narcotraficantes dejarán de hacer maldades.

¿AMLO es como Chávez?

Cualquier parecido con el Viceministerio para la Suprema Felicidad del Pueblo del régimen venezolano no es mera coincidencia. De hecho, conforme el chavismo se consolidó en el poder, recurrió cada vez más a argumentos “morales”, llegando hace un par de años al grado de proclamar oficialmente y en eventos multitudinarios el Chávez nuestro que estás en los cielos:

“Chávez nuestro que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá, danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos, amén. Viva Chávez”.

Y no es sólo una similitud con el chavismo por ser ambos de izquierda, esa tentación también está presente en políticos de centro y de derecha. En realidad, la verdadera división no se encuentra entre izquierda y derecha, sino entre autoritarismo y libertad, y como explicaba hace año y medio en otro artículo, la gran peligrosidad de López Obrador y de los políticos de calaña semejante estriba en:

“…la actitud de considerar a las relaciones entre la humanidad y el legislador como si fueran semejantes a las que existen entre el barro y el artesano, como también lo denuncia Bastiat. Es la llamada “ingeniería social”, que asume a las personas como entes cuya voluntad y felicidad están sujetas al genio del gobernante, un “papá gobierno” con la atribución de decidir por los ciudadanos lo que éstos pueden o no desear, comer, fumar y, en términos generales, hacer con sus vidas.”

Se trata de ese delirio de grandeza que tienta particularmente a quienes se sienten elevados por encima de los simples mortales y se asumen con el derecho de resolver injusticias reales, imaginarias, pasadas y futuras. Cuando nadie los sigue, acaban considerados como locos, pero cuando sí tienen seguidores enloquecen a naciones enteras.

Por eso:

No le busquen, no le justifiquen, no le den vueltas, AMLO es uno de esos peligrosos iluminados. Es uno más de aquellos que a lo largo de la historia han pretendido imponer por medio del Estado una moral y felicidad construida a su gusto, convirtiendo a los opositores no sólo en adversarios, sino en herejes y a la lucha política en masacre en nombre del “bien.”

En pocas palabras, si Obrador convierte al Estado en guardián de la moral, cualquier oposición al gobierno deja de ser una discrepancia política y se transforma en una blasfemia.

Como explicó hace décadas C.S. Lewis, aquellos que nos atormentan “por nuestro propio bien,” nos atormentarán sin fin, pues lo hacen con la aprobación de su propia conciencia, y hacia eso apunta Andrés Manuel con su Constitución Moral, a convertirse en un tiranzuelo de buena conciencia, y esos son los peores.

Si en Venezuela rezan el “Chávez nuestro que estás en los cielos”, en México tendremos el evangelio según Pejehová. Los que no se sometan a la “buena nueva” serán torturados en la hoguera de la represión y todos los demás compartirán con ellos el bautizo del hambre, pues no vivirán de pan, sino de la demagogia que salga de la boca de AMLO, y tendrán hasta quedar hartos.

Y no hablo en primera persona, porque yo no me quedo a aguantar ese desgarriate.

Personas libres y mercados libres

Wellington.mx

7 Comentarios
  1. Agnostico dice

    ¿Qué es lo que le preocupa, Don Garibay católico por vocación y por convicción?
    ¿Que el peje le haga competencia a la derecha católica usando sus mismas herramientas de persuasión? ¿o que su adorada iglesia católica pierda el monopolio de guía de las conciencias?
    ¿no le parece que las palabras de C.S. Lewis que ud cita, aplican también para el catolicismo y para los regímenes que simpatizan y favorecen al catolicismo? Ha de pensar ud que la diferencia es que diosito sí existe y que es su sagrada voluntad que lo obedezcamos ciegamente a través de “sus representantes en la tierra”… seguro tampoco ha notado que en los lugares donde más catolicismo hay también es donde más mafia, corrupción, atraso, abuso y desigualdad existe. Niéguemelo, lo reto.
    Sigue ud sin encontrarle parecido a Trump con Hitler (“producto de sus tiempos y sus circunstancias”) pero al peje con Chávez se lo encuentra de inmediato.
    Sea objetivo, hombre.
    Y si está pensando en llamarme pejechairo, le comento que AMLO me tiene muy decepcionado por haber puesto de candidata al gobierno de Guanajuato a una lasallista católica. Con la falta que hace aquí contrarrestar a la ultraderecha.

