La niña de la mina, cinta guanajuatense, se estrenará a nivel nacional

León, Gto. Sinopsis: En Guanajuato, después de que una chica desaparece dentro de una mina, dos expertos en seguridad viajan desde Estados Unidos para realizar una inspección sin sospechar que una oscura leyenda es la responsable de los brutales crímenes cometidos dentro de sus túneles.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=V8yPIndBolM&w=560&h=315]

 ¿Cómo definieron los detalles finales de La niña de la mina ?

D — Trabajar juntos fue muy sencillo, ya que desde que nos presentó Erick, hubo buena química, y al tratar revisar el guion en diversas sesiones, en general todo fluyó desde un principio, teniendo siempre claro hacia dónde va la historia y entendiendo cómo se estructuró el guion de origen; ¡yo diría que fue todo un placer trabajar con Ricardo! No es muy común que el guionista esté presente en un set de filmación, pero en esta ocasión Ricardo estuvo ahí siempre, y fue de gran utilidad tenerlo para resolver cosas en el momento, y sobre todo que él entendió desde el principio que la historia que se escribe siempre se termina modificando al ejecutarla, siempre para bien, eso hizo todo más fácil.

G — Hacer cine es una experiencia social. Desde la escritura del guion es muy importante contemplar la participación del talento que existe en diversas áreas: dirección, producción, actuación y arte, por ejemplo. Jorge tuvo muy claro desde un principio el tipo de película que quería hacer y cómo contar la historia. Eso representó una gran ventaja. Cierto es que yo la escribí, pero Jorge hizo la película. Su liderazgo abrió el camino para que todos avanzáramos en una misma dirección.

Me dijeron una vez que las minas son muy celosas y por eso no se permitía la entrada de las mujeres, ¿cómo termina la niña dentro de ese lugar y desde cuándo está ella ahí?

D — Ese mito es cierto entre mineros, siempre se ha mantenido como trabajo de hombres debido al esfuerzo físico; en cuanto a la leyenda, se dice que a principios del siglo pasado, su padre, al verla poseída por demonios, la mete a una de sus minas y nunca salen.

G — Justo como dice Jorge, desde hace mucho tiempo se creía que la presencia de mujeres en las minas era un augurio que anunciaba accidentes, desastres y muertes. En el mundo del ocultismo, los niños son vehículos que utilizan las entidades demoniacas para manifestarse, por su inocencia y vulnerabilidad.

Entonces, al tenerla su padre en una mina, ¿qué es lo que detona que el personaje de la niña de la mina proceda así y qué provoca su aparición?

D — Su padre, dueño de varias minas, y tratando de evitar que le roben oro, atrapa y mata a los que llaman lumpios, pero entre ellos se encuentran varios lumbreros, que son brujos, los cuales veneran al demonio para que les indique donde encontrar oro. En venganza, los lumbreros atacan su casa, casi matan a su hija, y dicen, le realizan un embrujo, quedando ella poseída. Se dice que ella manipulaba al papa para vengarse, desapareciendo a mineros, hasta que un día él ya no aguanto más y se metió con ella a la mina y nunca más los volvieron a ver, ¡desde ese momento se aparece eventualmente a reclamar vidas para seguir vengándose!

G — Almas a cambio de oro.

¿Cómo llegó esa historia a ti?

G — Hace tres años escribí una leyenda que se llamaba justamente así: La Leyenda de la Niña de la Mina. La imagen de los socavones y la presencia de una niña dentro de los túneles me parecieron irresistibles. La creación literaria es más efectiva cuando asocias elementos que, en apariencia, no poseen relación alguna. Así que comencé. Era un texto de una cuartilla y media. Un día, nuestro productor Érick Hernández me dice:”¡Oye, esto tiene el potencial para convertirse en una película!” Y comencé su adaptación al lenguaje cinematográfico. Era 2013. Poco después, Jorge se involucró en el proyecto y el guion se convirtió, efectivamente, en una película.

El padre de la niña, ¿por qué no se aparece?

G — Hay muchos elementos que queremos la audiencia descubra en la película. Las leyendas tienen muchas versiones y la verdad alrededor de sucesos impactantes siempre se muestra de forma fragmentaria. Esa es una de las apuestas narrativas de La Niña de la Mina: permitir la libre especulación sobre un evento que es claro: no entren a las minas.

