- Publicidad -
martes, octubre 26, 2021

Científico de la UNAM pionero en la innovación de espumas metálicas busca renovar la moneda mexicana

Con información de la Academia Mexicana de Ciencias

Ciudad de México. Las propiedades y aplicaciones de las espumas metálicas han sido estudiadas recientemente por investigadores en todo el mundo. Su notable absorción de energía al impacto, permeabilidad y propiedades acústicas han despertado el interés de la comunidad científica, entre ellos el doctor Ignacio Figueroa Vargas, del Departamento de Materiales Metálicos y Cerámicos del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM.

El investigador originario de Michoacán destacó que los metales pueden ser espumosos, y al ser sometidos al proceso adecuado es posible crear una matriz sólida de metal con huecos vacíos  llenos de líquido. Por lo cual actualmente se habla de espumas metálicas de poros abiertos o de poros cerrados.

El ganador de Premios de Investigación de la AMC 2018, en el área de ingeniería y tecnología, doctor Ignacio Alejandro Figueroa Vargas, quien muestra en su laboratorio una espuma metálica, uno de los importantes materiales del futuro en diversos sector. Foto: AMC

En cualquiera de las dos versiones, este material es un sólido altamente poroso, aunque para ser considerado espuma debe tener una porosidad mayor al 50% de su estructura.

“Estos materiales nacieron de la ciencia básica y de la necesidad de estructuras más resistentes y más ligeras. Pero la demanda va más allá de que tengan una baja densidad, también es deseable que cuenten con otras propiedades como el aislamiento térmico y acústico.” Comentó el también ganador de uno de los Premios de Investigación de la Academia Mexicana de Ciencias 2018, en el área de ingeniería y tecnología.

Doctor del programa de Ingeniería en Materiales por la Universidad de Sheffield en Reino Unido, Figueroa Vargas ha logrado un importante avance en materia de innovación y desarrollo de materiales metálicos, registrando a la fecha ocho patentes ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual.

Una de sus patentes tiene estrecha relación con la innovación en los procesos de manufactura de espumas de magnesio puro con uso como captores de CO2. Esta espuma tiene una porosidad del 75% con un tamaño considerable por poro de 0.5 a 3 milímetros, cualidad que  le otorga al material una excelente capacidad de absorción.

Las esponjas con las que trabajan en el laboratorio son estructuras metálicas lo suficientemente porosas para ser utilizadas en calderas industriales para así mitigar el daño de la industria al planeta, mismo que tiene fuertes efectos en el aumento del calentamiento global. Este desarrollo le mereció a Figueroa Vargas el Premio Nacional de Energía Sustentable en 2015, otorgado por la Secretaría de Energía.

Una espuma metálica (en la imagen) es un sólido altamente poroso y para que sea considerado como espuma debe tener una porosidad por arriba del 50%. Este material puede ser utilizado en los sectores automotriz, de la construcción, incluso en el de la joyería, entre otros. Foto: AMC

Además, el investigador ha contribuido en la producción de espumas metálicas sin el uso de materiales de sacrificio o agentes espumantes, lo cual abarata el proceso de producción. El proyecto fue llamado “Procedimientos de fabricación intrínsecos de espumas metálicas de Al-Cu-Fe y productos obtenidos” y fue el primer artículo de su tipo en una publicación internacional con registro de patente.

Figueroa Vargas es hasta el momento el único investigador mexicano que ha producido de manera experimental un vidrio metálico en bulto partiendo de una alineación binaria con dimensiones superiores a 1 milímetro de diámetro.

Su proyecto más destacado, según el mismo, ha sido con el Banco de México, con quienes trabajó para fabricar nuevas aleaciones y procesos para la moneda mexicana. Este proyecto concluyó en la generación de un nuevo cono monetario  (que hace referencia a la forma de la moneda, la composición, el grabado, la aleación para un conjunto de monedas que existen y circulan simultáneamente en un país y que se describen en orden ascendente o descendente).

“Nosotros no nos encargamos del diseño, sólo de la caracterización física, química y mecánica de las aleaciones”, precisó.

De aplicarse la tecnología desarrollada y entregada al Banco de México, cada moneda con la que se realice cualquier transacción económica en pesos, en México y el mundo, tendrá detrás de sí un desarrollo tecnológico generado dentro del laboratorio del investigador.

 

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img