Elecciones, lecturas, lecciones, desde Guanajuato

Datos

Este domingo los electores decidieron en el ámbito nacional que López Obrador sea próximo presidente ¡54% de votantes! Sólo no ganó en Guanajuato, isla. Tendrá mayoría absoluta en ambas Cámaras federales, y en legislaturas locales, por lo que podrá reformar la Constitución General a modo. Tal concentración de poder político no la vivíamos desde Echeverría-López Portillo-De la Madrid, guardadas distancias democráticas del tiempo.

En Guanajuato, el candidato a gobernador Diego Sinhue Rodríguez está en condiciones similares de concentración de poder, visto también mayoría de su partido en Cámara de Diputados. Y en Irapuato, decidió electorado reelegir al alcalde panista, aun cuando lo castigó votándole menos regidores. Este ayuntamiento no logró mismo empoderamiento por lo que deberá aprender a concertar con las oposiciones. Salamanca lo ganó Morena, muy explicable.

Relevante: 6 de cada 10 ciudadanos cumplieron deberes electorales en lo nacional. En cambio en lo estatal solo 54%.

Ponderación

Ese día los demócratas cumplimos deberes, votamos, esperamos resultados, los respetamos. Todos los votos valen no solo numéricamente: sean por convicción, miedo, hartazgo, útiles, inútiles, optimistas, conscientes, inconscientes. Y los demócratas nunca amenazan con soltar tigres ni aparecer al diablo si pierden. Menos toman pozos petroleros o despojan del Paseo de la Reforma a los ciudadanos. Anaya y Meade reconocieron derrota luego (el hoy ganador jamás lo hizo).

Reconocido valor numérico similar, esto es: un voto, un ciudadano, a parte del pueblo no le importó destino, solo cobrar agravios y dar cause a resentimientos. Ponderación particular considero tienen votos conscientes, libres, responsables para todos los candidatos o partidos. Vale precisar que votó tanto pueblo como multitud o masa, en sentido aristotélico (Pueblo es asociación de personas conscientes, libres, con sentido de su destino; masa es conjunto de personas en trance más o menos grave de pérdida de conciencia y de libertad responsable. Mayoría alemana votó a Hitler). El domingo resolvimos democráticamente el problema del origen del poder; vienen ahora asumir los retos de la democracia como participación permanente en las decisiones colectivas para generar bien común o para evitar males comunes. Como parte del pueblo, del cuerpo político, somos sujetos de derechos políticos que nos permiten y obligan no solo a elegir, sino también a vigilar y cambiar en su momento autoridad.

Deberemos lograr contrapesos a los poderes públicos electos ante riesgos de dolor evitable o mal común, en la particular circunstancia de concentración de poder político que tiene el Ejecutivo Federal. Ese contrapeso solo la sociedad actuante lo logrará: No solo los órganos constitucionales autónomos que esperamos estén a la altura de su esencia, sino sobre todo: ONG, asociaciones y cámaras de toda índole, sindicatos, medios de comunicación, colonos, etc. Y sin ciudadanía pensante, libre, actuante, incluyendo los votantes de López Obrador, el riesgo de regresión es altísimo por esa descomunal concentración de poder.

De los actores

El PRI nunca ha sabido ser oposición. Partido fundado desde el poder, no sabe ser sin él, ni local ni nacionalmente. A Fox y Calderón les obstruyó toda iniciativa reformista, con independencia de deficiencias e insuficiencias propias. En Guanajuato el PRI no ha sido contrapeso, no entendió su determinante papel. Hoy perdió por todos lados, luego de regresar a Los Pinos más voraz, corrupto, mentiroso. El tiempo de alternancia no fue de aprendizajes éticos o democráticos, solo de sed de desierto y regresaron a beber ad nauseam. La mayor parte del priismo ya tiene destino: el movimiento de López Obrador, la cuarta versión del PRI; está en su naturaleza, no saben vivir fuera de poder y presupuesto todos ellos, sin escrúpulos. Esa ignominia debe desaparecer y dar paso a simiente nueva: Meade puede ser opción de sembrador de semillas partidistas modernas.

El PAN nació frente al poder; asociación ciudadana que fue oposición dialogal, constructiva y responsable; por su origen, naturaleza y vivencia democrática aprendió a subir y bajar democráticamente del poder local o legislativo; también aprendió a gobernar bien alcaldías y en algunas gubernaturas; aquí están sus mejores legados políticos. Se ha opuesto a autoritarismo, simulación, demagogia, populismo o mal común antes. ¿Sabrá hacerlo ahora?

Anaya, Zepeda, Cortés, Adame, Creel y demás equipo del viaje terminado deben renunciar ya a seguir tripulando y convocar de inmediato a renovación de órganos estatutarios. El resultado los reprueba y desacredita, individual o colectivamente, para nuevas oportunidades de conducción so riesgo de terminar de destruirlo. El partido debe refundarse con nueva proyección de sus principios doctrinales y mayores exigencias de vida ética y democrática interna. Y al mismo tiempo deberá dar seguimiento a temas críticos de agenda reiteradamente anunciada por López Obrador: reversión de reforma educativa, promulgación de constitución moral y tribunal constitucional a modo por encima de la Corte; sistema anticorrupción perdonador a discreción de políticos corruptos, anulación de reforma energética, etc.

No sabemos cómo gobernará López Obrador, sí sabemos no es demócrata. Es previsible conformación de cámaras legislativas a modo las derive anárquicas, desquiciantes, si no se refrenan bandas facciosas que las integrarán.

La transacción de Anaya con otros partidos para lograr frente -iniciativa del Gobernador Corral-, deja las bancadas de Acción Nacional diezmadas. Y tampoco parece válido colaboracionismo u optimismo bobos e interesados, ni con López Obrador ni con dirigencia actual panista, como los que hemos leído o escuchado últimas horas.

