Off the record 22 de octubre 2018

Licitación de medicinas, otra cuenta pendiente
Foto: Alex Luna

Dentro de las grandes irregularidades que quedaron impunes durante el gobierno de Miguel Márquez, sin duda está licitación de la distribución de los medicamentos del Seguro Popular. La última revelación que hizo el diario A.M. sobre la intervención -como ha sido una constante- de su compadre Rafael “El Gallo” Barba, se ha convertido en el sello habitual de desconfianza.

Pero más allá de las sospechas, están los hechos. Esto se convierten en factores fundamentales para entender la irregular operación que constituyó un descarado desfalco a las arcas públicas; todo el sexenio el debate se concentró en la irregular licitación, el sobreprecio en el servicio y la extraña reiteración en las mismas empresas proveedoras.

Claro que, en medio de todo este concierto de impunidad, el desempeño de la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas no paso de ser testimonial y en buena medida, de complicidad.

Desde septiembre del 2013, la dependencia encabezada entonces por Isabel Tinoco Torres fue requerida para revisar los términos en que el Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Contratación de Servicios, de la Secretaría de Finanzas, Inversión y Administración, contrató a las empresas Intercontinental de Medicamentos, S.A. de C.V y DIMESA.

Fernando Reynoso, director de Administración de Isapeg, mostrando las facturas pagadas a Intercontinental y Dimesa. Foto: Carmen Pizano

Dentro de las denuncias comenzó a señalarse que el gobierno de Márquez les compró a dichas empresas 325 por ciento más caro del precio normal. Pero no hubo resultado alguno.

Al final, En el 2018, el último año de la administración marquista se programaron 1 mil 878 millones de pesos para el abasto de medicamentos y material de curación del Seguro Popular. Es superior a los que se dieron en el 2016, que apenas superó los 1 mil 660 millones, y el del 2017 fue por 1 mil 240 millones.

Ahora el actual gobierno acaba de lanzar una nueva licitación. Esta será aun más ambiciosa que las anteriores, pues ahora abarcará el servicio requerido para los años 2019, 2021 y 2021. A cargo estará la Secretaría de Finanzas, Inversión y Administración ahora en manos de Héctor Salgado Banda.

Será este lunes cuando venza el plazo para que las empresas puedan realizar propuestas y participar de la convocatoria. Ahí comienza un de los retos del nuevo gobierno. Acertar en una licitación diferente, que se desmarque de una larga lista de irregularidades y sospechas.

El otro reto, claro está, es remontar otro de los grandes casos de impunidad frente al desfalco.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.