Suplementos alimenticios: legales, eficaces, seguros y ¿necesarios?

Por: Jesús Núñez Rodríguez*

 

Actualmente, el consumo de suplementos para mejorar el rendimiento deportivo o modificar la composición corporal se ha extendido ampliamente en la población general, pues existe la creencia de que su utilización puede compensar las deficiencias derivadas de los malos hábitos alimentarios.

Las prácticas de suplementación son muy variadas entre deportistas y población en general, aunque en ambos casos refieren utilizar una gran cantidad de suplementos de forma simultánea y en dosis muy elevadas en comparación con la ingesta diaria recomendable para su edad y género.

Indudablemente, los suplementos pueden ayudar a mejorar el rendimiento deportivo, sin embargo, existe muy poca regulación al respecto y ello permite que sean utilizados de forma indiscriminada y por recomendaciones empíricas. En este sentido, lo que realmente es necesario es la presencia de un profesional de la salud que con evidencia científica defina si realmente es indispensable su uso y bajo qué condiciones, y además pueda supervisar la evolución de la persona y evitar que se  presenten riesgos a su salud.

También es cierto que para que los efectos de un programa de suplementación sean sostenibles a lo largo del tiempo, debe trabajarse la modificación de hábitos  alimentarios de forma profesional. Por otra parte, a la luz de la evidencia científica muchos suplementos han demostrado ser ineficaces o incluso perjudiciales para la salud, o bien, aun no existen estudios que demuestren su efectividad o los que existen no muestran resultados concluyentes.

Si una persona lleva una dieta correcta, ésta le aportará las cantidades suficientes de macro y micronutrimentos para mantener su salud en óptimas condiciones, aunque existen escenarios donde la alimentación no es suficiente y es apropiado suplementarse, pues el estado fisiológico o la intensidad del entrenamiento así lo requieren. Para obtener los efectos esperados es necesario individualizar los protocolos de suplementación de acuerdo con las características de cada persona, así como utilizar solo aquellos que cuenten con suficiente evidencia que demuestre efectividad, seguridad y legalidad, pues muchas personas utilizan suplementos validados, pero lo hacen sin seguir las pautas correctas para garantizar su eficacia.

Por su parte, las manipulaciones de la alimentación pueden tener tanto influencias positivas como negativas sobre el rendimiento deportivo, por lo que al hablar de alimentación debemos acercarnos a un profesional que conozca el sistema energético que se está utilizando durante la práctica de ejercicio físico, para así tener una visión clara de los sustratos de donde se obtiene la energía y contribuir a que el organismo cuente con los nutrimentos correctos en el momento correcto.

Finalmente, para considerar el uso de suplementos en la alimentación, es necesario tener en cuenta estos tres factores.

  • Economía: En ocasiones, los suplementos nos ofrecen una alternativa más accesible económicamente de disponer de los nutrimentos, aunque generalmente la disponibilidad de los mismos es mayor cuando provienen de su fuente natural. Para el caso de poblaciones que no tienen acceso a ciertos alimentos, personas que son alérgicas, o cuando la demanda no se puede cubrir solo con la alimentación, la suplementación es una alternativa imprescindible.
  • Practicidad: El ritmo de vida acelerado muchas veces impide seguir adecuadamente una dieta correcta y para mantener el apego en cantidad y calidad, los suplementos podrían representar una alternativa conveniente para que la dieta contenga el equilibrio necesario, además de insistir en la modificación de hábitos para que la alimentación sea lo más natural posible.
  • Timing: En la práctica deportiva, aunque podamos adquirir los nutrimentos de su fuente natural, frecuentemente se recurre al uso de suplementos que desempeñen la misma función, pero cuya digestión, asimilación y disponibilidad, sea más rápida y eficaz.

Con relación a lo anterior, podemos percatarnos de que en ocasiones específicas la suplementación es necesaria, pero más necesario aún es que siempre sea bajo la recomendación de un profesional de la salud y la alimentación como es el Nutriólogo, para que verdaderamente existan beneficios en el rendimiento, la salud y la composición corporal.

 

*Jesús Núñez Rodríguez es licenciado en Nutrición por la Universidad de Guanajuato. Maestrante en Ciencias del Deporte por la Escuela Nacional de Entrenadores Deportivos.
Miembro del Colegio de Nutriólogos de León A.C.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.