Respecto a cuestiones más técnicas, ¿Cómo fue el proceso de pedir permisos para grabar dentro de la mina?, ¿qué tan profundo les permitieron llegar?

D — Eso fue algo muy interesante, yo había tenido hace algunos años la mala experiencia de que no nos permitieron filmar dentro de las minas, ni privada ni del gobierno, pero en esta ocasión todo fue diferente: Erick, nuestro productor, a través del gobierno del estado consiguió los permisos, y ya estando trabajando en Guanajuato, nuestro gerente de locaciones consiguió filmar dentro de unas minas que están operando, y eso fue algo insólito. Lógicamente no nos dejan bajar demasiado pero lo suficiente para contar la historia y llegar a lugares perfectos para la misma, yo diría que somos muy afortunados al lograrlo.

G — Tuvimos que observar medidas de seguridad todo el tiempo que estuvimos bajo tierra. Nos pidieron nunca dejar a nadie solo dentro de los túneles. Algunos miembros de la producción reportaron el haber escuchado el sonido de piedras siendo picadas, así como moverse entre las sombras a hombres de aspecto indígena cubiertos solo con taparrabos. Los mineros que nos asesoraron, algunos en funciones y otros jubilados, coincidieron en que ese era el aspecto de los antiguos mineros. Muchos de ellos murieron aplastados por derrumbes o asesinados por la codicia de los “lupios” que buscaban vetas de oro en los túneles donde filmamos. Como bien señaló Jorge antes, los “lupios” eran mineros que entraban a las minas cuando estas estaban cerradas para robarse el oro y la plata.

Del trabajo de investigación que se llevó a cabo para hacer la película, ¿cómo describes la experiencia de estar en una mina? Creo que ya respondiste un poco, eso, ¿creyeron que pasarían por ese tipo de experiencias?

D — El haber estado casi dos semanas filmando dentro de las minas fue una experiencia muy diferente a todo lo que hemos tenido, no tener contacto con la luz del día creo que fue de lo más complicado: tu estado de ánimo y energía se ven afectadas, eso hace reconocer el trabajo de los mineros, el cual es considerado como de alto riesgo, mis respetos a todos ellos, esta cañón estar bajo tierra. La verdad siempre estuvimos alertas a cualquier situación sobrenatural, ya sabes, desde que llegas, la misma gente que trabaja ahí te cuenta cada historia, que hace la experiencia aún más interesante. Pero sin duda lo repetiría, filmar ahí adentro, en resumen, fue algo extraordinario.

G — Guanajuato es una ciudad colorida y apacible, pero también es una ciudad en la que se manifiestan fenómenos paranormales. ¿Por qué? No tengo idea. Muchos de estos fenómenos están vinculados a maleficios y muertes violentas. Quienes hemos estado en Guanajuato antes podíamos esperarlo. Así que estuvimos alerta.

Ya un poco más sobre ustedes, ¿a quiénes consideran sus mayores influencias cinematográficas?

D — Yo diría que Tim Burton, me encanta todo lo que hace. Aunque no lo tomaría como influencia, yo soy más partícipe de generar cine original, a dejarse influir por otros.

G — Todos aquellos chavos que tienen un sueño y que, contra todo pronóstico y por razones difíciles de entender, están dispuestos a arriesgar y a dejarse la piel por contar una historia en el cine, influyen poderosamente en mí y me impulsan a seguir adelante. Ellos son mi más grande influencia.

Recientemente se publicó en un periódico local la demanda que enfrenta Erick por las cuestiones de hospedaje y alimentos, ¿hay algo que se esté haciendo al respecto para poder terminar de solventar, además de la ayuda económica del gobierno?

D — No tengo información acerca del tema.

G — Yo encantado de responderte todo lo que tenga que ver con mi participación en la película en tanto escritor.

Por su parte, Erick, productor de Leow Films, dijo que no entraría en el juego de declarar y contradeclarar, ya que es un asunto estrictamente mercantil y en algún momento tendrá que dar su versión.

Mina

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.