Off the record 23 de octubre 2018

Los migrantes en Guanajuato

El fenómeno migratorio ha tomado caminos insospechados. Las rutas que los trabajadores centroamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos, han cambiado en virtud de las violaciones a los derechos humanos que se comenten en territorio nacional.

Guanajuato se convirtió en parte de un recorrido obligado.

A dos días de que aproximadamente 7 mil migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala cruzaron la frontera con México, el cansancio, la debilidad y las condiciones climáticas extremas van rezagando grupos de mayor vulnerabilidad. Estos llegarían a territorio estatal donde se tiene la oportunidad histórica de ser un referente nacional.

Si algo ha faltado dentro de esta coyuntura, es el sentido humanitario de un movimiento que ha remarcado la necesidad de una identidad frente a la discriminación. Guanajuato podría, en buena medida, marcar esa diferencia con labores de asistencia que al menos marquen un cambio de voluntad política.

En menos de un mes, el contingente de andantes centroamericanos tocará suelo guanajuatense, por lo que existe tiempo necesario para desplegar la coordinación necesaria.

 

La intempestiva llegada de la Marina a Guanajuato

La Marina Armada de México ha intervenido de manera emergente en los estados y ciudades donde el crimen organizado ha logrado dominar, incluso, por encima del poder público que representan presidencias municipales y los propios gobiernos estatales. Hoy está en Guanajuato, exclusivamente en Salamanca y Apaseo el Alto gobernados por Morena.

Se trata de uno de los grupos castrenses, cuyo papel ha sido definitorio en la política bélica que emprendió el gobierno de Felipe Calderón. Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto se convirtió en una de las instituciones que, dentro de la escalada de violencia, el descrédito de las autoridades y las violaciones a los Derechos Humanos salió avante con acuerdo de trabajo con la CNDH.

El Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Armada de México advirtió en marzo sobre la intervención del crimen organizado en el proceso electoral, así como la usurpación de funciones exclusivas del Estado, en n un foro organizado sobre Seguridad y Participación Ciudadana en la Cámara de Diputados.

El contralmirante Martín Barney Montalvo, responsable de las investigaciones de la Marina, dijo que el país enfrenta un problema potencial de legitimidad, donde los capos se convierten en actores políticos de facto.

En una de sus últimas incursiones, la policía de Acapulco, Guerrero, quedó bajó el mando de la Marina y de la Policía Federal. Este cambio de mando se realizó luego de detener a dos mandos municipales y al director de tránsito por sus presuntos nexos con la delincuencia organizada.

Esa es la corporación que al inicio de la administración estatal de Diego Sinhue Rodríguez y de las municipales de Apaseo el Alto y Salamanca interviene en Guanajuato. Sin mayores informes, la Marina llega a la entidad con una consigna de atención ciudadana que desconcertó a propios y extraños.

Lo cierto es que dentro de la violencia que registra el estado, la corporación que aun no intervenía era la Marina. Lo peculiar es que lo haga en dos municipios gobernados por Morena. Aun sin mucha información oficial, las labores de coordinación entre las corporaciones de seguridad siguen sin dar la certidumbre que se espera.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.