    1. “No le parece que las palabras de C.S. Lewis que ud cita, aplican también para el catolicismo y para los regímenes que simpatizan y favorecen al catolicismo.” Sí, aplica para todos, el gobierno no tiene por qué andar imponiendo doctrinas, ni a favor de Dios ni a favor del diablo. ¿Así de claro si lo capta?

  2. freud23 dice

    Escrito retazero, mal pegado, colage de sentimientos impotentes que incitan al columnista/calumnista a no quedarse a aguantar el desgarriate si no es azul del cielo. Discípulo avanzado de J.J. Rendón creador de la guerra estercolera que impuso al respetable adicto a Telemisa y Tevé azteca el temible “Peligro para México” , baja y ruin propaganda de la cual ahora incluso militantes de prosapia del partido azul reniegan.

    Más del 50% de la población en situación de pobreza, últimos lugares en rendimiento educativo en los países de la OCDE, incremento alarmante e imparable en homicidios dolosos y culposos, precarización del salario que tiene menor poder de compra que hace 30 años, corrupción que se cubre en la impunidad que se quiere imponer como asunto cultural, un sistema de salud insaludable, enfermante, del cual su galardón de presunción es el pauperizado “seguro popular”, militares en las calles contraviniendo la Constitución paliando la falta de respuesta de gobiernos PRIANISTAS ineficaces, ante la conciencia de que más militares y policias nunca serán la solución ante un sistema económico inoperante responsable de la enorme brecha en la desigualdad. Este desgarriate si le gusta al susodicho columnista/calumnista. No más PRIANRD.

    Conciencias libres y medios libres.

    Buen viaje.

    1. No haga corajes.

  3. Agnostico dice

    Como explicó hace décadas C.S. Lewis, aquellos que nos atormentan “por nuestro propio bien,” nos atormentarán sin fin, pues lo hacen con la aprobación de su propia conciencia.

    ¿qué propone, Sr Garibay, honrando al Sr Lewis, para que el catolicismo dejé de atormentar conciencias de la cuna a la tumba?
    Hasta ahorita no he oído al peje hablar de un código penal moral ( que si lo hace ahí sí está cabrón, volveríamos a la inquisición católica), pero si sólo va a ser un conjunto de lineamientos redactados por personas de diferentes maneras de pensar que busque (sugiera) el bien común…la neta le voy más a eso que a la puta biblia.
    Una constitución se puede reformar por medios bastante civilizados y democráticos y a la porquería esa sobre la que juró fox cuando llegó a la presidencia no se le puede cambiar nada de las barbaridades que dice, queda a la interpretación de gente igual o más loca que el peje (el cuál se va a morir un día, no se preocupe, no como la biblia y las constituciones, que ahí se quedan)

  4. Agnostico dice

    Fé de erratas: lo de fox en su toma de posesión no fue una biblia sino un crucifijo y una virgencita, me quedé con la idea porque los de EU, como Trump, sí juran sobre una biblia (y quién se queja?)
    Respecto a la imposición de doctrinas. ¿no se debería de criminalizar el exponer a menores de edad a cualquier forma de adoctrinamiento religioso para dejar que ellos al llegar a la mayoría de edad elijan libremente en qué sí o no creér?
    Quizá a los padres no se les puede prohibir educar a sus hijos de una u otra manera, pero con los curas, catequistas, escuelas católicas, medios de comunicación con tendencia católica y similares, ahí es diferente…

  5. Juan dice

    Pejeho…..va?..?maledicti sunt , porque no mejor peje SanJuditas o pejesanto Niño de atocha o cualquier otro pinche mono de yeso al que los católicos le rezan en su imbecilidad que les harán milagros tal como los que creen en este wey tabasqueño

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.