- Publicidad -
sábado, marzo 6, 2021

Karol Józef Wojtyła un político bajo estampa religiosa.

Karol Józef Wojtyła fue un sacerdote polaco de un país socialista quien fue marcadamente anticomunista más que antinazi, aunque algunos quieran vincularlo con una lucha antinazi, llegó a ser Papa pero siempre con una militancia en contra de la izquierda, del comunismo, contra la expansión de marxismo y combatió enérgicamente al movimiento conocido como la teología de la liberación, con la ayuda de su mano derecha Joseph Ratzinger.

La cuestión en Europa fue que el catolicismo y el papa Pío 12, que era el sumo pontífice en aquel momento estuvieron en una forma muy contradictoria, la jerarquía católica estaba en contra del comunismo, pero decían que también estaba en contra de Hitler lo cual, no lo dejaron muy claro.

Mismo que tenía un vínculo muy cercano y una relación agradable con Karol Wojtyła ya que lo consagró obispo auxiliar de la archidiócesis de Cracovia y al que Juan Pablo II quiso beatificar pero se opuso  la comunidad judía porque si bien es cierto no impulsó ni apoyó directamente el holocausto judío realizado por los nazis, pero tampoco hubo una intervención de apoyo o de ayuda a los judíos, razón por la que no apoyaron su beatificación e hicieron oídos sordos.

Entonces es cuando Karol Wojtyła comienza a destacar cuando es nombrado sumo pontífice y cobra mucha importancia, porque en ese entonces había 2 fuerzas muy poderosas que en la Unión Aamericana era Ronal Reagan, y en Inglaterra Margaret Hilda Thatcher, quien fuera la primer ministra de su país, haciendo un eje de 3 y a su vez el Papa en Polonia apoyando mucho la lucha contra el partido comunista.

Hecho que después vio resultados con la caída de Polonia que luego va confirmando con la caída del socialismo, del muro de Berlín y con la caída de la Unión Soviética, y todo esto hace una imagen de Juan Pablo II como un hombre importante para la lucha del imperialismo norteamericano aliado con Inglaterra en acabar con el polo Soviético, que era para ellos era muy importante.

Karol Wojtyła fue un obispo, un cardenal y un hombre como algunos lo definen de la derecha internacional, pero en cambio hubo otro hombre que fue un gran líder que transformó la iglesia que fue Juan 23 mismo que propició el concilio ecuménico vaticano 2do en los años 60 muy importante, dando una imagen como el papa bueno.

Pero entonces Juan Pablo II que siempre anduvo en la política y que todos sus viajes estuvieron investidos de alta política como jefe del estado vaticano y gracias a su gran carisma fue muy aceptado, Juan Pablo II ha sido aclamado como uno de los líderes más influyentes del siglo XX.

En caso de México una de tantas respuestas cuando le hablaron de la teología de la liberación y del problema de Chiapas él contestó “la teología de la liberación es marxismo y la iglesia no lo acepta”.  

Con eso, renegó de todos los sacerdotes latinoamericanos que habían estado forjando la iglesia de los pobres como lo fue Sergio Méndez Arceo, en Chiapas Samuel Ruiz, Antonio Gutiérrez en Perú.

Y así la iglesia en Latinoamérica, que estaban comportándose a favor de los pobres  en contra de las dictaduras militares y de la concentración de la riqueza que entonces en ese aspecto el actuar de ese modo beneficiaba a los ricos, a los monopolios y al imperialismo norteamericano.

Pero en cuestión de su  beatificación aunque muchos religiosos la celebran, otros opinan que la iglesia está teniendo un privilegio para Karol Wojtyła debido a que se está viendo un movimiento de mucha premura para hacerlo beato y luego santificarlo,dicen que los italianos gritaban ¡santo súbito!, pero están haciendo un súbito para un santo súbito, es decir, muy rápido.

Pero algunas presonas ponen en tela de juicio su beatificación por ciertos casos que durante su pontificado esconde un obscuro pasado en la vida de Karol Wojtyła , como cuando se descubrió el caso del Padre Maciel lo de su pederasta,  su doble vida de sacerdote, de hombre casado.

Hecho que han demostrado de tanto quien fuera su mano derecha Joseph Ratzinger siempre supieron de la conducta de Maciel, del atesoramiento de riqueza de legionarios de cristo aunque hay quien diga que nunca supo nada del caso.

Y por otro lado habla de solamente un milagro de una monja francesa al que se le apareció cuando murió Juan Pablo II, y es precisamente por eso que el pueblo se pregunta el por qué tantas prisas para beatificar a unos y tanto freno para beatificar a otros.

Pero en opinión de algunos, su beatificación es algo que se tiene muy merecida, es un suceso digno de celebrarse por lo que representó en su momento el Papa Juan Pablo II, la gran aceptación que tuvo en jóvenes y adultos, sus actos, lo que irradiaba llevándolo a ser un ícono de religiosidad de los últimos tiempos.

Para otros el hacer beato a Juan Pablo II es una decisión muy respetada de la iglesia, como hicieron santo a los cristeros, comentan que el papa fue un cura de derecha, fue un cura que pudo haber traído la regresión a la iglesia católica, a la jerarquía y al aggiornamento de Juan 23 y se cree que estuvo aliado a las fuerzas poderosas del imperialismo para acabar con los movimientos populares, como también una cierta hipocresía fomentada por nuestros nacionales, el cual decían que a quería a México pero en donde quiera quería a todos.

Más noticias

Morena una farsa rotunda

Morena dice ser un partido que llevara acabo la 4 transformación pero sólo trae pobresa desabasto y desempleo. Pero hay empresas que las sivuen...

A un año del asesinato de Nadia, reclaman justicia para la estudiante salmantina

Salamanca, Gto.- Este 8 de marzo ‘Día Internacional de la Mujer’ se cumple un año del asesinato de Nadia Rodríguez Saro Martínez y aún...

Sin información sobre vacunas, presiona Guanajuato para nuevas dosis

Guanajuato. La autoridad estatal señaló no tener certeza sobre más dosis de vacunas contra la COVID-19 que vayan a llegar a la entidad.  La jefa...

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí