México, ¿independiente o dependiente?

‘Epistemología, la cual se define comúnmente como la rama de la filosofía
que estudia el método científico.’

 

Una de las acepciones del episteme (conocimiento o ciencia) es:

‘El conjunto de conocimientos que condicionan las formas de entender e interpretar el mundo en determinadas épocas.’

Si dejamos volar la imaginación subiéndonos a esos apasionantes ‘aparatos’ llamado libros; atando muy bien el cinturón de seguridad de nuestra mente, le podemos dar rienda suelta e interpretaremos cada quien los hechos relatados y documentados acorde a nuestros valores, intereses, deseos y tantas emociones más.

Se podrá tener por base el sentido de la objetividad pero, invariablemente, influirá la impronta que venimos pepenando desde el nacimiento y que buena parte de ella nos la han venido cargando a veces inconscientemente, otros más, muy conscientemente sin la aprobación de nuestra voluntad, que por ‘tradición’, de muchas de ellas se dice.

Cuando los verdaderos sanguinarios, salvajes e ignorantes indígenas llegaron de Europa, acarreando cualquier cantidad de pestes. Por aquellos tiempos, no olvidemos que en su territorio no había drenajes, con una carencia de higiene cuasi total. Mientras en este nuestro territorio ya se contaban con grandes avances en urbanismo, entre muchas cosas más. El acervo cultural de nuestros mayores indígenas, ha sido comparable y superior en algunos aspectos con sobresalientes culturas como la egipcia y la china, a las cuales en lo personal, tengo un especial reconocimiento.

Pero, ¿por qué ahora somos como somos y nos dejamos ganar la partida en todo lo que represente una identidad propia y así asirnos a los excelentes conocimientos que nos heredaron? En medicina, en alimentación y cuidado de la tierra, el respeto hacia esta la madre tierra Tonantzin y cuántas veces no escuchamos que se reniega de esta herencia, de forma tan estúpida que no se dan cuenta que se están ofendiendo a sí mismos y a sus ancestros, como llamar peyorativamente ‘indios’. Una de las tantas estulticias que han trascendido los siglos y que eventualmente he referido en algunas de las columnas de su servidor. Aquí nunca ha habido indios, ni los hay, ni los habrá…!

Los aborígenes europeos venían buscando una ruta para llegar a la India, con el fin de obtener las preciadas y costosísimas especias, entre muchas otras más apreciadas mercancías. Porque les temían a los musulmanes entre otros, que estaban en el trayecto hacia la India y la China…! Fue entonces que el taimado e ignaro Cristoforo Colombo alias Cristobal Colón, tropezó con una de las islas del Caribe y creyó que ya había llegado a la India, (…) por lo tanto los que ahí habitaban, los denominó erróneamente ‘indios’. Eso lo hizo por desconocimiento, pero que luego de 526 años, nosotros seguimos repitiendo semejante barbaridad. O peor aún, hacemos apología a las usanzas de aquellos desalmados sanguinarios, de verdad esto no tiene perdón y dejar que pase desapercibido…!

‘Muy gran guerra haze (sic) acá un perro, tanto que se tiene a presçio (sic) su compañía como diez hombres, y tenemos dellos (sic) gran necesidad.’ Cristóbal Colón

Años después, el terrible y estremecedor relato descrito y escrito por Fray Bartolomé de las Casas:

“Entraban los españoles en los poblados y no dejaban niños, ni viejos, ni mujeres preñadas que no desbarrigaran e hicieran pedazos. Hacían apuestas sobre quién de una cuchillada abría un indio por medio o le cortaba la cabeza de un tajo.

Arrancaban a las criaturitas del pecho de sus madres y las lanzaban contra las piedras. A los hombres les cortaban las manos. A otros los amarraban con paja seca y los quemaban vivos. Y les clavaban una estaca en la boca para que no se oyeran los gritos.

Para mantener a los perros amaestrados en matar, traían muchos indios en cadenas y los mordían y los destrozaban y tenían carnicería pública de carne humana… Yo soy testigo de todo esto y de otras maneras de crueldad nunca vistas ni oídas”.-Brevísima relación de la destrucción de las indias.

Pero esta como muchas más, se siguen repitiendo.

Este comportamiento que pasa desapercibido, ¿fue creado por generación espontánea? ¡No! Por supuesto que no, fue aprendido a sangre y fuego; a los pequeños se les borró de las mentes su propia identidad, satanizando cualquier cosa que recordara su cultura. Fueron alienados, arrancadas mentalmente sus raíces, para luego ser ajenos a su propia existencia y devaluación de su cultura, de lo propio y de los suyos.

Pues todo esto se explica claramente describiendo un proceso de sometimiento social aún vigente, utilizado durante la Conquista Española; y copiada fielmente por otros invasores al que se le denomina:

Epistemicidio:

‘Es la destrucción de saberes propios de los pueblos, causada por el colonialismo europeo y norteamericano. Esta liquidación puede materializarse de muchas formas: la más obvia quizá es la aniquilación física de seres humanos de cierta comunidad o cultura, luego está la asimilación cultural, la imposición – chantaje por la cual el Estado ofrecerá ciertos servicios, si estas comunidades abandonan ciertas prácticas por otras. Si asiste a un colegio donde se hable la lengua oficial del Estado, te daremos comida a cambio (políticas de blanqueamiento).’/em>

Boaventura de Sousa Santos

Pues ahora se está repitiendo la misma estrategia, si es que alguna vez ha desaparecido. Por aquí y por allá hay grupos de teatro, de benefactores de salud, de animales, en fin. Se insertan en la sociedad incauta, una vez aceptados como ‘amigos,’ se dejan inducir con cierta facilidad en sus ideas de manipulación y ni cuenta se dan. ¿Todas nuestras riquezas hacia dónde están emigrando vilmente saqueadas…?

Seguimos siendo los mismos en nuestro comportamiento. Comportamiento que es proclive a que salgamos mal y más fácilmente entre nosotros mismos, que con aquellos que nos ofenden pública e internacionalmente, vejan a los nuestros, o estorban en la calle sin la menor empatía y como si sucediera en otro mundo, o únicamente sucediera en una telenovela dentro de la caja de las frivolidades.

¿México es o ha sido alguna vez verdaderamente independiente o cada día somos más dependientes y obedientes? Si nos planteamos una pregunta frente al espejo mirándonos a los ojos y partiendo del siguiente concepto de Engels.

La Dialéctica no es más que la ciencia de las leyes generales del movimiento y evolución de la sociedad humana y del pensamiento. Friedrich Engels 1820 – 1895.

Los mexicanos, dialécticamente hemos evolucionado en nuestro pensamiento… y en base a este, ¿hemos avanzado social y económicamente? luego entonces, ¿somos independientes?

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.