Retos del voto extraterritorial, 2

Culmino este tema, que inicié hace una semana con motivo de la realización del foro “Rompiendo fronteras: avances y retos del voto extraterritorial”, por parte del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM).

Decía que, al final, 11 mil 551 guanajuatenses (58.4% hombres y 41.6% mujeres) con credencial para votar (CV) —emitida fuera o dentro del territorio nacional— se dieron de alta en la lista nominal de electores desde el extranjero. La cantidad de electores inscritos en la lista nos dio muchos ánimos, y los tres meses previos a la elección concentramos nuestra campaña en la promoción del voto efectivo mediante el retorno de las boletas-voto por parte de los votantes. A todos ellos se les hizo llegar mediante paquetería privada e internacional un sobre postal que contenía las tres boletas para la presidencia, la senaduría y la gubernatura. Además, se incluían tres sobres tamaño carta para que el votante introdujera cada boleta —que al ser cruzada se convierte en voto— en el sobre correspondiente, cerrándolo con el pegamento de la solapa para garantizar su secrecía. Los tres sobres voto cerrados se debían introducir en otro sobre mayor, que el votante debía reenviar mediante la misma paquetería. Todo desde el domicilio del votante. Todos los paquetes postales de retorno se recibieron en una bodega del INE en Tlalpan, donde se extrajeron los sobres-voto —que se mantuvieron cerrados— y se almacenaron. Todo hasta su cómputo final en mesas de cómputo —16 para Guanajuato— que se montaron en las instalaciones del ITESM campus CdMx.

Los 4,826 votos que se computaron el 1 de julio significaron un 41.8% de participación electoral, una cifra sensiblemente más baja de lo que esperábamos. A nivel nacional la votación presidencial representó un 54.3% de votos recibidos. De las siete entidades con elección de gobernador y voto en el extranjero, la ciudad de México tuvo la mayor participación, con 72.8%, seguida de Morelos con 52.8%, Jalisco con 51.8%, Puebla con 45.6%, Chiapas con 43.5%, y Guanajuato con el 41.8% mencionado. Esto llamó mucho la atención de los asistentes al foro, porque con frecuencia nuestra entidad y su instituto eran referidos como ejemplo de buenas campañas de difusión y acercamiento con las agrupaciones de migrantes, en particular en las reuniones mensuales del grupo de trabajo INE-7OPLE que se estableció desde noviembre de 2017.

La explicación no es simple y se requiere de una investigación formal sobre el tema, que en efecto se va a realizar entre el INE y los OPLE (Organismos Públicos Locales Electorales), pero aventuro algunas ideas:

1) El perfil de los migrantes no es el mismo en las diversas entidades de origen: los originarios de la CdMx tienen mayor educación y se desempeñan en empleos calificados, mientras que los paisanos guanajuatenses aún se vinculan a actividades manuales, poco demandantes de calificación;

2) La formación de ciudadanía activa tiene una amplia tradición en la CdMx, pero curiosamente los emigrados chilangos no se organizan en clubes y federaciones, mientras que los paisanos abajeños están organizados en clubes de oriundos;

3) el procedimiento para la emisión del voto por vía postal es todavía demasiado complejo para los paisanos, y hay que invertir tiempo y cuidados que muchas veces son escasos; etcétera.

Haciendo un balance de esta primera experiencia, el IEEG hizo llegar al INE algunas recomendaciones, que fueron discutidas con líderes migrantes. Destaco las siguientes:

1) Crear un grupo interinstitucional de evaluación para diagnosticar y replantear opciones;

2) Homogenizar los requisitos que los consulados solicitan a la ciudadanía para el trámite de la CV, y que no se aplique la jurisdicción territorial de cada consulado;

3) Incorporar a personal del INE dentro de los consulados mexicanos en EUA con mayor demanda;

4) Que la activación y/o confirmación de la CV, así como la confirmación de la solicitud de registro a la lista nominal puedan descargarse en formato PDF;

5) Elaborar un estudio de carácter cuantitativo y cualitativo con el objetivo de conocer las causas de la participación y la abstención electoral desde el extranjero;

6) Proponer las modificaciones legales necesarias en esta materia, con el objetivo de facilitar el procedimiento de la credencialización en el extranjero;

7) Que el INE cree su Unidad Técnica del Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero (VMRE) para que las actividades sean de carácter permanente;

8) Analizar la opción del voto electrónico por internet, proponiendo modificaciones legales para facilitar su implementación, seguridad y bajo costo;

9) En la modalidad postal se sugiere que el votante reciba un acuse de recibo cuando su sobre-postal-voto llegue a la CdMx;

10) Implementación permanente de programas de educación cívica para mexicanos en el extranjero;

11) Fortalecer la figura del observador electoral migrante que propuso el IEEG;

12) Mejorar los mecanismos de coordinación entre los responsables del VMRE de los OPLE y el INE;

13) Auditar la aplicación móvil del VMRE, con el objetivo de mejorar su eficacia para el registro exitoso a la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero;

14) Instalación del mayor número posible de casillas especiales en los distritos electorales cercanos a los cruces fronterizos entre México y Estados Unidos.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.