Los pobres y los pobrecitos

Por María Isabel Puente Gallegos

 

Es un hecho bastante común el que muchas personas generalicen que la pobreza es sólo un asunto puramente volitivo y así se perpetúe la falsa creencia que los pobres son pobres porque quieren.

Si bien la pereza y la desidia son intrínsecas al ser humano en distintos ámbitos y niveles, esta visión representa una visión errónea en cuanto a las verdaderas causas de la pobreza.

Lafargue en El derecho a la pereza hace una crítica al trabajo asalariado y a la llamada virtud del trabajo (como un medio de control burgués) tendiente a una dominación y subordinación que genera conformidad, fatiga, enfermedad y enajenamiento hacia los trabajadores explotados. Dejando de lado el humanismo y hedonismo que defienden el socialismo y el comunismo.

Si bien existen muchos tipos y grados de pobreza, hay circunstancias que no se encuentran enteramente en manos de los pobres y que son factores clave en la conformación de las desigualdades. Según OXFAM algunas de esas causas son:

El cambio climático: como resultado de las alteraciones que le hemos producido al planeta entre todos los habitantes a lo largo del tiempo, y en mayor medida las industrias y los países ricos.  Así pues existen poblaciones que son más vulnerables a padecer las consecuencias de este cambio, provocando que sea más difícil para muchos habitantes salir de este ciclo de carencias.

¿Qué van a hacer los campesinos si su única fuente de ingresos y trabajo se pierde por una sequía o inundación?

¿Cómo pueden progresar los indígenas que pierden todo su patrimonio y arriesgan su salud cada año con los incendios forestales y huracanes?

La corrupción: ¿dónde está tanto recurso público destinado a la educación, salud, transporte y necesidades básicas? Hay que recordar que la estafa maestra, Odebrecht y la casa blanca no son fenómenos creados por generación espontánea. Y que gran parte de ese dinero era para ser redistribuido en forma de mejores condiciones de vida para todos.

Las enfermedades y epidemias: es necesario recordar que los altos niveles de contaminación del aire, el agua y alimentos causan enfermedades a toda la población, en consecuencia menor productividad en las personas que trabajan y en los niños bajo o nulo rendimiento escolar.

Solucionar ello tampoco está en nuestras posibilidades individuales de cambio. Pregúntenle a los padres y niños de Veracruz que recibieron quimioterapia falsa si era su voluntad enfermar y luego ser víctimas de la corrupción. Ello tampoco estaba en sus manos cambiar.

Además el costo promedio de un tratamiento de quimioterapia básica, medicinas y consultas en el IMSS para no derechohabientes es aproximadamente de 10 mil pesos que se aplica cada 21 días ¿cómo lo puede pagar una persona pobre si el salario mínimo es de 88.36 pesos al día?

Las brechas de género en lo laboral: en lo escolar y lo político. ¿Cuántas mujeres han gobernado al país, a los estados y a los municipios con relación a los hombres? La falta de acceso al poder, educación y trabajo remunerado también son resultado de un problema estructural que siempre ha limitado la participación de las mujeres a la vida privada.

En consecuencia surge un fenómeno llamado la feminización de la pobreza, que cuantifica que dos terceras partes de la población que vive en pobreza y extrema pobreza son mujeres.

Todas estas causas como se puede observar tan fácilmente, no son actos encaminados de forma dolosa para autosabotearnos, de tal suerte que las personas pobres, no son pobres porque quieren.

Quienes pagan las consecuencias de los factores anteriores, en mayor y menor medida no somos todos por igual,  sin embargo, son más de 50 millones de población mexicana que vive en la pobreza y poco menos de 10 millones de mexicanos que viven en la pobreza extrema según CONEVAL.

Y si a esto le agregamos la falta de interés, ignorancia o indiferencia de los gobiernos por erradicar este problema, nos podemos dar cuenta que hay mucho por hacer y que en verdad muy poco (o nada) está en las manos de quienes padecen ese problema.

Si, también existen personas ahora millonarias que han logrado superar sus adversidades, pero son casos verdaderamente aislados y muchos de ellos preocupantes como el de Pablo Escobar, El señor de los cielos o el Chapo Guzmán.

Y así es que escuchamos en el común del pensamiento frases como:

Son pobres porque quieren.

Les roban sus pertenencias, porque no se cuidan.

Las violan, porque son provocativas.

Los levantan, porque andan en malos pasos.

Nadie elige qué país nacer, no es lo mismo ser pobre en Suecia que en Oaxaca, nadie elige en qué familia ser criado, seguramente muchos hubiésemos elegido ser hijos de Bill y Melinda Gates, nadie puede autoinfringirse alguna enfermedad como el cáncer o padecer una catástrofe natural de forma voluntaria.

La próxima vez que pienses que la gente es pobre porque quiere, mírate al espejo y pregúntate por qué no tienes la vida en Londres de Karime Macías (la esposa del ex gobernador acusado de corrupción Javier Duarte), porqué no manejas un Ferrari dorado en Mónaco como el hijo del líder sindical Romero Deschamps, qué te hizo falta para ser heredero de los negocios de la familia Slim o cuántas horas debes trabajar para obtener un departamento en Miami como el de Alejandra Barrales.

 

*María Isabel Puente Gallegos es abogada por la Universidad de Guanajuato, Maestra en Derechos Humanos y Doctoranda en Sostenibilidad por la Universidad de Valencia, España. Activista. Fanática de la fiera.
Facebook: María Isabel Puente 

4 Comentarios
  1. Mariano PérezBolde dice

    Hace muchos años tuve la oportunidad de escuchar una conferencia, no recuerdo el nombre del ponente, “los pobres y la pobreza en México”. En ella, se hablaba del número de pobres y el problema que representaba por los tiempos de Juárez, no sabían que iban a hacer con ellos… La conferencia terminó conminándonos a reflexionar qué hacer cuando el número de pobres sea tal, que se pregunten: ¿Qué vamos a hacer con los ricos?…
    Saludos!!!

  2. Maria Claudia dice

    Y al parecer es una epidemia latinoamericana. Se repite la historia en nuestros países. A ver si algun día un antídoto llamado cambio de mentalidad colectiva nave en las nuevas generaciones… pero cada momento que pasa veo sociedades al borde del adoctrinamiento y conformes. Porque a muchos de esos pobres los de las cuspides los tienen cómodos con el socialismo. Al menos en Ecuador, reciben migajas llamado bono de desarrollo humano que en muchos casos sirven para la manicure y el maquillaje de revista.

  3. Irma Gallegos dice

    Que bien se siente leer a los jóvenes y saber hacia dónde vamos, sigamos educando hijos, alumnos maestros y personas, ya que la ignorancia no sabe que no sabe!
    A educarnos y entonces seremos otro País!

  4. Agnostico dice

    ¿qué me hizo falta para que me dieran beca de la UG para irme al extranjero? ¿por qué no me dieron chamba en la burocracia panista Guanajuatense?

    ¿qué propone para contrarrestar la “feminización de la pobreza?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.