Un suplicio para los leoneses, circular por prolongación del Paseo de los Insurgentes en época de lluvias

León, Gto. Circular a través de la prolongación del Paseo de los Insurgentes en esta temporada de lluvias se ha vuelto todo un peligro, ya que hacerlo es recorrerlo a vuelta de rueda y exponerse a los encharcamientos y baches, mientras que los peatones arriesgan sus vidas al evitar las banquetas enlodadas y caminar por la inundada vialidad.

Fotos: Jorge Hernández

Durante estos días las lluvias han causado estragos principalmente al sur de la ciudad, pero la zona que comprende el cruce del bulevar Campestre, hasta el monumento de La Antorcha, rumbo a la salida a Lagos de Moreno, no se ha exentado de sufrir afectaciones y que las malas condiciones generadas por los aguaceros caídos en el camino entorpezcan la fluidez de la circulación.

Son al menos tres kilómetros donde en diversos sectores se localizan desniveles donde se forman grandes encharcamientos, así como algunos baches sobre ambos carriles de la vialidad, de Barranca del Refugio a Cumbres del Campestre, hasta el Fraccionamiento Portón Cañada, se puede ver la destrucción.

En un recorrido que este medio realizó se pudo constatar que hay tramos del bulevar donde el agua se estanca y que la ancha banqueta ubicada del lado derecho, de nada sirve a los peatones ya que la terracería luce encharcada y enlodada.

 

Falta de mantenimiento, el peligro

Durante las mañanas, el tráfico en la zona se acumula debido a los cientos de padres de familia que llevan a sus hijos a las distintas escuelas que hay por los alrededores, así como los que salen de la ciudad y que deben circular a lenta velocidad por los encharcamientos generados por las lluvias.

Vecinos de la zona afectada aseguraron que lo que ocurría se debía a la falta de mantenimiento en la vialidad por las autoridades y que el nivel del agua que se acumuló en la prolongación alcanzó hasta la banqueta.

En la zona principalmente circulan vehículos pero los transeúntes que lo realizan también se ven implicados en bajarse de la banqueta y caminar por el carril de circulación debido a los tramos de difícil acceso que hay por los pastizales.

Los deterioros se mostraron cuando dejó de llover y el agua comenzó a bajar de nivel, sin embargo cuando esta tarde de jueves se realizaba el recorrido, la lluvia se dejó caer y fue posible observar que el nivel iba a aumentar mientras los automovilistas desaceleraban ante la formación de nuevos charcos.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.