José Manuel Sáiz Pineda, desvío poco más de 246 millones de pesos hacia Yucatán

2133032

Ciudad de México. José Manuel Sáiz Pineda, ex Secretario de Finanzas de la administración de Andrés Granier Melo en Tabasco, habría desviado poco más de 246 millones de pesos hacia Yucatán a través de la compra-venta de terrenos en el municipio de Kanasín, en acuerdo con la empresa “Patrimonio Kanasín”, con la cual pactó una sociedad a 10 años, lapso en el que se finiquitará el pago de las superficies.

De acuerdo con una investigación de Por Esto!, apenas este año Sáiz Pineda le vendió a “Patrimonio Kanasín” 131 hectáreas en 246 millones 564 mil 810 pesos, cantidad que le pagarían en una década.

Sáiz Pineda utilizó a su padre, Juan José Sáiz Zarza, para dividir la millonaria transacción en dos partes casi iguales, pues de acuerdo con los documentos consultados por ese medio en la Dirección del Registro Público de la Propiedad y Comercio del Gobierno de Yucatán, el ex tesorero de Tabasco vendió a “Patrimonio Kanasín” 19 lotes en 123 millones 48 mil 639 pesos, en tanto que su progenitor hizo la misma operación con otros 19 predios, pero por la cantidad de 123 millones 516 mil 171 pesos.

En los documentos oficiales aparecen como fundadores de “Patrimonio Kanasín”, Lorenzo Medina González y Esteban Correa Bolio, así como el presidente de la compañía, Rodrigo Díaz Gutiérrez. El abogado de Medina González es el ex subprocurador de la entidad yucateca Rafael Acosta Solís.

El acta de la asamblea ejidal –de fecha 11 de diciembre de 2011z– evidencia los vínculos de José Manuel Sáiz Pineda con “Patrimonio Kanasín”, pues uno de los fundadores de la empresa, Lorenzo Medina González, también asoma como “ejidatario”.

Yucatán, clave en desvío de dinero de Tabasco

Ante las denuncias en contra del ex mandatario tabasqueño y su tesorero, la Procuraduría General de la República (PGR) y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) iniciaron una investigación para dar con los millonarios desvíos de recursos públicos, originalmente asignados a Tabasco durante la gestión de Andrés Granier Melo para sacar a esa entidad de la crisis por la que atravesó a raíz de las inundaciones.

Yucatán puede ser clave en esas investigaciones

Los empresarios de “Patrimonio Kanasín” tienen, de acuerdo con la investigación del periodista Rafael Gómez Chi, una alianza con Sáiz Pineda que, de acuerdo con los contratos, durará cuando menos 10 años más.

Sáiz Pineda y su padre adquirieron alrededor de 131 hectáreas amparadas en seis tablajes catastrales: 16480 y 16482 a nombre del ex tesorero, y 16470, 16471, 16478 y 16479, a nombre de su progenitor.

Los terrenos suman 131 hectáreas con un valor catastral de 65 millones 438 mil 305 pesos, pero fueron vendidos por los Sáiz a “Patrimonio Kanasín” en 246 millones 564 mil 810 pesos, según se asienta en las “observaciones” de las escrituras hechas a nombre de “Patrimonio Kanasín”.

Sáiz Pineda encontró en el despacho de Alejandro García Millán, su socio hace años, la asesoría para efectuar un proceso que, de entrada, se asemeja mucho a una operación de “lavado de dinero” mediante negocios inmobiliarios, afirma la investigación del diario.

Cuando era tesorero en funciones en Tabasco, Sáiz Pineda se hizo pasar como “ejidatario” para comprar las hectáreas. El acta de la Asamblea General de Ejidatarios –con fecha del 11 de diciembre de 2011– expone que con el voto de 503 ejidatarios, de un total de 951 que integraban el ejido Kanasín, se aprobaron los trámites para la regularización de la tierra y el cambio de uso de suelo.

En ese proceso el “ejidatario” Lorenzo de Jesús Medina González pagó una contraprestación de 6 millones de pesos para la regularización de las tierras.

En el acta de la asamblea aparecen también como beneficiarios el padre de Sáiz Pineda, Juan José Sáiz Sarza, Marví; Javier Carrillo Góngora, Antoní Israel de Guadalupe Osorio Loría y Francisco Humberto Cob Baeza.

Sáiz Pineda y su padre esperaron poco más de seis meses para tramitar la posesión plena de los lotes arriba citados y, entre enero y abril de 2013, concretaron la venta a “Patrimonio Kanasín”, con la fe del Notario Número 15, Alejandro José Monsreal Rodríguez.

Sáiz Pineda vendió así a “Patrimonio Kanasín” al tablaje 16480, que es un “solar rústico” de 215 mil 562.66 metros cuadrados, y el tablaje 16482 que es de 206 mil 257.02 metros cuadrados. Su padre asoma como vendedor, siempre a “Patrimonio Kanasín”, del tablaje 16470 de 12 mil 614.30 metros cuadrados; el tablaje 16471 de 781 mil 36.87 metros cuadrados; el tablaje 16478 de 70 mil 559.06 metros cuadrados, y el tablaje 16479 de 22 mil 716.20 metros cuadrados.

Apenas el 20 de febrero de este año la empresa “Patrimonio Kanasín” concluyó el trámite para fraccionar el tablaje 16480 que le compró a Sáiz Pineda en 322 partes, a fin de dedicarlas a la construcción de un fraccionamiento.

