- Publicidad -
lunes, abril 12, 2021

Recordando a Octavio Paz en el aniversario de su muerte

“Sólo si renace entre nosotros el sentimiento de hermandad con la Naturaleza podremos defender la vida”, expresó Octavio durante su discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura en 1990. A más de dos décadas de distancia, sus palabras aún se mantienen vigentes y actuales según los estudiosos de su obra y sus lectores.

El lector puede descubrir a través de la obra de Octavio Paz nuevas ventanas y herramientas, un mundo diferente. Se trata de un poeta que supo irse modernizando libro con libro. La enseñanza para los jóvenes y los poetas actuales es que cada uno de sus libros  era una aventura y una búsqueda  formal nueva.

Su obra está muy vigente porque los jóvenes los siguen leyendo y sus libros como El laberinto de la soledad es un título de estudio y referencia porque es uno de los intentos más completos para definir y establecer las características de la identidad nacional.

Los principales textos de Paz están al alcance de todos. Es un autor cercano, cuyos textos permiten entender el mundo, el amor y la historia de una forma determinada.

Entre los libros escritos por Paz destacan Libertad bajo palabra, Salamandra, Ladera Este,  Árbol adentro, El fuego de cada día, El arco y la lira, Las peras del olmo, Corriente alterna y Posdata.

En 1990, la Academia Sueca cedió a Octavio Paz el máximo galardón de las letras, el Premio Nobel de Literatura,  por “la apasionada obra literaria de amplios horizontes, moldeada por una inteligencia sensual y un humanismo íntegro”.

El Nobel a Paz fue el primero en entregarse a un escritor mexicano y para recibir el galardón, el poeta optó por un discurso marcado por el amor a la Naturaleza.

El autor confesó sentirse tan “emocionado como un niño”, pues había recibido la medalla y el diploma que lo acreditaban como Nobel de Literatura 1990. En la ceremonia de entrega, los galardonados firmaron una carta de apoyo dirigida al presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, quien no asistió a la ceremonia para recibir el Nobel de la Paz.

El domingo 19 de abril de 1998, Octavio Paz  murió en la Ciudad de México a los 84 años.  El escritor estuvo enfermo de cáncer y de flebitis. Sus restos fueron velados en el Palacio Nacional de Bellas Artes.

Al funeral asistió más de medio millar de personas que ovacionaron al poeta. El protocolo estuvo presidido por el entonces presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León.

A 13 años de su fallecimiento, el autor sigue atrapando lectores y es considerado una de  las voces más destacada de la literatura en lengua española.

Con información de agencias

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img