Off the record 9 de noviembre 2018

Un estadio se quedó sin equipo y una inversión publica volando
El estadio Domingo Santana. Foto: archivo

Ante la tristeza que embargó al medio beisbolero en León, muy pocos se pusieron a pensar en todo lo que quedó en el aire, temas que están aún latentes y que son la base de la crisis que sacuden a los Bravos de León.

Algo así como la inversión de 26 millones de pesos que hicieron conjuntamente el municipio y el estado para darle una buena “chaineada” al Domingo Santana, que a pesar de ser el parque con menos aforo de la Liga Mexicana de Béisbol ocupó una poca de pintura, una poca de resanada, la colocación de butacas, la reparación del alumbrado, la colocación de pasto, entre muchas cosas.

Aún cuando existieron detalles como la estructura que se cayó en la serie del regreso o los focos que no prendieron ante los Diablos en la reinauguración, el dinero ahí estuvo y las voluntades también.

Hoy un proyecto, un contrato que estaba firmado para ocho años con sus respectivas revisiones queda también en el aire y aunque la gente de Comude salió al quite y negaron estar defraudados, creo que en realidad los dejaron “vestidos y alborotados” como a toda la afición.

El doctor Antonio Rivera Cisneros trató de explicar que la renovación estaba planeada, pero la pregunta es si hubiera sido de la misma magnitud sin los Bravos.

Hoy la inversión de 26 millones de recurso público está ahí en un estadio sin equipo, por un tiempo hasta ahora indefinido.

 

Navarro y sus contrataciones ilógicas

Como dice aquel refrán “lo que no has de ver, en tú casa lo has de tener”, el alcalde de Guanajuato, Alejandro Navarro Saldaña llegó a la presidencia municipal de Guanajuato, que tanto añoró, y ya dio sus primeros malos pasos.

Ludovico Mata Vega, ex funcionario de la administración pasada conocido por no haber podido resolver el problema de basura, por un escándalo de tráfico de influencias, por haber renunciado, recontratado y vuelto a renunciar, fue rescatado por Alejandro Navarro al darle un lugar en la nómina de la actual administración municipal.

Navarro cayó en lo que tanto criticó, cuando era diputado, cuando afirmó que la recontratación de exfuncionarios como Ludovico Mata, era pura corrupción.  Por eso es mejor mantener la boca cerrada, porque como dicen, en boca cerrada, no entran moscas…

La explicación es que es, sino pariente, si muy amigo del alcalde capitalino, pues cuando Ludovico renunció de manera “voluntaria” por segunda vez de la administración municipal pasada, evitó que se aplicará una multa de tránsito a un conductor alcoholizado, que conducía una camioneta propiedad del ahora alcalde Alejandro Navarro, en la que él también viajaba en estado de ebriedad.

Ludovico tripulaba la camioneta con placas sobre puestas de Alex Navarro, por lo que el asunto no se aclaró a cabalidad, pues el asunto no debió de quedar zanjado simplemente con el despido de Mata Vega.

Pero eso ya es historia, lo que ahora habría que aclarar es la relación de Mata Vega con “Alex”, pues se recuerda que Ludovico fue blanco de las críticas de la entonces regidora Samantha Smith Gutiérrez y del entonces diputado Alejandro Navarro, por su trabajo al frente de la dirección de Servicios Municipales, cargo del que finalmente fue despedido.

¿Cómo, quien apadrina a Ludovico?, como es que ahora es de la banda, digo equipo de Alejandro Navarro.

El aún flamante presidente municipal dice que Ludovico es muy buen contador, y que por eso se le dará cabida en la actual administración municipal; será para contar cuentos, porque en los países del primer mundo si te detienen borracho manejando no solo te despiden de la administración pública sino que puedes terminar en la cárcel y más si manejas un vehículo con placas sobre puestas.

 

 

*Con la colaboración especial de Tere Segura y Octavio Zúñiga

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.