- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

Instrumentos de la NASA observan un enorme agujero en la superficie del Sol

El Sol ha comenzado el año 2015 presentando un fenómeno inusual en su superficie: un enorme agujero coronal cerca del polo sur y que se percibe como una enorme área oscura

La imagen del agujero coronal del Sol fue capturada el 1 de enero 2015 por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés). Los agujeros coronales señalan regiones de campos magnéticos solares cuyas líneas se dispersan en el espacio interplanetario, en vez de cerrarse, según han informado ayer sábado medios de comunicación.

Las partículas de estos campos magnéticos pueden salir del sol y dispersarse en el espacio en lugar de quedar atrapadas cerca de la superficie. Las partículas atrapadas pueden calentarse y arder, como se puede ver en la imagen, mientras que las partes de la corona donde las partículas han dejado el sol, el brillo es mucho más tenue y la zona se percibe oscura.

Los agujeros coronales fueron captados por primera vez en las imágenes tomadas por los astronautas en la estación espacial Skylab de la NASA en 1973 y 1974. El agujero en la corona polar, que es una peculiaridad del sol, puede permanecer visible durante cinco años o más.

El material que fluye del sol hacia el exterior se llama viento solar, que sopla típicamente a alrededor de 400 km por segundo. Sin embargo, cuando un agujero coronal está presente, la velocidad del viento puede doblarse y alcanzar casi los 800 kilómetros por segundo.

Sin embargo, especialistas del Grupo Amateur de Meteorología Espacial afirman que el efecto de los agujeros coronales, (algo llamado “las CIR”) es casi literalmente “una SUB-tormenta solar”; el término “sub”, implica inferior, así que no hay espacio para la alerta.

CIENCIA VS CREENCIA

Foto: NASA
Foto: NASA

Un agujero coronal es un fenómeno común y totalmente natural que sucede en el Sol de vez en cuando, explica el Grupo Amateur de Meteorología Espacial en su página en Facebook: Durante el año anterior 2014, tuvimos varios agujeros coronales de este tipo de tamaño durante varios días.

Los agujeros coronales aparecen y desaparecen a la vez que pueden ir cambiando de forma mientras evolucionan. Estos agujeros coronales tienen la parte única parte negativa aunque no muy importante, es que estos aceleran el viento solar.

En situaciones normales el viento solar puede estar entre 300 y 400 km/s cuando esté llega a la magnetosfera terrestre. Cuando se está bajo la influencia de un agujero coronal estos valores pueden llegar a alcanzar los 700 km/s o incluso llegar a los 800 km/s.

Esto lo único que provoca es que cuando el viento solar golpea la magnetosfera terrestre, al ejercer esté más fuerza contra nuestro campo geomagnético terrestre, crea mayor perturbación, provocando así una leve tormenta geomagnética. No obstante estamos ante un evento de tan poca consideración que su efecto final (tormenta geomagnética), prácticamente ni se hace notar.

Resumiendo, podemos decir que se trata de un evento de bajo riesgo pero sí que hay que llevarle un seguimiento de como evoluciona.

Con información de Hispantv y agencias

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img