- Publicidad -
jueves, abril 15, 2021

A diferencia de otras empresas, Disney se queda con el 80% de las ganancias en streaming.

Con el ascenso de las plataformas de streaming entre los servicios más solicitados en hogares de todo el mundo, la empresa Disney ha logrado sacar provecho, más que los demás porque resulta que el estudio se queda con el 80% de las ganancias de shows y películas, dejándole el 20% restante a estrellas y demás beneficiarios. Logra hacer esto al clasificar de manera tramposa sus ingresos como “formato casero”, utilizando una cláusula de contrato que generaron a través de la introducción del formato VCR.

Una de las personas que no se encuentran contentas con el contrato y modalidad de Disney, es Bill Nye, la estrella detrás del programa de Bill Nye Science Guy quien demandó a la empresa en el año 2017. La demanda generada en la corte superior de Los Angeles, Nye argumentó que los costos de distribución actual de otras plataformas como Netflix o Amazon son mínimos, a comparación de Disney quienes toman más dinero sin justificación alguna.

La demanda lleva un proceso lento y apenas este mes, un juez comenzó a tomar partido a favor de Disney. El juez David Cowan mencionó que el contrato que Bill Nye firmó con el estudio en el año de 1993 permite a este clasificar al streaming y las descargas como “formato casero” y así, seguir quedándose con el 80% de las regalías. En el caso de Nye las cosas son peores. Los ingresos estaban arreglados por parte de un 50% y 50% entre la compañía y los productores del show. Bajo la nueva normativa del contrato por parte del estudio, el 90% por ciento del streaming e ingresos de descargas se quedan con Disney, sólo el 10% va a los creadores del show y tras deducción de costos

Los abogados de Nye están preparando un contra argumento con el juez.

Esto es una situación draconiana por parte de los estudios hacia los artistas, saben que el dinero viene de parte de Netflix, tratar de justificar un lanzamiento en plataformas como formato casero no tiene justificación” declararon.

Esto también preocupa a otros abogados en el tema quienes aseguran que Disney está alterando las formalidades de su contrato cuanto estos precedían la época del streaming.

“Estos streamers están pagando las ofertas de primera ventana a productos que usualmente generan las ganancias primordiales del sistema, esto debería alarmar a los artistas y a la gente que hace películas, porque es obsceno”.

Más noticias

Comentarios

spot_img