zonafranca.mx

Ladrón de Camionetas

En su película de 1948, “Ladrón de bicicletas”, el director italiano Vittorio de Sica retrata la odisea de Antonio Ricci, quien recién acaba de encontrar un empleo como pegador de carteles gracias a que cuenta con una bicicleta. El primer día de trabajo, mientras Roberto pega un cartel, le roban su también recién adquirido vehículo y comienza ahí una de las historias más memorables del Cine.

En su película de 2011, “A Better Life”, el director estadounidense Chris Weitz narra la odisea de Carlos Galindo, jardinero indocumentado mexicano en Los Angeles, quien recién acaba de adquirir una camioneta que le permitirá ser su propio jefe y, eventualmente, contratar paisanos suyos. En el primer contrato ganado, mientras Carlos sube una palmera, su ayudante toma las llaves de la “troca” y se “pela” con ella, iniciando ahí otra de las historias que, apuesto, será también de las más memorables en el Cine contemporáneo.

No creo necesitar apoyo bibliográfico para mi siguiente afirmación: entre la película de 1948, obra maestra del neorrealismo italiano, y la de 2011, el tiempo dirá si ésta también es obra maestra, han existido miles, millones de Robertos y Carlos, bueno, el nudo de estas dos historias es tan universal que los cineastas sólo llegaron a hacer un retrato, una instantánea, y bien hay ejemplos de esta misma trama en la literatura de siglos anteriores, ahora recuerdo “Los miserables” de Víctor Hugo o “Rojo y Negro” de Stendhal. Aunque, obvio es, la distancia entre aquéllos escritores y estos cineastas, en cuanto a tamaño de creación, es inmensa.

Roberto deja en casa a su esposa María cuidando al hijo más pequeño, en tanto Bruno, el mayor, va con su padre en busca de la bicicleta. Carlos,  dejado por su esposa, va con Luis, su hijo adolescente, en busca de la camioneta robada. Ambos buscan lo mismo, el instrumento que les permitirá hacer comestible la vida, llevar al hijo, a la familia a un estado superior, a un bienestar que de otra manera no es posible. En el primer caso, la posguerra y la economía muerta de Italia hacen parecer que encontrar un empleo es un boleto al paraíso mismo, en tanto, las causas de Carlos rayan en lo demencial, él ha huido de su país porque ahí no hay posibilidad siquiera de encontrar un empleo, en el México de Carlos tener una bicicleta como medio de vida es ilógico, risible, y tener una camioneta resulta un sueño guajiro de mal gusto. En el fondo ambos personajes quieren recuperar  la esperanza, la de ellos, la tuya y la mía.

Bruno, el hijo de Roberto, salva a su padre de una turba linchadora, tan de moda ahora en nuestro país, cuando éste quiso recuperar su bicicleta de la misma manera como le fue arrebatada la suya. Luis, el hijo de Carlos, es la única tabla de salvación de su padre en un país ajeno, en una nación que atrae a migrantes con infomerciales de sueños americanos y luego se queja de la desbandada ilegal cuando su publicidad es tan buena. Ambos hijos son el futuro, la esperanza, lo que viene y, por desgracia, lo que les espera no está en manos de sus padres si no de entidades abstractas e indescifrables para ellos como lo son la política y la economía.

¿Por qué la historia es la misma? ¿La política no ha cambiado? ¿La economía no ha cambiado? ¿No vivimos el ansiado futuro de las personas de hace 60 años? ¿No es este el tiempo de la comunicación inmediata, cara a cara, televisión satelital, correo electrónico, internet, teléfonos estilo Dick Tracy? La única respuesta que me viene a la cabeza es que el gran Vittorio de Sica, seguramente, estaría haciendo películas al lado de Weitz y, tristemente, en nuestro país hay infinita tela de donde cortar tramas de corte neorrealista. Carlos y Roberto estarían bebiendo unas cervezas, tal vez, al final de su día en una tiendita de la esquina cuidándose de los municipales, mientras se cuentan historias de como estuvieron quemando edificios en Grecia, arrojando bombas molotov al granadero en turno y tumbando sitios de la CIA o del FBI.

Tal vez no estemos condenados a repetirnos, tal vez, ojalá, nuestros hijos lleven la semilla de una vida mejor, de una humanidad mejor, de la cual broten políticos, economistas y gobernantes mejores porque nos esmeramos en el presente en implantarles buenas ideas sobre el verdadero valor de la justicia y de la empatía al prójimo. Quizá ahí resida la idea de que Carlos, Roberto, Bruno y Luis no padecerán más la pérdida de sus medios a manos de ladrones que, a su vez, buscaban sobrevivir a las condiciones impuestas desde afuera, por la economía y la política mal manejadas.

Les recomiendo la película “A Better Life” donde Demíán Bichir nos alumbra con una de sus mejores actuaciones. Hasta ahora he visto cuatro películas de los nominados este año a mejor actor por el Oscar y, puedo decir sin prejuicios chovinistas, que Brad Pitt está un tantito por debajo del paisano en cuanto a calidad expresiva y vinculación con su respectiva historia (nunca hubiera imaginado escribir lo anterior), y fácilmente se tutea con Clooney y Oldman, aún no he visto a Jean Dujardin y supongo que, por deuda histórica aparte de que su actuación en “El Topo” es genial, Gary Oldman tiene muchas posibilidades de salir triunfador. No guardo la esperanza, claro está, de que el paisano gane, a menos que el francés nos dé la sorpresa.

El tema es muy bueno y abre toda una vía para discutirlo. Si hay comentarios se los agradeceré. Mientras, les dejo el vínculo a “Ladrón de bicicletas”, completa, subtitulada en español y “A Better Life” hay que verla en donde sea posible :) es una película gringa después de todo, o la reestrenan o ya está en el videoclub si aún existen estos.

VIDEO

Comentarios

  1. miguel ayala espino dice:

    Comparto puntos de vísta y creo que Noé ha hecho una crítica muy interesante a través del paralelísmo que viven los protagonístas, Roberto y Carlos, de dos fílmes que indudablemente pertenecen, uno, a lo mejor y más representatívo de la memoría del cine y del neorrealísmo, el otro en espera de ocupar su sitio. Espero que el Oscar de mejor actor sea para Bichir y la mejor fotografía, para el varias veces nominado Lubezki, con la mayor objetividad y sín ánimo patriotero.

Opina

*

All Offers payday loans All credit offers in America a long term loan 1 500 3000 cash loans no credit check Loans payday Direct lender payday loans instant approval no credit check