Elecciones históricas

Hoy terminan las campañas electorales que iniciaron el pasado 30 de marzo; han sido 3 largos meses de una intensa batalla de miles de candidatos en busca del voto ciudadano. Inicia un periodo de reflexión de 3 días previo a que los votantes acudan a las urnas el próximo domingo 1 de Julio a depositar su voto para que sigamos construyendo nuestra dilatada democracia política.

Ha sido el proceso electoral más complejo de nuestra historia política. Nunca habían coincidido en número tantas elecciones locales y federales. Salvo Nayarit y Baja California, donde solo se eligen cargos federales, en 30 entidades habrá concurrencia de procesos locales y federales. Un total de 18 mil 299 cargos en disputa. Se trata de 629 federales (Presidencia de la República, 500 diputaciones y 128 senadurías) y 17 mil 670 cargos locales: 8 gubernaturas y la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, 972 diputaciones, 1596 presidencias municipales, 16 alcaldías (en la Ciudad de México), 1237 concejales, 1664 sindicaturas, 12 mil 013 regidurías, 19 regidores étnicos, así como 24 juntas municipales (24 presidencias, 24 síndicos y 96 regidurías). Prácticamente todo el país en disputa electoral. Habría que añadir que los mexicanos de fuera también elegirán presidente de la República, senadores, 7 gobernadores, así como diputados de representación proporcional en el estado de Jalisco; para ello la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero alcanzó la cifra de 181 mil 256 ciudadanos.

El proceso electoral inició formalmente el 8 de septiembre e incluyó varias etapas: precampañas (del 14 de diciembre de 2017 al 11 de febrero de 2018), intercampañas (del 12 de febrero al 29 de marzo), campañas (del 30 de marzo al 27 de junio). Un total de 59 millones 731 mil 200 spots se distribuyeron durante las 3 fases. A partir de mañana y hasta el 1 de Julio, todos los tiempos oficiales serán para que el INE difunda 1 millón 194 mil 624 spots llamando a los ciudadanos a acudir a votar. Un total de 89 millones 123 mil 355 personas integran la Lista Nominal, es decir, son los potenciales votantes.

Este domingo 1 de Julio se instalarán un total de 156 mil 897 casillas, para lo cual hubo que seleccionar, notificar y capacitar a 1 millón 400 mil 022 funcionarios de casilla que estarán recibiendo y contando los votos. Para esa ardua labor de visitar a los ciudadanos se contrataron a 45 mil 044 personas quienes fungieron como capacitadores electorales (38 mil 767) y supervisores electorales (6 mil 277). Un verdadero ejército ciudadano que realiza una labor titánica sin importar largas jornadas y asumiendo muchos riesgos.

Una de las cuestiones más importantes durante la jornada electoral sin duda será el que los ciudadanos no anulen su voto de manera no intencional. Es una de las tareas que debieron tomar en cuenta los partidos políticos para orientar a la ciudadanía. Las boletas electorales (tomemos la presidencial) tienen 9 recuadros de partidos, 2 de candidatos independientes y otro más de candidatos no registrados en la parte inferior del lado derecho. Los votos que se emitan a favor de la candidata independiente, Margarita Zavala, serán contabilizados como votos nulos. El resto de los votos nulos provendrán en su mayoría de la confusión derivada de las tres coaliciones, es decir, de la probabilidad de que un ciudadano emita su voto a favor de partidos que no integren una de las alianzas. Sobre todo en aquellos casos donde los partidos no repiten la alianza en los diferentes comicios. Es el caso de Baja California donde el PRI/PVEM/PANAL, solo van en coalición en la presidencial pero no en la elección de diputados y senadores. Si el ciudadano que pretende votar por esta opción sigue la misma lógica de la elección presidencial anulará su voto en las otras elecciones.

Las pronósticos más optimistas señalan que habrá una alta participación ciudadana, probablemente cercana al 70%. Resulta muy importante acudir a ejercer el derecho (y la obligación) a sufragar para darle legitimidad a nuestra cuestionada democracia política. Votemos hoy para exigir mañana. La democracia es el gobierno de la mayoría; la única posibilidad para lograrlo es acudiendo a emitir nuestro sufragio. Estamos ante una elección definitoria, es una oportunidad histórica para construir un mejor país.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.