post

Enviarán barro poblano a mercado de la nostalgia

 

Puebla, Pue.,.- Utensilios de barro -ollas y cazuelas- hechos en esta ciudad buscan entrar al denominado mercado de la nostalgia en Estados Unidos.

El proyecto de exportación es encabezado por el Centro Alfarero del Barrio de la Luz Sociedad de Solidaridad Social, conformado por 15 artesanos, quienes están a la espera de recibir en agosto el certificado de productos libres de plomo para poder comenzar sus envíos a la Unión Americana.

El presidente de esta organización, Arturo López Cano, refiere que desde el 2010, cuando recibieron el apoyo del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías para comprar cinco hornos de gas y dejar los de leña, surgió la idea de buscar otros mercados no sólo en la República Mexicana.

Comenta que este sector, concentrado en el Barrio de la Luz, uno de los más tradicionales en esta ciudad, quiere sacar el mayor provecho a los hornos. Cada uno de éstos incrementó la producción de 300 a 1,000 piezas por semana, empleando a 70 personas.

Menciona que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios ha realizado las pruebas de calidad y esmalte sin plomo a 1,000 piezas para otorgar la certificación que requieren para exportar a Nueva York y Nueva Jersey, donde se encuentra gran cantidad de poblanos que constituyen el mercado objetivo.

“Hay paisanos que vienen cada año para llevarse una olla o cazuela de barro, a la cual le dan uso, no sólo para decorar su casa. Por ello es que nos surgió la idea de exportar a partir de este año”, apunta el entrevistado.

El Consejo Estatal de Población calcula que en Estados Unidos viven cerca de 1 millón 400,000 poblanos, también residentes en Connecticut y Los Ángeles, California.

López Cano revela que el proyecto de los artesanos es, una vez con el permiso, enviar cada mes 10,000 piezas; sin embargo, de inicio exportarían un lote de 5,000 en ese mismo tiempo, para evaluar la aceptación de los productos en el mercado estadounidense.

Destaca que también se incluirían vajillas, jarros, candeleros, entre otros artículos que tienen demanda.

EN PELIGRO DE DESAPARECER

No obstante, refiere que de los 200 negocios que había registrados en la asociación en el 2000, sólo quedan 20; de éstos, 15 son los que están más activos. La causa de que cerraran es la poca ganancia, ya que el intermediarismo perjudicó al sector.

“Vendíamos, por ejemplo, un candelero en 14 pesos a un local de artesanías. Y éste lo daba en 30 pesos, aun estando en la misma ciudad, por lo cual muchos se fueron desanimando y bajando la cortina. Y los que quedamos lo hacemos por mantener esta tradición que ha pasado de una generación a otra. Las autoridades deberían de promover más como un atractivo turístico las visitas a los talleres artesanales”, considera.

Aun con todo ello, detalla que la producción de cualquier tipo de artesanías de barro actualmente es de entre 35,000 y 40,000 piezas anuales. De éstas, 70% es para el mercado local y el resto se comercializa en otros estados. Miguel Hernández.

 

 

ZonaFrancaTV