Noticias de Guanajuato México

Error cambiar a Escalante, alarma superficialidad; convirtió a León en capital cultural: Ramón Vargas

León, Gto. Indignación, fue el sentimiento que hizo público el tenor internacional de origen mexicano Ramón Vargas, al enterarse del despido del director del Teatro Bicentenario, Alonso Escalante, en un texto publicado en su cuenta de Facebook Ramón Vargas, Club de Fans.

El Bicentenario de León se convirtió “en la compañia de de ópera más respetable en México y una de las más importantes de Latinoamérica”, durante la gestión de Escalante, asegura el cantante.

Ramón Vargas dice además que León está de luto por el despido injustificado de Alonso Escalante del Teatro del Bicentenario pues logró posicionar en sólo siete años a la ciudad como capital cultural del país.

El mexicano cuya voz es reconocida mundialmente por su belleza y que se ha presentado en los grandes escenarios del mundo, se dice preocupado y alarmado de que se tomen decisiones superficiales que afectan “de manera tan seria a nuestro gremio y nuestros principios”.

Vargas, se ha presentado en tres ocasiones en el Bicentenario en las producciones operísticas Lucia di Lammermoor, Elixir de Amor y La Bohème, publicó desde Tenerife, España una carta en la que señala que el hermoso edificio que es el teatro “no sería más que eso si no tuviese una programación y gestión adecuada”.

Resalta que en dicho escenario se presenten espectáculos de gran calidad y siempre con buena respuesta del público, “después de una muy larga espera, León tiene en este momento, a través del Teatro del Bicentenario, una vida cultural que muchos ciudadanos anhelaban y que ahora es una realidad”. Finaliza la misiva con la esperanza de que se reconsidere el cese y “si hubiese algún tipo de malentendidos, por respeto hacia el público y los resultados hasta ahora obtenidos, es menester aclararlos y resolverlos”.

Carta íntegra

“Estoy sumamente indignado por el despido injustificado de Alonso Escalante del Teatro del Bicentenario de la ciudad de León. Después de haber logrado formar en tan sólo 7 años la compañía de ópera más respetable en México y una de las más importantes en Latinoamérica, y de haber puesto a la ciudad de León como una capital cultural en el país; como premio y sin motivo alguno lo despiden.


“Bajo un halo de escepticismo, hace 7 años el señor Escalante tomó la dirección artística del flamante y hermoso edificio llamado Teatro del Bicentenario, en la laboriosa y futbolera ciudad de León, Guanajuato, y lo convirtió en poco tiempo en un verdadero teatro multifacético de calidad internacional. El edificio en sí mismo es una joya arquitectónica y acústica, que no sería más que eso si no tuviese una programación y gestión adecuada. Esta realidad la hemos visto en otros lugares de México en donde se han construido modernas salas de concierto y teatros que están prácticamente en abandono.
“La comunidad artística de México nos sentimos muy preocupados y hasta alarmados por este tipo de decisiones tan superficiales que afectan de manera tan sería a nuestro gremio y nuestros principios. Desde luego que nos saltan a la mente los motivos -hasta ahora desconocidos – del cambio de gestión si los resultados hasta el día de hoy han sido notables. Después de una muy larga espera, León tiene en este momento, a través del Teatro del Bicentenario, una vida cultural que muchos ciudadanos anhelaban y que ahora es una realidad. Los diversos espectáculos artísticos que ahí se presentan son de calidad, preparados y cuidados al detalle y sobre todo, están vendidos con cifras récord como ningún otro en el país.

¿Entonces?…
“Cualesquiera que sean las motivaciones para este cambio, a mi juicio es un error. No creo que 7 años sean muchos para un director artístico, sobre todo en un proyecto que nació junto con su llegada. Hay muchos ejemplos de personajes en la historia del teatro moderno que lograron resultados notables con estadías lo suficientemente largas, de décadas, para lograr desarrollar sus proyectos: Rudolf Bing en el MET, Liebermann en París, Ian Hollender en Viena y Peter Katona en el Covent Garden de Londres, entre otros. No se ha escuchado, ni creo que la motivación del cambio sea por algún escándalo en la parte financiera, como ninguno de otra índole. No me queda sino pensar que el despido es provocado por problemas personales.
“Desde luego que está demostrado que Alonso Escalante es un buen gestor y director artístico, visto los resultados, pero cabe señalar que si se han logrado buenos resultados es porque ha habido de algún modo un trabajo en equipo con las autoridades responsables y con el patronato. No me resta sino desear que si hubiese algún tipo de malentendidos, por respeto hacia el público y los resultados hasta ahora obtenidos, es menester aclararlos y resolverlos.
“Espero con sinceridad que esta decisión sea reconsiderada y, si no, solo me resta desear a Alonso mucho éxito en lo que sigue y augurar al Teatro del Bicentenario lo mejor en su nueva gestión. Pido la atención a otras entidades con teatros que pudieran necesitar la gestión de un serio profesional como Alonso Escalante.
“Mi más sentido pésame a la hermosa ciudad de León por una pérdida enorme.
Saludos a todos.
Ramón Vargas”

Ramón Vargas con Angela Gheorghiu en Viena
Comentarios
Cargando...