¿El TLCAN a punto de morir?

Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) nuevamente no se lograron concretar antes de una más de las tantas fechas límite que se han autoimpuesto los negociadores en el proceso. Esto le deja a los Estados Unidos la responsabilidad de lo que sucederá a continuación. La decepción más reciente ocurrió el pasado jueves 20 de septiembre, cuando la Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, se retiró de Washington, DC., después de una ronda más de negociaciones entre los Estados Unidos y Canadá, con las manos vacías y sin un plan para reuniones adicionales.

Antes de regresar a su país, en una conferencia de prensa, Freeland le dijo a reporteros que se discutieron algunos temas duros, que la atmósfera continúa siendo constructiva y que continúan trabajando duro hacia un acuerdo. Estas declaraciones contrastan con el tono más optimista utilizado en otras ocasiones por parte de la ministra, lo que mandó señales de alerta respecto a que es muy probable que no se alcance el acuerdo entre Estados Unidos y Canadá antes del 30 de septiembre.

¿Qué pasará ahora con el TLCAN?

Freeland ha dicho que los Estados Unidos y Canadá mantienen una fase de negociación continúa. Dijo que estaría la siguiente semana en Nueva York para la sesión de apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas, pero no dijo cuándo será la próxima vez que se reúna con el Representante Comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, y al ser cuestionada sobre las fechas fatales del acuerdo que su único objetivo es obtener un buen acuerdo: “Continuamos siendo guiados por esa única métrica.”

Cabe recordar que México y Estados Unidos ya tienen un acuerdo en principio, del cual se nos informaron sus aspectos generales el 27 de agosto. En este sentido, una vez que se tenía este acuerdo, el siguiente paso era que Canadá y Estados Unidos resolvieran sus diferencias de manera bilateral y que se contara con un texto legal para revisión y publicación antes del 30 de septiembre. De esta manera, se lograría el objetivo de que México, Estados Unidos y Canadá firmen el acuerdo antes de que Andrés Manuel López Obrador asuma el poder el próximo 1 de diciembre. Pero insisto, para lograrlo deben publicar el texto legal del acuerdo 90 días antes de su firma, para así poder cumplir con los tiempos legales de los Estados Unidos.

Con base a todo lo anterior, a continuación presento algunos escenarios de lo que podría pasar en los próximos días:

a. Las negociaciones terminan satisfactoriamente la semana que viene. Freeland dijo seguiría en contacto con Lighthizer. No queda totalmente claro cuánto tiempo tardará el que se plasmen los acuerdos en un texto legal; un acuerdo que se alcance la próxima semana entre Estados Unidos y Canadá podría lograr que se cumpla con la fecha límite del 30 de septiembre.

b. Las negociaciones podrían prolongarse hasta después del 30 de septiembre. En este escenario, los países pueden simplemente alargar las negociaciones, lo que significa que Andrés Manuel López Obrador sería quien eventualmente firme el acuerdo por parte de México. Este escenario desde luego que preocupa a muchos porque es posible que el nuevo gobierno mexicano se niegue a firmarlo como quedó acordado en principio y esto prolongue aún más las negociaciones hasta entrado 2019.

c. Trump podría matar el TLCAN. Los Estados Unidos han amenazado con seguir adelante sin Canadá si no se puede alcanzar un acuerdo en principio con ellos. Eso significa que seguramente habrá una pelea en el Congreso estadounidense respecto a las facultades de Donald Trump para hacerlo; sin embargo el presidente estadounidense ha seguido advirtiendo que podría dar aviso de que dejará el actual TLCAN y le aplicará aranceles a las importaciones automotrices procedentes de Canadá. En este sentido el Secretario de Comercio de Estados Unidos dijo el pasado martes 18 de septiembre a CNBC “Estamos contentos de tener a Canadá integrándose si lo desean, pero si no, avanzaremos simplemente con México”.

No queda claro cuál de esos tres escenarios se materializará, ya que el propio Lighthizer y su equipo han sido herméticos en los últimos días con la prensa cuando se les ha preguntado respecto al futuro del TLCAN.

En este sentido, Kevin Hassett, cabeza del Consejo Económico de la Casa Blanca, dijo que los Estados Unidos se están “acercando mucho, mucho” a tener que avanzar en este acuerdo comercial sólo con México y sin Canadá. Agregó en entrevista con Fox News que queda una semana antes del plazo del 30 de septiembre y los Estados Unidos y Canadá no se han puesto de acuerdo en los términos.

“Estoy un poco sorprendido de que los canadienses no hayan firmado aún… me preocupa que la política en Canadá está perdiendo el sentido común porque hay un muy buen acuerdo que fue diseñado por México y los Estados Unidos en el interés de Canadá. Y ellos no están firmándolo y eso mantiene a todos por acá un poco desconcertados”, señaló Hassett.

Pero no obstante lo anterior, hay quienes conservan el optimismo como Eric Miller, un consultor de comercio del Rideau Potomac Strategy Group, con sede en Washington, quien dijo el pasado jueves 20 de septiembre: “Me mantengo optimista de que Canadá logrará un acuerdo… el enfoque canadiense siempre ha sido que no estarán sujetos a plazos, sino que estarán sujetos a la sustancia”.

Los temas a resolver

Tanto los estadounidenses como los canadienses se mantienen enfrentados en varios frentes. Canadá busca cierto tipo de garantía de que si se alcanza un acuerdo, no le serán impuestos los aranceles a los automóviles con los que Trump ha amenazado.

En este sentido Jerry Días, presidente del sindicato automotriz Unifor, dijo a reporteros en Washington “¿Porque Canadá firmaría un acuerdo que aborda todos los temas importantes y después tenga a Donald Trump imponiendo un arancel de 25% a los automóviles?”

Las negociaciones más recientes también han girado en torno a los paneles de disputas para hacer frente a los casos anti-dumping y de cuotas compensatorias. Los Estados Unidos quieren eliminar estos paneles, incorporados en el Capítulo 19 del actual TLCAN, mientras que Canadá quiere mantenerlos de alguna manera. Es un tema complicado porque es “un tema fundamental de principios”, dijo Miller. Ambos países también están discutiendo una de las fichas de negociación de Canadá, las concesiones en temas lácteos, lo que ha molestado a los agricultores canadienses.

¿Qué esperar entonces?

Como ya se señaló, los Estados Unidos han dejado entrever que están dispuestos a abandonar a Canadá en el TLCAN tan pronto como el mes que entra, cuando Trump podría teóricamente someter a su Congreso el texto oficial de un acuerdo con solamente México.

Pero no está claro si el Congreso estadounidense le dará la aprobación final a dicho acuerdo o inclusive que pueda declarar que es legal que Trump proceda sin Canadá. También hay que tomar en consideración que muchas otras fechas fatales establecidas por parte de los negociadores de Estados Unidos se han alcanzado sin tener consecuencias aparentes.

La ministra Freeland evitó responder la pregunta de si Estados Unidos y su país podrían ponerse de acuerdo antes del 30 de septiembre, y dijo que lo único que busca Canadá es alcanzar un buen acuerdo.

Sin duda la semana que inicia será intensa y sabremos cuál de los tres escenarios presentados en esta entrega se materializa, si se mantiene o se muere el TLCAN en la figura de un TLC México-Estados Unidos.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.