Guillermo Fadanelli y Mauricio Bares recuerdan al escritor Rafa Saavedra en su natal Tijuana

1967-2013 (Foto: Especial)

1967-2013 (Foto: Especial)

Ciudad de México, 8 de junio (SinEmbargo).- “Ninguna parte es aquí. Todo mundo lo sabe”. Escribió Rafa Saavedra. Ahora que estoy en Tijuana lo confirmo otra vez fue el tuiter de Guillermo Fadanelli ayer, día en que junto al editor de NitroPress, Mauricio Bares y el de Almadía, Guillermo Quijas, se recordó al fallecido escritor Rafa Saavedra (1967-2013).

Fue en Tijuana, en el marco de la Feria Internacional del Libro, donde el afamado escritor, acompañado también por su colega Carlos Martínez Rentería y en nombre de su editorial independiente Moho, dio a conocer el libro Dios me persigue, al tiempo de participar en un homenaje al autor desaparecido.

Habla Guillermo Fadanelli. Foto: Especial

Habla Guillermo Fadanelli. Foto: Especial

“Rafa Saavedra: escritor emblemático y punto de encuentro para una generación que exaltó el arte sin raíces. No pertenecía a bando alguno: su obsesión fue relatar y apresar el tiempo presente, impetuoso y sin dirección, en una lengua temperamental y ambigua: la que practicó para sobrevivir en el caos de una frontera movediza.

Las dos últimas décadas le pertenecieron. Rafa Saavedra ha sido una voz sin fisuras. Su punto de partida: Tijuana. Su destino: él mismo”, escribió Fadanelli al hacer mención al libro-homenaje que a través de 112 páginas condensa textos póstumos.

“Fuimos amigos. Prologué su primer libro Esto no es una salida. Postcards de ocio y odio cuando la broma de estar vivos comenzaba a ser incómoda y se imponía en nosotros un sentimiento de disgregación y fragmentación del todo.

Carlos Martínez Rentería y Mauricio Bares. Foto: Especial

Carlos Martínez Rentería y Mauricio Bares. Foto: Especial

Rafa tuvo la mala fortuna de confiar en mí. Dios me persigue debió aparecer hace tiempo. Lo dejé pasar con la certeza de que tarde o temprano el libro se impondría y sería publicado. La muerte llegó primero y, como siempre, se equivocó”, agrega el autor de Lodo.

“Rafa escribía de aquello que era mejor no hablar y, a la vez, sus textos están llenos de palabras de otros, conversaciones o lo que él pensaba en silencio y no decía en vivo. Una buena parte de sus libros, son las palabras que Rafa guardaba.

Anoche terminé de releer este libro. Estos escritos son de los más cercanos a Rafa. Junto a cada uno, hay una historia. Podría escribir sobre esas historias colaterales. Pero no hay tiempo. A cada teclazo, se acaba el espacio. Y quizá es mejor que esas historias nunca sean contadas. Sólo queden los textos. Donde hay un libro, un mundo se ha vuelto fantasma.”, escribe el autor tijuanense Heriberto Yépez.

DIOS SE DESESPERA

Dios se desespera. Un día llegó con cuatro esbirros para convencerme a la mala. Un “levantón” casi en la puerta de mi trabajo. Me mantuvo un mes encerrado en una jaula, con los ojos cubiertos con masking tape de avión y el pie derecho atado a un barrote con un cinto de piel de víbora. Dios sabe que tengo problemas de circulación, pero eso no le importó. Sus esbirros sólo me daban galletitas y jugo de naranja americano. Al final, me dejó libre. Gracias a él, bajé 12 kilos.

Libro póstumo editado por Moho. Foto: Especial

Libro póstumo editado por Moho. Foto: Especial

Dios ni siquiera sabe el nombre de mi canción favorita.

Subió al auto y, antes de saludar, lo primero que dijo fue: “I’m losing my edge”. Entendí de inmediato el sentido de la contradicción. Subí el volumen de la música y nos hicimos cómplices al instante.

Rafael Salvador Saavedra Vázquez es autor de textos como “Border Pop”, merecedor del Premio Estatal de  Literatura 2012, “Crossfader 2.0”, “Beyondeados”, “Crossfader” y “La gente se droga”, entre otros.

 

Guillermo Fadanelli y Rafa Saavedra, en una postal de juventud. Foto: Especial

Guillermo Fadanelli y Rafa Saavedra, en una postal de juventud. Foto: Especial

En 1997 fue publicado su libro de narrativa Buten Smileys y sus textos “Fronteras Adentro”, “Tijuana Dreaming. Life and Art at the Global Border”, “Tijuana en 120 palabras”, “Lados B. Narrativa de alto riesgo” y “La ciudad escrita”, entre otros, se integraron a diversas antologías.

Incursionó además en la edición de fanzines como “Psychocandy”, “El Centro de la Rabia” y “Velocet”. Sus textos periodísticos y literarios han aparecido en revistas como Generación, Moho, Nexos, Letras Libres, Replicante, Picnic, Viceversa, Quo, Complot Internacional, Zona de Obras y en diarios como Frontera, Reforma  y decenas de sitios en Internet.

Los libros de Rafa Saavedra. Foto: Especial

Los libros de Rafa Saavedra. Foto: Especial

En el mundo de la música, tuvo intervenciones en radio y como DJ. Produjo los programas de radio alternativos Sintonía Pop 1987-1991, Selector de Frecuencias 2001-2011 y desde 2011 La Zona Fantasma, especializado en música post-punk, indie-pop internacional, weird new wave, spanish pop, italo-disco, twee-pop, early punk y electro-pop.

Fue telonero de bandas como Aviador Dro, Stereo Total, Ana D, Adanowksy, Casiotone for the Painfully alone, Pigmy, The Whitest Boy Alive, entre otros.

En el homenaje llevado a cabo en la Feria del Libro fue muy emotiva también la participación de Mauricio Bares, timón junto a la diseñadora Lilia Barajas de NitroPress, la editorial independiente donde Rafa publicó Esto no es una salida. Postcards de ocio y odio.

“Me gustó muchísimo ese libro cuando conocí a Rafa en Tijuana en 1997 y quise ayudar a los editores de La Espina Dorsal, a que se distribuyera, pero el tiraje fue tan pequeño que ya estaba agotado.

Luego quisimos apoyarlos coinvirtiendo, como Nitro/Press, para reimprimirlo, pero La Espina se desintegró. Y desde 2004 hicimos varios intentos para publicarlo en Nitro con ayuda de Cecut o alguna otra institución y nunca se pudo.

En 2012 tuvimos algo de dinero y nos dimos cuenta de que había pasado tanto tiempo y que era una joya de ese momento en el underground de Tijuana y del país, que quisimos que fuera una edición conmemorativa, con una sección especial incluyendo commentarios del y sobre el autor, remembranzas, así como memorabilia de la época: protadas de fanzines, volantes de presentaciones, así como páginas de la edición original”, recordó Bares en entrevista con SinEmbargo.

“Murió poco después de que lo publicamos, pero tuvo chance de verlo y presentarlo en Minería y en Puebla. ¡Y estaba muy feliz!”, afirmó

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.