post

Los Ángeles es la ciudad con más robos a bancos en Estados Unidos

Los Ángeles, California, .- Ocho bancos de Los Ángeles fueron visitados por William Allen en cinco meses, de 2011 a 2012. A ninguno entró con buenas intenciones. “Tengo una bomba”, amenazó a los cajeros, mostrando un dispositivo formado por componentes electrónicos y varios cables.

Su cómplice afuera de la sucursal, advertía, mientras escuchaba la frecuencia radial de la Policía, listo para detonar el artefacto si no le daban el dinero. “El establecimiento desaparecerá”, decía la nota que Allen entregaba a los empleados en los atracos, aunque no todos se consumaron.

Seis corporaciones policiacas le siguieron la pista al “Bandido que amenaza con explosivos”, apodo que recibió por su modus operandi en asaltos o intentos de robo en sucursales de Bank of America, Wells Fargo, Comerica y Chase de West Covina, Los Ángeles, Venice, Marina del Rey y Santa Mónica.

Pero en su último atraco, cometido el 29 de marzo, detectives de la Policía de Santa Mónica realizaron pruebas forenses que permitieron indentificarlo como el sospechoso de perpetrar la serie de atracos. El 17 de abril, con su arresto en el centro de Los Ángeles, terminó la suerte de Allen, de 32 años.

Si bien los robos en bancos han disminuido considerablemente debido a la colaboración estrecha entre la industria bancaria y las agencias del orden, más dispositivos de seguridad y una mejor calidad de las imágenes capturadas, que permiten apreciar las facciones de los sospechosos, Los Ángeles no ha podido sacudirse el título de la Capital del robo bancario de Estados Unidos.

En 2011, aquí se cometieron 122 hurtos; en promedio, ocurrieron dos por semana.

“Se debe a que Los Ángeles tiene muchos accesos a las autopistas [que permiten una huída rápida a los asaltantes, también hay muchos bancos”, explica Lourdes Arocho, vocera de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

A nivel nacional, California también sigue bajo la mira del hampa. El año pasado se reportaron 687 asaltos a instituciones financieras, el doble de los que ocurrieron en Nueva York. En el Estado Dorado, de hecho, ocurrieron más atracos que -de manera conjunta- en Arizona, Colorado, Idaho, Montana, Nevada, Nuevo México, Utah y Wyoming.

Los robos han ido a la baja desde 2008, período en que se registraron 912, pero la entidad aún encabeza la lista de estados con más asaltos a sucursales bancarias, según estadísticas del FBI.

“Aunque el número de robos de bancos reportados en California es el más alto en el país, esa cifra se ha mantenido relativamente estable durante los últimos años”, comentó Beth Mills, portavoz de la Asociación de Banqueros de California (CBA).

“Cabe destacar que esa cantidad está muy por debajo del máximo alcanzado en la década de 1990, cuando se registraron 1,300 robos en un año”, agregó Mills.

Arocho aclara que hace 20 años la tecnología aún no estaba del lado de las financieras. En ese entonces, las fuerzas del orden debían acudir personalmente a las sucursales para obtener las fotografías de los ladrones, las cuales no solían capturar con precisión el rostro de los sospechosos.

Actualmente, esas imágenes se distribuyen inmediatamente a través de la internet. “La tecnología ha ayudado a los bancos a procesar las fotografías y enviárselas a las agencias del orden de una manera más fácil, eficaz y rápida”, señaló Arocho.

En el sitio www.labankrobbers.org, dedicado a la identificación y detención de asaltabancos en el Sur de California, no es difícil distinguir la cara de los delincuentes, aunque éstos vistan lentes oscuros y gorras. Pueden cubrirse del ángulo de una cámara, pero otras logran grabar sus facciones.

Esta herramienta permitió a las autoridades locales capturar a ocho robabancos en febrero. Uno de los aprehendidos, Robert Vásquez, de 28 años, fue llamado el “Bandido 405″, porque realizó tres robos a instituciones financieras en ciudades localizadas a lo largo de la carretera 405.

Esta actividad criminal ha fluctuado en los últimos 20 años, aumentando durante las crisis económicas. En la actual, sin embargo, bajaron “debido a un continuo enfoque en la seguridad del cliente y empleados, y en los avances en medidas de vigilancia”, precisa Mills, de la CBA.

Los bancos no revelan sus dispositivos de seguridad; sin embargo, cada vez es más común observar sucursales del Sur de California que están blindadas con cristales a prueba de balas.

El año pasado, los delincuentes de todo el país obtuvieron en 5,000 robos un botín de $38 millones, de los cuales menos de una quinta parte se ha devuelto a las instituciones. La entrega de notas continúa siendo el arma más eficaz y popular de los ladrones, quienes actuaron más los días viernes.

La Oficina Federal de Investigaciones no revela la cantidad específica de dinero robado, para evitar que otros los imiten. “Pero se puede decir que no es lo que se pinta en las películas, donde se llevan muchísimo dinero”, indicó Arocho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ZonaFrancaTV