Exámenes psicológicos reflejan que atacantes del casino Royale son peligrosos

Primera presentación de los detenidos.
Los primeros cinco detenidos por su participación en el ataque al casino Royale resultaron con un alto grado de peligrosidad, de acuerdo a los perfiles sicológicos que les realizaron, por lo cual la Procuraduría de Justicia en el Estado solicitó este lunes la ampliación del arraigo que cumplen en las instalaciones de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Luis Carlos Carranza Espinoza, Jonathan Jair Reina Gutiérrez, Juan Ángel Leal Flores, Julio Tadeo Berrones Ramírez y Javier Alonso Martínez Morales fueron detenidos por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones unas horas después de haber perpetrado el mayor multihomicidio que se haya registrado en el estado.

Ellos fueron identificados por las huellas que dejaron en los vehículos que utilizaron para llegar al casino y los cuales abandonaron inmediatamente después del hecho.

En los primeros 30 días de arraigo que están por cumplir, los cinco presuntos delincuentes que aceptaron ser integrantes de un grupo del crimen organizado han sido sujetos a diversas pruebas, entre éstas el perfil sicológico que les practicaron peritos de la Dirección de Criminalística y Servicios Periciales.

Los expertos que los han examinado por horas establecieron que Carranza Espinoza y sus coacusados son sumamente peligrosos y capaces de realizar cualquier acto delictivo.

Será un juez de preparación quien en las próximas horas determine si dichos sujetos continuarán o no retenidos 30 días más en las instalaciones de la corporación policiaca, pues debe resolver la solicitud de la ampliación del arraigo que actualmente cumplen los presuntos responsables

Liberan a menor

En tanto, el menor de edad que fue detenido junto con los últimos tres adultos que quedaron arraigados por su presunta participación en el ataque al casino Royale, quedó en libertad, debido a que las autoridades estatales no encontraron pruebas para atribuirle alguna responsabilidad.

Alan Enrique, de 15 años de edad, recuperó su libertad un par de días después de haber sido detenido por elementos del Ejército Mexicano.

Los militares lo capturaron la madrugada del pasado 18 de septiembre en el interior de un bar ubicado al norte de Monterrey y lo señalaron como presunto responsable de prestar sus servicios como halcón para un grupo del crimen organizado.

Sus cómplices, Jonathan Enrique Estrada Pérez, José Alfredo Grimaldo Ramírez y Tomás Barbosa Sánchez lo delataron como presunto participante en el ataque al centro de apuestas.

Sin embargo, las autoridades estatales que recibieron su caso resolvieron que no había suficientes pruebas para mantenerlo bajo procedimiento en el Centro de Inserción Social para Adolescentes del municipio de Escobedo, donde permanecía.

Mientras tanto, los tres adultos con los que fue capturado permanecen bajo investigación en las instalaciones de la Agencia Estatal, donde cumplen un arraigo de 30 días que vence el próximo 19 de octubre.

Con información de agencias.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.