Por abuso de patrimonio, Guanajuato podría perder título de Ciudad Patrimonio

Guanajuato, Gto. En la ciudad de Guanajuato se ha abusado del patrimonio, con la complacencia de las autoridades municipales, que a lo largo de los años han permitido afectaciones con la proliferación de comerciantes ambulantes y la colocación de elementos como terrazas, antenas y construcciones.

Así lo refirió el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), David Jiménez Guillén, quien advirtió que de continuar con este abuso, Guanajuato podría entrar al listado de ciudades que están en riesgo de perder el título de Ciudad Patrimonio que otorga la Unesco.

En entrevista, luego de la charla que ofreció en el marco de la conmemoración de los 30 años de que la capital recibió este título, admitió que podría haber un llamado de la Unesco a las autoridades por la falta de regulación, cuidado y conservación del patrimonio.

“No hemos llegado a ese punto, pero en la medida que paulatinamente se hace abuso del patrimonio, a través de la prestación de servicios, de colocación o uso de azoteas, y otros elementos, en conjunto, sí puede llegarse a un llamado por parte de la Unesco”.

David Jiménez dijo que las afectaciones que ha tenido el patrimonio de Guanajuato capital obligarían a llegar al grado de retirar aquellos elementos que impactan la imagen urbana, y que las administraciones han permitido, “como estructuras, azoteas, tinacos, antenas, y techumbres”.

El delegado del Centro INAH Guanajuato, comentó que en el caso específico de las llamadas terrazas, se ha vuelto un problema importante porque se ha autorizado su funcionamiento sin que se tome en cuenta las afectaciones y sin que exista un reglamento para su regulación, que permita tomar las mejores decisiones.

“Cada semana tenemos solicitudes para construir terrazas o hacer uso de azoteas, y las hemos rechazado. A la semana por lo menos tenemos una y al mes unas tres. Las estamos rechazado por que no existe regulación por parte del municipio, y es lo que tenemos que trabajar”.

Jiménez Guillén aclaró que el INAH no está en contra de las terrazas, pero si existiera un reglamento sería más fácil su regulación, pues quedaría establecido bajo qué condiciones sí se pueden autorizar.

En este sentido, aseguró que el INAH buscará trabajar de manera conjunta con el municipio y el estado, para revertir las afectaciones que se han causado al patrimonio, “ya no más autorizaciones, sino regular lo que ya está”.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.