Las víctimas y el Foro

Desde principios de agosto, el contador Luis Alberto Ramos nos convocó a una reunión para platicarnos sobre el Foro de Pacificación que organizaría el Gobierno Federal en el mes de octubre. La invitación fue generar un proceso previo con familiares de personas desaparecidas en el estado, participamos Javier Bravo de Zona Franca, Carlos Guzmán que es defensor de derechos, Fabrizio Lorusso de la Ibero León, que está interesado en el proceso de organización de las familias de desaparecidos y coordina un proyecto de investigación en la materia.

Carlos puso su carácter sistemático, Fabrizio su claridad y un servidor puso la talacha. Acompañados por Luis Alberto durante todo el proceso, convocamos a una reunión previa durante el mes de septiembre, en el que participaron familiares sobre todo de los casos colectivos que se presentaron durante el Foro.

Fotos: Fabrizio Lorusso

Partimos de la premisa de que en Guanajuato no existe un movimiento estatal porque el Gobierno se ha encargado de criminalizar a las víctimas y a las organizaciones, y por lo tanto las familias tienen miedo. Miedo de quién se supone las debe proteger, que se suma en muchos casos, al embate del crimen organizado, a la policía corrupta, a la burocracia que bloquea el avance de los casos y a la clase política que se ha encargado de negar e invisibilizar estos casos.

Los testimonios y el posicionamiento de las familias son públicos y pueden consultarse en diferentes espacios. La crónica de Verónica Espinosa es excepcionalmente clara y se centra en las víctimas (verla aquí).

En suma, ese proceso previo fue importante para que las víctimas participaran y lo hicieran tan clara y decididamente. El apoyo y las gestiones de Luis Alberto fueron vitales.

Pero más allá de hacer posible este aporte al Foro, ¿qué sigue?, ¿qué hay más allá del 04 de octubre?, acá mis apuntes:

  • Lo obvio será dar seguimiento a los resultados del Foro y de su vínculo con el proceso nacional, coordinado por el Gobierno Federal Electo. Es el primer espacio en el estado para que las víctimas alcen la voz y lo hagan de manera colectiva.
  • ¿En Guanajuato hay personas desaparecidas?, preguntaba estos días un colega profesor. Contesté que sí, que casi 800 personas (casos acumulados), si incluimos las personas que han sido dadas de baja del Registro Nacional y los delitos tanto federales como del fuero común. Además de espacios de escucha, necesitan acceso a la justicia, tanto en lo local como en lo federal.
  • ¿Cómo reparar el daño? Preguntaban en la mesa de trabajo, de ninguna manera se repara, contestaron las familias. La desaparición de personas es una violación a derechos humanos de carácter continuado, se sigue cometiendo cada minuto y cada día que pasa, mientras no se sepa del paradero de los familiares. Pese a ello, el Estado está obligado a generar medidas de reparación integral del daño a las víctimas, y eso no se ha hecho en Guanajuato.
  • La Ley General de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del Sistema nacional de búsqueda (que urge armonizar en Guanajuato), señala que una medida urgente debe ser brindar protección a las víctimas para que éstas puedan participar en el proceso de búsqueda. Una deuda también pendiente en un Guanajuato que ya es un narcoestado.
  • Debemos dar seguimiento a lo que pase después del 1 de diciembre en términos de coordinación entre el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado, tanto para prevenir, como para procurar justicia. Ello es vital para el acceso a la justicia
  • Aunque no se dijo expresamente en la relatoría del Foro (en la mesa de víctimas sí salió), hay un rechazo a la ratificación de Carlos Zamarripa como Procurador de Justicia en el Estado, no sólo por la falta de resultados, sino por la falta de autonomía frente al Ejecutivo, sería el #fiscalcarnal.
  • La agenda del movimiento nacional de personas desaparecidas y de la Comisión Nacional de Búsqueda, está ahora en la creación de las Comisiones Locales, en la elaboración de un Programa urgente de identificación forense, un Plan de exhumaciones y la creación de los registros que propone la Ley General de Desaparecidos. En Guanajuato urge alinearse a ese proceso, no sólo es tarea legislativa, sino también del Ejecutivo.

El Congreso del Estado establecerá su primer precedente de falta de autonomía al ratificar a Zamarripa, es urgente que modifiquen el artículo 95 de la Constitución para eliminar el pase automático del #fiscalcarnal, para que Zamarripa no sea. Y en este plano, la oposición en el Congreso será fundamental; trabajo técnico, político y alianzas, ¿qué esperan para hacerlo?

#hastaencontrarles

#fiscalíaquesirva

#noalfiscalcarnal

 

1 comentario
  1. antonio dice

    Si hay gente desaparecida, pero la procuraduria, cuando encubre el delito, vincula a l victima con el delito, y de victima pasa a ser culpable del delito

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.