En el abandono de la UG, el Museo Alfredo Dugès permanece cerrado “por intrascendente”

El recinto alberga piezas reconocidas como bienes preciosos de la institución

Guanajuato, Gto. El Museo de Historia Natural Alfredo Dugès de la Universidad de Guanajuato está en peligro de desaparecer: desde el pasado mes de febrero está cerrado, sin que se haya informado oficialmente por qué se tomó esa decisión; parte de su personal ha sido reubicado en la misma Universidad de Guanajuato o renunció y trabaja en otras instituciones.

Fotos: Alfonso Ochoa

Parece absurda la desatención en que se tiene al museo de historia natural, que alberga la colección de animales disecados del médico francés, el que dio clases en el colegio del estado, de 1870 hasta poco antes de su muerte en 1910, que la propia Universidad de Guanajuato ha reconocido como bienes preciosos de la institución.

En la página de internet de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad se señala que el museo tiene fines científicos más que de divulgación y se agrega que: “la colección herpetológica, cuenta con 1,223 ejemplares y es una de las más importantes y antiguas en el país. Después de muchos años la colección ha sido reconocida por la Universidad de Guanajuato como parte importante de sus acervos y parte de los ejemplares tipo ahora se consideran bienes preciosos de la universidad”

Fue el 16 de diciembre de 2012 cuando el Museo Alfredo Dugés reabrió sus puertas al público en general, después de que fue reubicada la colección del científico francés en salas que se adecuaron ex profeso para ello en la planta baja del edificio central de la Universidad de Guanajuato, colección que se había mantenido durante varias décadas en un espacio del tercer piso.

Un importante legado de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Una persona que renunció a su trabajo en el Museo Alfredo Dugés, quien pidió que se omitiera su nombre, dijo que es un hecho que se pretende desaparecer el museo, pues el Director de Investigación, doctor Mauro Napsuciale Mendívil, de quien depende directamente el museo, ha dicho que “no tiene caso mantener un museo que no tiene trascendencia ni siquiera estatal”.

Otra persona que trabajó anteriormente en el museo señaló que es absurdo que lo que se consideró muy importante apenas en el 2012, en seis años se tenga una visión diferente y se decida cerrar el museo, pues es evidente que eso es lo que se busca al dejarlo desatendido; falta que cuando trascienda públicamente lo que sucede, digan que se va a hacer una reestructuración y a reubicar nuevamente el museo.

Este medio de comunicación buscó entrevistar a la bióloga Gloria Magaña Cota, conocida como directora del museo, con quien no se pudo contactar pues se informó que desde febrero pasado no es la directora aunque sigue trabajando en la UG, señalando que la nueva directora es Artemisa Helguera Arellano, quien no estaba en sus oficinas.

Además de que la maestra Magaña Cota ya no trabaja en el Museo Alfredo Dugés, se informó que tampoco trabajan en el museo, los biólogos Néstor Quezada Tapia y Ricardo Torres Cervantes.

“Se ha estado regalando material que se utilizaba para los talleres que se daban en el museo, esa es una muestra clara de que lo que se busca es desaparecer el museo”, dijo uno de los entrevistados, quien también informó de la renuncia de la maestra Magaña Cota, pues dijo que la maestra prefirió que la reubicaran en otra área en lugar de seguir cobrando sin hacer nada.

“Es super importante la colección del Museo Alfredo Dugés, yo diría que incluso a nivel internacional, por eso no se entiende lo que se está haciendo con el museo e incluso una explicación sería que el rector general Luis Felipe Guerrero Agripino no está enterado de lo que sucede”, dijo el entrevistado.

“Claro que también sería absurdo que el rector Guerrero Agripino no sepa lo que está pasando, pues si es así sería también un ejemplo claro de que las cosas no están bien en la Universidad de Guanajuato”, agregó.

“Lo que debe de tomarse en cuenta es que los especímenes que alberga el museo necesita que se les den atención y si eso no se hace se pueden dañar, yo por eso me decidí a informar lo que está sucediendo, pues da tristeza y coraje que por decisiones inexplicables se pierdan o puedan perder tesoros tan valiosos como la colección del maestro Alfredo Dugés”, señaló la fuente.

Como se señala al inicio de esta nota Alfredo Dugés fue un científico francés, médico de profesión, quien dio clases de zoología y botánica en el Colegio del Estado y conformó una colección muy importante de animales disecados, así como acuarelas de gran belleza que él mismo realizaba de animales y plantas de la región de Guanajuato.

El científico francés es uno de los maestros más reconocidos que han impartido cátedra en lo que es hoy la Universidad de Guanajuato. En el libro Alfredo Dugés, editado por gobierno del estado en 1991, se señala que el licenciado Agustín Lanuza, cuando fue su alumno en 1883, dijo de él:

“En la cátedra el maestro Dugés estaba en su elemento. Sus explicaciones meramente objetivas, su método, la claridad en la exposición de sus ideas, tenían nuestros ánimos suspensos en sus labios. El maestro nos hacía sabias revelaciones, descubriendo desconocidos horizontes a nuestra incipiente inteligencia. ¡Cuántas veces se prolongaban las horas de clase sin sentirla! En sus excusiones por las montañas de Guanajuato en busca de ejemplares curiosos, tuvimos la oportunidad de acompañar a aquel sabio incansable y jovial que a veces con un ejemplar en la mano y rodeándolo nosotros con ávida curiosidad, recibíamos al aire libre una elocuente lección en una quebrada de la montaña”.

En la página de internet del Museo Alfredo Dugés se señala: “La palabra museo viene de la palabra griega museion (lugar donde se rinde culto a las musas), en Grecia el museo era como una universidad, en donde se generaban conocimientos, ya que en él se reunían a leer, analizar y discutir sobre el conocimiento”, en ese contexto, cerrar el museo sería cerrar un espacio al conocimiento, lo que muchos considerarían absurdo que suceda en una universidad.

 

2 Comentarios
  1. Especimen dice

    Es verdaderamente penoso que un medio de comunicación que pretende pasar por objetivo y veraz no presente pruebas fehacientes de lo que afirma, y por el contrario se dedique a ser portavoz de voces anónimas que muestran sólo el disgusto de personas que seguramente se sintieron desfavorecidas por alguna decisión institucional interna. Qué mal que Zona Franca en lugar de presentar noticias se dedique sólo a magnificar chismes de pasillo.

  2. Pedro ibarra dice

    Total y absolutamente de acuerdo con el comentario anterior…saludos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.