Ya se dice Zepeda que Anaya puede regresar y se apunta Ernesto Ruffo, o mencionan a Santiago Creel para relevo. No entienden que son impresentables ¡por haber diseñado la ruta de navegación que naufragó!

Insumos para construir visión futura

Guanajuato es una reserva hídrica del humanismo político para el desierto por transitar. Y no faltan los opinólogos superficiales que lo pretenden explicar simplistamente como “conservadurismo”. Cierto es que el Bajío es una región donde vive parte de pueblo que reiteradamente ha defendido libertades y derechos humanos fundamentales incluso con propia vida y grandes esfuerzos de parte de su pueblo. Las últimas ocasiones, hace nueve y ocho décadas, una parte se levantó en armas para defender las libertades de creencia religiosa, y luego, frente a Lázaro Cárdenas para defender libertades de educación y derechos humanos correlativos; buena parte del resto del país sólo observó. Nuevo León también tiene historias matrias. Hoy tenemos testigos vivientes. Vale saber de dónde venimos.

Desde 1991 gobierna al estado Acción Nacional (fui parte de primer equipo como Procurador y primer Poncio Pilatos panista del país), con gobiernos de diferentes niveles de eficacia, pero para mayoría de pueblo con aceptables resultados en generación de bien común. Particularmente el crecimiento económico ha sido constante y superior a la media nacional. En esta elección su candidato Diego Sinhue Rodríguez pudo conectar mejor con pueblo, no obstante que Morena postuló a ex alcalde panista de León, Ricardo Sheffield, acusado de corrupción en su momento.

El actual gobernador tiene evidentes claroscuros. Lo más cuestionado es su incapacidad para devolver tranquilidad y paz por los niveles de violencia y delincuencia que no supo resolver en su tramo de control. También tiene imputaciones graves de corrupción de compadres y amigos. A futuro, los retos en seguridad ciudadana, educación media y media superior, medio ambiente, infraestructura, movilidad y combate a la corrupción están a la vista de todos.

Perspectiva valoral

Personas, familias, comunidades, naciones tenemos destino; ambas se salvan como las personas: desde la auto-realización, que es superación de estado inferior para ascender a otro superior. Vale ocuparnos de sembrar semillas de vida libre, sana, robusta. Convenzamos de eficacia práctica de ideas, tesis y actitudes democráticas y del Humanismo Político defendidas sin transacciones ni corruptelas, y también de tener quehacer ciudadano obligatorio. Prioridad es reforma personal sobre reforma de instituciones. Las democracias requieren demócratas, pueblo y no masa. Partidos políticos con vida orgánica sana, democrática, vigorosa. Toda autoridad necesita frenos y capacidad propia de respeto y servicio al pueblo. Asumamos los retos de conformar opción partidista confiable para pueblo y al mismo tiempo de ser parte del pueblo capaz de ver, juzgar y actuar para hacer que el nuevo gobierno genere bienes públicos y evite dolor evitable.

Y si tripulación anayista desastrosa se hace obstáculo insuperable, a formar nuevo partido, porque las democracias funcionales requieren ciudadanos, partidos, reglas, instituciones y procedimientos democráticos. Luis H. Álvarez es hoy faro inconmensurable. Qué orgullo haber sido parte de su tripulación.

Epílogo

Este domingo de elecciones fui segundo secretario de mesa directiva de casilla insaculado previamente. Técnica del sorteo entre ciudadanos la tomé de legislación electoral española, incorporándola en iniciativa de “Código Electoral de los Poderes Legislativo y Ejecutivo de la Unión” que presenté en Cámara de Diputados en mayo de 1989 y que dirigencia y diputación del PAN negociamos públicamente con el Presidente Salinas, entre otras normas, instituciones y procedimientos vigentes; técnica formadora democrática probada en el tiempo. Los diputados del PRI comandados por José Luis Lamadrid me objetaban propuesta por su desconfianza a ciudadanos libres. A partir de entonces la organización de elecciones se ciudadanizó, institución híbrida como también recién diseño similar del sistema anticorrupción (por consolidar; gradualismo o incrementalismo vs desmantelamiento, por ver con López Obrador). Hay múltiples lecturas y lecciones de estas elecciones. La primera es que el poder ciudadano controle al poder, más ahora dada la concentración del mismo, esta es la preliminar mía.

Irapuato, Gto., a 3 de julio de 2018.

 

*Juan Miguel Alcántara Soria, analista político y experto en seguridad

 

1 comentario
  1. Agnostico dice

    ¿Que lo de Guanajuato no es simplistamente conservadurismo? Seguramente el Guanajuatense se destaca a nivel nacional por su cultura, debate de alto nivel intelectual, aquí nada de dogmas y prejuicios…ajá, aquí a nadie se le sugiere que vote por “el partido” que protege el derecho a la vida (de los nonatos, los nacidos que se jodan) y “los valores tradicionales de la familia”, aquí nadie ubica al PAN como el partido oficial del católico. Aquí los valores de libertad, igualdad y fraternidad están por encima de todo… ajá, la razón por encima de la fé en las creencias, así es Guanajuato, como no.

    ¿que es un gran riesgo que gobierne un régimen sin contrapesos? Así vive Guanajuato desde hace rato y ¿quién se queja de que los mochos hacen lo que les da su gana hacer y se absuelven ellos solitos?

    Lo que espero que AMLO cumpla es abrir el debate y la consulta nacional sobre el tema del aborto y su legalización, el gran estandarte electoral del conservadurismo. A ver que pasa… en una de esas surge la idea de la creación de la “República católica de Guanajuato”, vanguardia del progresismo y la modernidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.