Las no vencidas

El pasado domingo 19 de marzo, se escucharon disparos al interior de la concurrida plaza comercial Reforma 222, ubicada en pleno corazón financiero de la Ciudad de México, a plena luz del día en una de las avenidas más importantes de Latinoamérica, nadie pudo impedir el femicidio de una de las trabajadoras de aquella plaza. Por cada muerta, la violencia nos está derrotando y no podemos darnos por vencidas.

Ella se llamaba Celene fue asesinada por su marido luego de haber tenido desacuerdos matrimoniales esa misma mañana. Ella pudo haber sido cualquier familiar, amiga o conocida nuestra, era una persona como cualquiera de nosotras.

Como mujeres, habitualmente nos encontramos expuestas a distintos tipos y grados de violencias, físicas, simbólicas, políticas, económicas, sexuales, etc. Celene como muchas de nosotras, sufrió varios tipos de estas, la más extrema aquel domingo. Ella fue asesinada, como a cualquiera de nosotras podría sucederle.

En México se registran 8 feminicidios al día, la mayoría de los victimarios son los cónyuges, ex parejas, padres o familiares de las víctimas, y en una menor escala miembros de la delincuencia organizada. Eso significa que al agresor lo tenemos siempre cerca, pero no con nosotras, casi siempre se trata de alguien que debería querernos.

Con el gobierno, sin el gobierno y a pesar del gobierno, las mujeres históricamente hemos tenido que luchar por igualdad de oportunidades para estudiar, participar en la toma de decisiones políticas, acceso digno a la salud, igualdad de oportunidades profesionales e incluso visibilidad en el lenguaje.

Gracias a ello han sido recientemente reconocidos nuestros derechos a la propiedad, al ahorro, a decidir sobre nuestros cuerpos, al sufragio libre y acceso a la educación, pero hay una discordancia, un ejemplo de ello es que nunca hemos tenido una mujer presidenta mexicana, siendo históricamente la población femenina proporcionalmente mayor a la masculina, o bien, que la muerte materna sea la principal causa de muerte para las mujeres, la feminización de la pobreza.

Marcela Lagarde y de los Ríos, antropóloga, mexicana y activista por el derecho a las mujeres una vida libre de violencia, afirma que si el estado tuviera perspectiva de género, si fuera entonces más democrático, no habría tolerancia social a la violencia hacia las mujeres y por lo tanto al feminicidio.

Necesitamos enfocarnos menos en leyes y políticas públicas reactivas, y en su lugar, más acciones preventivas, de concientización, identificación y tratamiento que comprometen nuestro bienestar, salud y vidas.

Para mí uno de los principales obstáculos es que la falta de voluntad política ligada a la ignorancia o indiferencia de quienes ostentan cargos públicos, empresariales y sociales, pues la mayoría aún son hombres.

Urge demandar que los grupos de mando creen capacidades para que las mujeres se desarrollen en todos los ámbitos que ellas deseen. Necesitamos más mujeres distribuidas en los espacios de poder y toma de decisiones.

La violencia nos golpea en cifras, aproximadamente un 40% de las sentencias condenatorias al Estado Mexicano por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos han sido por violencia de género. El feminicidio de Celene no ha sido ninguna casualidad, ello es resultado de una violencia interiorizada, estructural y sistemática.

Las circunstancias apremian más mujeres como Sor Juana Inés de la Cruz, Clara Campoamor, Marie Curie, Malala Yousafzai y Rigoberta Menchú, guerreras que desafiaron los desoladores panoramas que las aquejaron. Y así alcanzar un principio democrático de igualdad real de derechos entre hombres y mujeres. Será así y solo así, que vivas seamos las no vencidas.

 

6 Comentarios
  1. Agnostico dice

    “Ella fue asesinada, como a cualquiera de nosotras podría sucederle”…
    El hecho es que NO A TODAS LES SUCEDE. Se tendrían que conocer y analizar las circunstancias en las que ocurrió el lamentable asesinato.
    La víctima fue la víctima, no usted y no todo el género femenino.
    No debe haber tolerancia social a la violencia, punto. No debería haber asesinatos, punto.
    ¿violencia sistemática contra las mujeres? Es un argumento convenencieramente miope. Del universo de PERSONAS que mueren asesinadas ¿cuántas son varones y cuántas mujeres? ¿a que estratos sociales pertenecen?
    TODOS deberíamos tener derecho a una vida libre de violencia.
    ¿perspectiva de género? ¿qué propone específicamente? ¿pena de muerte a los varones que sean acusados por una mujer sin hacer mayor investigación? ¿asignar a todas las mujeres el rango constitucional de víctima y a todo varón el de victimario?

  2. Agnostico dice

    Otra cosa, María Isabel, si Ud cree que (además de las leyes que ya existen y que son iguales para todos) asignando arbitrariamente los status de víctima y victimario basado en el tipo de genitales que tienen las personas entre las piernas, nos vamos a convertir en una sociedad democrática que protege a la mujer de la violencia, créame que va a ocurrir todo lo contrario, le sugiero que busque en YouTube el video “los orígenes de la violencia” (the origins of violence)
    Véalo, está muy interesante.

    1. Isabel dice

      Claramente no entendió la lectura y no es su culpa, quizá no está obligado a saber de esta materia (espero).

      No es que las mujeres seamos unos panes de Dios que no hagamos nada, si fuera así no necesitaríamos un sistema legal, sin embargo hay circunstancias sociales que con base a nuestro género, que nos afectan de manera diferente a hombres y mujered, ello derivado de los roles y mandatos de genero.

      En ningún lugar se mencionó que debamos estar excentas de pasar (o padecer) un sistema legal. Estoy citando un fenómeno sistemático y estructural documentado por la Corte Interamericana de DDHH, Altos académicos de todoel mundo(como a la citada Marcela Lagarde) periodistas, administradores de justicia y miembros de la sociedad civil.

      Si, evidentemente no queremos violencia vs nadie, este caso acontecido en REFORMA 222 es el reflejo de un problema sistemático que nos afecta visiblemente más a las mujeres, evidentemente, no podría abarcar TODAS las violenciad del mundo en 500 palabras, ni incluir áreas como niños, medio ambiente, población LGBT, indígenas, religiosos, discapacitados, enfermos etc.

      Como mujer he vivido y padecido casi todas las violaciones antes descritas de primera mano, por lo que mi columna está escrita desde mi perspectiva de mujer, latinoamericana y heterosexual (si hasta esto tiene una visión sesgada a mis condiciones de vida).

      Por último, no fue un asesinato, llamemos a las cosas por su nombre “femicidio/feminicidio” que es el tipo penal designado por un crimen de odio a las mujeres, como sucedió con Celene.

      Hágame un favor y si alguna vez me ve en la calle ni se me acerque, ni yo ni las 60.millones de mujeres mexicanas necesitamos que crean que está bien que nos arrebaten la vida por nuestro género.

  3. Isabel dice

    Y que flojera que su medio de información sea un video de YouTube.

  4. Sombra dice

    Yo antes no entendía a ke se refería con femicidios y me caia mal ke hicieran esa diferencia…… pero ahora que lo estudié creo ke era obvio que tenian k hacerlo desd antes

  5. Agnostico dice

    ¿protegiendo al columnista? Realmente me interesaba seguir debatiendo con Isabel, pero ya no se pudo. Ya no apareció la columna y menos mis réplicas. Que caray.
    Saludos Martha Silva

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.