- Publicidad -
domingo, junio 13, 2021

Pedalea Uruguayo por Guanajuato; lleva cinco años rodando rumbo a Alaska

Irapuato, Gto.Después de cuatro años y tras haber hecho una pausa en el estado Veracruz debido a la pandemia por COVID-19, tiempo en el que escribió su primer libro ‘Un viaje por América en Bicicleta’, el ciclista uruguayo Tabaré Alonso sigue su camino rumbo a Alaska.

Esta semana llegó a Guanajuato, y después de probar la cajeta en Celaya y pernoctar en Salamanca, aterrizó este miércoles en Irapuato.

En su bicicleta solo carga lo necesario: una brújula, mochila con un poco de ropa; un morral donde guarda su libro en el que narró sus aventuras, con más de 30 mil kilómetros recorridos y una travesía por los 15 países que ha cruzado.

También guarda una cobija, un tenedor, cuchillo, un termo, un par de patitos de hule, una muñeca María, llaveros y algunas pulseras para vender y poder sobrevivir.

Junto a él, viajan tres jóvenes de México, dos de ellos dispuestos a dejarlo en Tijuana para nuevamente cruzar México y dirigirse al sur. El tercer aventurero, es un estudiante de mecánica automotriz del estado de Hidalgo, quién lo único que sabe es que no quiso dejar pasar la oportunidad.

La historia

Tabaré Alonso pertenece a un pueblo llamado José Enrique Rodó, en Uruguay, donde creció, estudió y se empleó en el área de sistemas de una empresa, y aunque siempre se acercó a lo que le gustaba, su sueño, era sentirse libre y vivir en un lugar diferente cada día.

Foto: Laura Villafaña.

“Esto partió como un sueño, un proyecto para mí, para conocer, vivir. Cansado un poco de la rutina, agobiado un poco de los apegos innecesarios que tenía, y dije: ¿cuándo me va a tocar a mi, vivir mis sueños; quería dejarlos de ver a través de los ojos de los demás y quería vivir esto”.

El año pasado, la contingencia por COVID- 19 lo obligó a detener su viaje, y sin opción de poder regresar a su natal Uruguay, fue que escribió su primer libro.

“El último año no pude pedalear por un tema de respeto de Covid ,pero bueno aproveché para escribir el libro que habla de las aventuras, de las cosas malas que han sucedido transformadas en buenas.

Iba a regresar, estaba en Veracruz, me compré el pasaje, antes de que falleciera mi padre y cerraran los aeropuertos. No pude regresar a mi país, fue un momento de tristeza, soledad, pero trate de canalizar y sanar, y fue cuando pude terminar de escribir y palpar historias y aprendizajes muy sencillos en mi libro”.

Su meta es llegar hasta el último pueblo de Alaska.

“En eso estamos cumpliendo nuestros sueños, en Alaska no hay nada, simplemente es un punto es el norte y cuando me pierdo, que no sé qué hacer o no sé porque lo estoy haciendo, veo la bruja y digo tener un norte, un objetivo para no olvidar porque salí en bicicleta, y es simplemente conocer”.

El viajero aceptó que tuvo miedo de adentrarse en México, pero aseguró que no viajar más que con lo necesario, puede alejar el mal.

No obstante, es preciso señalar que fue en la ciudad de México, donde Tabaré y sus acompañantes fueron blanco de la delincuencia, tras el robo de su bicicleta, sus cámaras y equipo de uno de los aventureros, que documenta el viaje.

Atraviesa el país con mexicanos

Tabaré Alonso se dirige a León, Guanajuato, municipio al que llegará con una integrante más, una mujer ciclista de Puebla que decidió unirse a la aventura, que además comparte con otros tres mexicanos.

Uno de estos jóvenes es de la Ciudad de México, Gerson de ‘Diarios de Bici y Cleta’, quien tiene un par de años montado en su bicicleta, recorriendo México, y su sueño es ir al sur y documentar su travesía, pero decidió dirigirse al norte para acompañar a Tabaré Alonso.

“Yo voy Argentina, yo tenía todo pero deje todo para comenzar el sueño y la aventura y quiero hacer un documental de estos contrastes que tiene mi país. Guanajuato es hermoso y aquí en Irapuato queremos probar las fresas”.

Otro de los ciclistas tiene solo 20 años, su nombre es Antonio Ortiz, es fotógrafo y su objetivo es capturar cada rincón del país, en un proyecto que tituló ‘Al norte de México’.

Se empleaba en un mercado hasta que se enteró de la visita de Tabaré Alonso a la Ciudad de México, y con un sueño de recorrer México, y otros países en bicicleta, decidió conocer al uruguayo.

Antonio quiere viajar a Chile.

“Dejamos a Tabaré en Tijuana y ya estamos planeando la ruta para bajar, él va a Argentina y yo voy a Chile”, explicó.

El tercer ciclista, Jesús Estrata de la página ‘Bici Tando’, y es un joven estudiante de mecánica automotriz.

“Me uní al viaje hace doce días, cuando me enteré que Tabaré junto a los otros compañeros llegaron a Tula, Hidalgo. Estuve rodando con ellos un par de kilómetros y fuimos a Huichapan, Hidalgo, llegamos a Querétaro y ahorita en Guanajuato”.

El plan de Jesús es una ruta en bicicleta por México de frontera a frontera. Aunque tiene dos años practicando ciclismo, es su primera vez en un viaje largo de más de un día.

Los ciclistas acampan en la Zona Centro de cada ciudad, recorren entre cada municipio aproximadamente 85 kilómetros que distribuyen en ocho horas: cuatro por la mañana y cuatro por la tarde.

Tabaré Alonso pretende llegar a Silao, León, Lagos de Moreno, Aguascalientes, San Luis Potosí, Tamaulipas, Nuevo León, Zacatecas, Coahuila, Durango, Chihuahua, Sinaloa, Sonora, y en Baja California cruzar a Estados Unidos.

Más noticias

Comentarios

spot_img