A Sáiz Pineda le gustan los negocios inmobiliarios, pues su socio Martín Alberto Medina Sonda se hizo responsable de poco más de 8 millones de pesos en efectivo incautado el 23 de noviembre de 2007 en una aeronave Cessna 340 de seis plazas que aterrizó en el aeropuerto de Mérida .

Medina Sonda dijo que el dinero, envuelto en 23 paquetes, se los envió su socio Sáiz Pineda para comprar terrenos en el poniente de Mérida, en Opichén y Tixcacal. Por ese caso, la PGR inició la averiguación previa AP/PGR- /YUC/MER-IV/319/2007, pero no se supo nunca en qué paró, si los exoneraron o los castigaron.

Desde aquella ocasión los tabasqueños sospecharon que el dinero que utilizaba Sáiz Pineda procedía de los donativos que estaba recibiendo la entidad por las inundaciones y que eran manejados por la Secretaría de Finanzas.

Los otros negocios

José Manuel Sáiz Pineda, ex titular de la Secretaría de Finanzas de Tabasco durante el gobierno del priista Andrés Granier Melo, es ya uno de los objetivos centrales de la investigación que lleva a cabo la administración del Gobernador Arturo Núñez Jiménez por el presunto desfalco al erario público operado en el sexenio pasado.

Nuevo indicios dentro de la investigación que realizan actualmente la Procuraduría General de la República (PGR), junto con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Tabasco indican que el ex tesorero Sáiz Pineda utilizó una red de empresas nacionales y extranjeras para desviar recursos de las arcas estatales y federales.

En esta nueva indagatoria hay un número importante empresas vinculadas al ex funcionario, como es el caso de Titanium Holding y Hábitat, en Mérida, Yucatán, de las que José Manuel Saíz es socio.

Otra parte de la investigación revela que hay más casas como en la que se aseguraron los 88.5 millones de pesos en efectivo y que el modus operandi para esconder y trasladar el dinero se ha modificado, pues ahora es llevado a mansiones con altos muros, cámaras y portones eléctricos, dentro de bolsas negras de plástico en vez de cajas de cartón.

De acuerdo con el diario Tabasco HOY, en la entidad Sáiz es conocido, incluso antes de que fuera el Secretario de Finanzas del gobierno de Granier, por ser un experto en planeación fiscal, cuya función principal era la evasión fiscal mediante empresas dispersoras. “De ahí que la complejidad de la investigación está en función del número de empresas”, cita el diario a las autoridades.

Con el avance que tienen las indagatorias hasta el momento, la red de vínculos empresariales involucrados en el caso es muy grande, por lo que la PGJ del estado todavía no tienen la dimensión de hasta dónde llegaron las personas que han sido llamadas a comparecer.

La avioneta cargada de dinero

El jueves pasado, los medios locales retomaron una publicación de noviembre de 2007, donde se da cuenta de la incautación de una avioneta que llevaba a bordo 8 millones de pesos en efectivo y que las autoridades confirmaron pertenecía al ex titular de Finanzas en el sexenio de Andrés Granier Melo.

El 23 de noviembre de 2007, la aeronave Cessna 340 de seis plazas, con matrícula XBCSO (o XBC50), arribó al aeropuerto de Mérida y elementos del Ejército se abocaron a su revisión, debido a que se había dado “el pitazo” que la avioneta estaba cargada de droga y dinero.

En la aeronave se hallaron 23 paquetes de billetes, que sumaban la cantidad de 8 millones de pesos.

Tanto el dinero, como la aeronave y los detenidos –identificados como Gerardo Beauregard y Héctor Partida– fueron puestos a disposición del Ministerio Público de la Federación, iniciándose la averiguación previa AP/PGR- /YUC/MER-IV/319/2007.

Las investigaciones del caso arrojaron que el dinero sí pertenecía a Sáiz Pineda y que fue enviado a su socio Martín Alberto Medina Sonda, quien realizaría la compra de unas tierras.

Los dos detenidos eran empleados de Medina Sonda y fueron liberados posteriormente, pero de ahí se reveló que el mismo Sáiz Pineda tuvo que pedir favores “arriba” para poder salir bien librado de este escándalo, que surgió justo cuando Tabasco estaba sacudido por la primera inundación en el sexenio del químico Granier.

Sáiz aparece en Wikipedia

El ex tesorero se ha vuelto tan “popular” por estos días que esta misma semana el sitio Wikipedia ingresó la biografía de José Manuel Sáiz Pineda. En ella resalta:

“Actualmente es buscado por las autoridades por presunto desvíos de recursos del estado de Tabasco durante el periodo 2007-2012, en complicidad con el entonces Gobernador Andrés Granier Melo”.

También colocan datos personales, como los nombres de sus hijas –Tania y Valeria–, quienes, dice Wikipedia, actualmente estudian en el colegio Arji, ubicado en Villahermosa, Tabasco.

De acuerdo con el Curriculum Vitae, Sáiz Pineda posee la Licenciatura en Contaduría Pública por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, una Maestría en Impuestos por el Instituto de Especialización para Ejecutivos, además de varios cursos de especialización en finanzas públicas y empresariales, diplomados en impuestos, derecho corporativo y management.

La Procuraduría General de Justicia de Tabasco hizo un llamado a Sáiz para comparecer ante el Ministerio Público el próximo miércoles 5 de junio, a las 11:30 horas. El citatorio se envió al estado de Yucatán, específicamente a un despacho jurídico ubicado en el cruce de las calles 9 por 36 de la colonia García Ginerés, en Mérida, ciudad en donde vive actualmente el ex tesorero de Andrés Granier.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.