El Primer round de Jonathan Rodríguez, historias que conviven con el azar

Bajo el sello de Ediciones La Rana, Jonathan Rodríguez publica su primer libro de cuentos luego de participar en el Seminario para las Letras Guanajuatenses. Primer round reúne algunos de los mejores cuentos de este joven que intercala la ciencia y la literatura en su vida diaria.

León, Gto. Un ejército de historias desfilan sin tregua en Primer Round, primer libro de Jonathan Rodríguez, un joven estudiante de Ciencias Agrogenómicas que en el desborde de la imaginación, ofrece un banquete de relatos azarosos con sabores agridulces. Aquel que lea esta serie de cuentos cortos, se asoma por un agujero indiscreto sólo para descubrir que la guerra civil siria y los antiguos procesos alquímicos están más cerca de lo que creen.

Siguiendo con el juego favorito de los surrealistas, Jonathan Rodríguez de 23 años, recorre cada día las calles de León expectante de lo que el mundo ofrece. El fenómeno de sincronicidad y el universo imaginativo en el que caben también las memorias de su infancia, su vivencia como obrero y su enorme curiosidad traducida en interés científico, son el nutriente de sus historias.

Un suceso inesperado reafirmó su convicción en el azar objetivo: la publicación de su primer libro titulado Primer round, bajo el sello de Ediciones la Rana.

Con el optimismo que lo caracteriza, Jonathan señaló que los cuentos reunidos en este libro son cortos o muy cortos, ya que responden a su dinámica diaria a lo largo de cinco años. Sin importar lo cansado que estuviera luego de trabajar como obrero por las tardes y de asistir a clases por la mañana,  se ponía a escribir sin falta aunque fuera una hora, casi siempre a partir de las dos de la mañana.

“Los primeros tres años de la universidad estudiaba y trabajaba. Me levantaba a las seis de la mañana y me desocupaba a la una de la madrugada. Me quedaba de dos a tres para escribir y eso hice. Escribía un cuento, lo revisaba un par de veces y lo guardaba. A veces me tomaba hasta dos horas escribir un relato de 200 palabras”.

Fue en el año 2016 cuando se enteró de la existencia del Seminario para las letras guanajuatenses, y decidió participar. Bajo la tutoría de Gonzalo Soltero, Jonathan pulió sus textos, les sacudió el polvo y los puso a pelear para elegir a los más fuertes, los que conformarían Primer roud.

Jonathan Rodríguez

“Entre más vives, más temas surgen”, asegura Jonathan, quien se considera indisciplinado a pesar de sostener entre las manos el formato portátil que demuestra lo contrario.

Jonathan recuerda que su primer acercamiento con la literatura fue cuando tenía seis años y abrieron una biblioteca municipal cerca de su casa en Santa Rita. Tuvo la fortuna de elegir un libro entrañable y luego se animó a participar en el concurso de cuento interestatal de su primaria. Por desgracia el cuento fue censurado por la gran cantidad de imágenes violentas, inspiradas en los libros de historia de la SEP.

“Lo que escribo tiene que ver con lo que vivo y agrego algo de ficción. Tomo algo de lo que está pasando y lo modifico. Creo que no puedes hablar de algo que no conoces, o puedes hacerlo pero de forma superficial”.

Jonathan asegura que no hay mucha diferencia entre la ciencia y la creación, en este caso literaria, ya que ambas involucran procesos creativos.

“No existe un método para llegar a un punto. La ciencia es como el juego de Pinball y los obstáculos te van rebotando de distintos lados. Al final llegas a un lugar que no esperabas pero que estabas buscando sin saberlo, igual que en la escritura”.

 

 

Juan Rulfo, Jorge Ibargüengoitia y Julio Cortázar, son su principales influencias literarias, lo que resulta indiscutible al momento de leer Primer round, sin embargo, Jonathan aporta detalles importantes de sus experiencias de vida y de su identidad leonesa, ya que considera que una vida sencilla resulta a veces en una aventura inesperada.

“La gente no tiene conciencia de su ciudad, de lo que tiene,  si la tuviera, León sería muy diferente”, resaltó.

Actualmente, Jonathan se prepara para ingresar en la Maestría en Biología Integrativa en el Cinvestav, y trabaja en su nuevo libro: Pobres pero honrados, donde centra su atención en personajes peculiares de la ciudad a través de la crónica urbana con un toque de ficción.

“Siempre he tenido la curiosidad de descifrar León a través de la literatura. Se me hacen muy coloridos los personajes del día a día, como las inditas que hacen malabares en los semáforos o los que se suben a los camiones a cantar y piden dinero argumentando que prefieren hacer eso a andar robando. Le he dado muchas vueltas a esa frase”.

‘Juicio a una roca’, cuento que abre el primer round, ‘The Game Dog’, la historia de un perro incansable de nombre Tyson y ‘Alquimia’, son sus cuentos favoritos del libro. Ahondar en cada una de estas historias, sería arruinar una agradable sorpresa.

Primer Round se puede encontrar en el Museo Palacio de los Poderes, ubicado en Av. Benito Juárez 75, Zona Centro, Guanajuato, Gto, o directamente con el autor, quien está a la espera de otra eventualidad cautivante.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.