Off the record 24 de octubre 2018

Ayala, Morena y el diálogo sin rumbo
La Marina ya se dejó ver en las calles de Salamanca. Foto: Especial

 

La reunión resultó polémica para más de uno. Los legisladores de Morena se encontraron con el gabiente de seguridad compuesto por el Secretario de Gobierno, Luis Ernesto Ayala Torres, el Secretario de Seguridad Pública, Alvar Cabeza de Vaca, y el Procurador General de Justicia, Carlos Zamarripa Aguirre.

La señal fue por demás negativa. La cita con los funcionarios estatales se ido tan sólo un día después de que el Congreso del Estado dejara pasar sin debate la permanencia de Zamarripa en su cargo. Un movimiento que se dio sin la mínima oposición pese a las reiterados rechazos que encabezó el coordinador Ernesto Prieto Gallardo.

Pero la realidad es que no hubo un objetivo claro. Durante sábado y domingo las críticas a los morenistas por la encerrona fuero una constante, pero la verdad es que estas fueron completamente gratuitas. No había un fundamento para la reunión ni siquiera para sus interlocutores.

No hubo ni acuerdos, pero sí un esteril encuentro en las vísperas que temrinaría por alimentar el panorama de descoordinación que Guanajuato padece desde hace ya algunos años.

Justo dos días después de efectuada esta reunión, la Marina Armada anunció oficialmente su llegada al municipio de Apaseo el Alto, un municipio gobernado por Morena que saltó al escenario nacional por vivir tres ejecuciones de servidores públicos; un candidato, un jefe policiaco estatal y el director de tránsito.

Estos cuerpos castrenses llegaron como parte de una gestión particular que difícilmente no tiene sus nexos con la procedencia partidista. Esto lo refuerza las declaraciones de la alcaldesa de Salamanca -también de Morena- Beatriz Hernández, quien anunció que la Marina también llegaría a su ciudad.

Visto lo anterior cabe preguntarse dónde quedó la capacidad política de la Secretaría de Gobierno encabezada por Ayala Torres, para buscar la concordia. También para el análisis, el tacto de los representantes de Morena quienes, sin un objetivo fijo, se prestaron para la fotografía cordial de un encuentro con los representantes de la estrategia fallida.

 

Zamarripa, vender la eficiencia ¿en serio?

La publinota fue difundida en Excélsior pero también en el portal de Televisa. No faltaron páginas de Facebook sin autor, que les dieran difusión

 

En medio de los llamados para fundar una Fiscalía General del Estado, que deje de lado los vicios de un procuraduría que se ha contaminado con los intereses políticos, el desdén por las víctimas y la inoperancia frente al sistema de justicia, surge un artículo sin autor que pretende vender la eficiencia de una figura como Carlos Zamarripa Aguirre.

No es para dejar de lado, el hecho de que dicha publicación haya sido compartida, incluso, en las redes sociales de la Procuraduría General de Justicia y demás brazos operativos. El autobombo de su titular, en medio de un descrédito público, es inaudito.

Los argumentos empleados son de antología. Una eficiencia financiera es enaltecida como si se tratara de una administración autónoma. Además se quiere convencer de que su titular ha transitado por diferentes cargos como la más burda de las campañas personales.

Lo increíble es que se trata de una campaña, sino pagada, sí acordada para preparar el terreno de un debate público que entre varias cosas, se centra en retirar un pase automático para un funcionario que lleva la friolera de nueve años al frente de la procuración de justicia.

¿Quién está detrás de esta campaña que comienza sus pasos en medios de comunicación como Televisa y Excélsior? ¿Contemplan informerciales para defenderde en un debate tan necesario como crucial?

Las consignas para retirar un inefable pase automático son ya una realidad y a nivel nacional fue una de las prioritarias modificaciones. Es por ello que resulta increíble que esta suerte de estrategia mediática se centre en un terreno completamente perdido.

Se trata de técnicas sólo conocidas en figuras como el exvocero Enrique Avilés Pérez, quien campeonó como vendedor de causas perdidas como la candidatura presidencial de Miguel Márquez, muy a costa del presupuesto público.

La controversia por la Fiscalía General de Guanajuato, esa es la realidad, se centra en una institución sólida en la que la promoción personal no cabe. Carlos Zamarripa no cabe después de nueve años de una gestión vulnerada por sus propios resultados.

 

 

*Con la colaboración especial de Carmen Martínez

1 comentario
  1. antonio dice

    El nombre de Zamarripa Aguirre y cabeza de vaca, ha sido cuestionado, porque para los gobernadores y secuaces, en turno los han publicitado, como convenientes, para ellos, porque la procuraduría y seguridad pública, han estado a su servicio, aún actuando contra la ley, las carpetas de investigación si son autorizadas se trabajan o se archivan, es la concecuencia que criminales libres, inocentes en la cárcel, pero para el resto de los guanajuatenses,significan el monumento a la ineficacia y a la impunidad, ya es inocultable sus nexos con los carteles que pelean en gto, usuario protección que estos funcionarios les proporcionan, y que Zamarripa se ha convertido en pupilo y empleado de los gringos a través de su patrón Tobin bradley, así que a estos funcionarios lo que menos les importa es Guanajuato y sus habitantes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.