Off the record 1 de noviembre 2018

Fiscalía consultada con la misma PGJ ¿en serio?

La creación de una nueva y medular dependencia que en mucho simboliza la razón de ser de un gobierno, no fue suficiente para los diputados locales para convocar a una consulta abierta.

La Fiscalía General de Justicia, cuya autonomía es en buena medida su motivación principal, deberá de someterse a las consideraciones políticas de los mismos diputados, a las concesiones del mismo gobierno estatal, pero sobre todo a los consejos del área jurídica de una procuraduría que precisamente será sustituida.

La verdad es que poco se esperaba de un Congreso Estatal que tras la imposición de la mayoría panista, decidió procastinar la discución de aquel dictamen aprobado en junio del 2017, en el que decidieron anticiparse al debate nacional y colocar el pase automático para el procurador en turno: Carlos Zamarripa Aguirre.

Ya sobre el debate nacional, en el que se pugnó valerosamente por la conformación de una fiscalía realmente desligada de los gobiernos en turno -iniciando por la selección de su primer titular- el PAN en Guanajuato simplemente decidió apretar los tiempos para dejar todo en las últimas semanas antes de la promulgación federal.

Como si se tratara de una graciosa concesión, los legisladores accedieron a 15 días de consulta concentrada en el mismo Poder Ejecutivo, y otorgar una audiencia a ciudadanos que han abanderado la causa mínima de igualar la lucha brindada en la Ciudad de México.

Parece increíble, pero la famosa congruencia que citó el dirigente panista, Román Cifuentes Negrete, es la que brilla por su ausencia con cálculos insultantes sobre los tiempos legislativos.

Si bien queda camino legal por recorrer, se trata de una medida que no deja der un contrasentido, cuando se trata de fundar una dependencia que brinde justicia lejos de los vicios de la política, las negligencias que causan impunidad y los excesos violatorios de los derechos humanos.

Serán 15 días intensos donde se espera, al menos, la posibilidad un debate directo pese a las argumentaciones que los diputados recojan del aparato oficial.

Iacip, el disfraz de la transparencia

El Instituto de Acceso a la Información Pública del Estado (Iacip), sin importar dar la espalda a lo que procura ‘la transparencia’, prácticamente respaldó al alcalde capitalino en su decisión, que llegó a imponer al ayuntamiento, de cerrar los trabajos de comisiones.

Ayer en sesión del ayuntamiento de Guanajuato, se dio a conocer que el Iacip dejó al libre albedrio del alcalde y del ayuntamiento, el abrir o no las sesiones de comisiones, a pesar de que la Constitución local es muy clara cuando establece el principio de Gobierno Abierto.

A partir de la publicación que hizo Zona Franca, la presidenta, María de los Ángeles Ducoing Valdepeña, lanzó una recomendación que se quedó corta, pues le pide al ayuntamiento de Guanajuato que cumpla lo que ya dice la ley: implementar acciones proactivas.

Y como el Iacip no le dijo qué acciones, Navarro y sus asesores decidieron aceptar la recomendación, y dar a conocer resoluciones oficiales en la Gaceta Municipal, en el portal de internet oficial. Otra vez, nada que no establezca la ley.

Esta recomendación llama la atención, sobre todo cuando Ducoing Valdepeña declaró, días atrás, que no existía un argumento jurídico para que los trabajos de las comisiones fueran cerradas.

Ahora, Ducoing cambió de opinión. Le cambio la apertura por una acción proactiva, la que sea. y hasta parece que avala los primeros síntomas de opacidad, de lo que parece será la marca del gobierno de Alejandro Navarro Saldaña.

Navarro la tuvo fácil, y como en otros temas, logró que todo el ayuntamiento aceptará la falta de apertura, incluso de los tres regidores de Morena que habían anunciado un pronunciamiento en sesión del Cabildo para que se abrieran las comisiones. A la mera hora parece que el ratón les comió la lengua.

No contento con cerrar las comisiones, y solo informar lo que cada síndico y regidor quiere, a Navarro ahora hasta se le ocurrió mandar a acordonar el salón de sesiones, quizá para no estar cerca de los medios de comunicación ni de la ciudadanía. Todos unos rockstar.

Ahora, habrá que ver con qué sale a justificar Alejandro está nueva medida, que una vez más refleja la poca apertura.

 

 

*Con la colaboración especial de Tere Segura

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.