- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

Rodrigo Reyes muestra en Lupe bajo el Sol la depresión, la cara poco vista del “sueño americano”

Ciudad de México, (SinEmbargo). El llamado “sueño americano” no se alcanza sólo cruzando la frontera y, para la mayoría, incluso, la travesía apenas comienza estando ya del “otro lado”. Estar lejos de la familia y del país que los vio nacer resulta duro para los migrantes.

Ese sentimiento de soledad al dejar atrás a los seres queridos y comenzar de nuevo en un país al que nunca se siente uno parte, conforman la problemática que aborda la película Lupe bajo el Sol, del director Rodrigo Reyes.

El tercer trabajo fílmico del cineasta mexicano, le sigue los pasos a Lupe (Daniel Muratalla), un hombre de avanzada edad que migró a los Estados Unidos en busca de una mejor vida. Sin embargo, el cansancio de décadas de duro trabajo y el distanciamiento con su familia lo harán querer regresar a México, recordando culpas y cuestionándose de su presente.

“Creo que gran parte de la problemática de la migración, es que creemos que el migrante ya triunfó tan pronto cruza la frontera y no tomamos en cuenta la soledad y la factura que cobra esa ausencia tan dura”, comentó en entrevista para SinEmbargo, el cineasta Rodrigo Reyes.

 

Son 12.3 millones de personas nacidas en México las que radican en los Estados Unidos, según cifras del Current Population Survey (CPS), oficinas del censo del país norteamericano, del 2018. El 63 por ciento de los trabajares inmigrantes labora de 35 a 44 horas por semana.

“Me di cuenta de que había muchos otros hombres que igual que Lupe están perdidos. Así le dicen los migrantes, están perdidos: ‘fue y se perdió’. Los hombres en particular se deprimían mucho. Viven con una soledad muy difícil de resolver y están bajo mucho presión”.

La película nació de la necesidad de Rodrigo Reyes por encontrar respuestas a la ausencia de su abuelo, quien en su último viaje a los Estados Unidos se desapareció sin más, por años.

“Surge por una cuestión muy personal, de que yo tenía un abuelo que quería muchísimo, el era todo para mí. Mi abuelo desde mucho antes que yo naciera se había ido a Estados Unidos de bracero. Viajaba cada temporada, iba y venía, trabajaba y regresaba con la familia. Después de que muere el abuelo empiezan a salir historias de su vida y me entero que en uno de esos viajes el abuelo no regresó. Pasaron años y años, y el abuelo no regresaba. Nadie tenía idea de qué estaba haciendo, por qué no había vuelto, si estaba en la cárcel o qué pasó”.

El filme que comenzó como un documental, pronto tomó forma de una ficción.

“Tenía esa necesidad de resolver, y por eso hicimos la película, para tratar de entender qué pasó, y de alguna manera me sirvió mucho para sanar esa herida que había para mí y para familia”, contó.

Lupe bajo el Sol es protagonizada por migrantes, a los que Reyes llegó gracias a su familia, pues parte de sus parientes radican y trabajan en los campos de California. Daniel Muratalla desde un inicio se mostró interesado en participar en el proyecto. Después también se incluyó a Ana María Muratalla, esposa del actor y quien actúa como su pareja sentimental en la cinta.

“Es un tema que desde un principio me interesaba mucho porque parte de problema de ser migrante es que te ignoran. Entones, cómo los voy a ignorar yo también contratando a un actor clásico para desempeñar este papel de gente de trabajo, de gente que se ha echa 40, 50 años en el campo”.

Daniel Muratalla decidió participar en el filme porque él también es migrante. Foto: Cortesía para SinEmbargo

La fotografía de la Película es espléndida. Se buscaron locaciones reales. ToFoto: Cortesía para SinEmbargo

En cada uno de los escenarios se trató de intervenir lo menos posible, para no alterar la realidad de estos. Foto: Cortesía para SinEmbargo

Rodrigo Reyes ya ha retratado el tema de la migración en su obra fílmica. En su filme Purgatorio (2013) comparó la frontera entre México y Estados Unidos con el purgatorio de Dante.

En sus propias palabras, el tema lo ha decido tratar significativamente porque él también es migrante. Nació en el Distrito Federal, pero desde hace años radica en California. Su lucha constante está entre “las contradicciones de ser y no ser” de la doble nacionalidad.

Ahora, después de la amenaza del Gobierno del Presidente Donald Trump de aplicar aranceles al país, si México no tomaba mayores medidas para reducir la migración en la frontera sur, así como su política antimigrante que ha manejado desde campaña, Rodrigo opina:

“Deberíamos pensar si vamos a hacer el trabajo sucio de la migración, después de que hemos exportado a generaciones de familias y hombres al otro lado. Hemos devastado la economía local de Zacatecas, de Jalisco, Michoacán, y todos se han ido. Y todavía después de eso, que nuestra gente se haya ido con tanta necesidad, piden que hagamos el trabajo sucio para filtrar o controlar a otros que vienen con la misma o peor necesidad, porque en centroamérica están huyendo de unas condiciones aterradoras”.

“Es un llamado a la dignidad para nosotros los mexicanos, aunque nos cueste y nos duela, hay que ser dignos y defender a nuestros paisanos, porque llevamos muchos años con esta herida y no podemos permitir que ahora, encima, nos digan que nuestros paisanos son malvados, invasores, como si fueran una basura. Cuando son personas muy dignas que se atreven a un aventura increíble. La ventura de dejar su pueblo e ir a trabajar a otro país donde no se les comprende, no se les entiende”, agrega.

Todavía este martes, Trump insistió en el acuerdo con México del cual se dijo “muy contento”, pero del que asegura no se ha revelado por completo.

“Nosotros deberíamos estar contestando con una invitación a la cooperación y a la compresión. Estas personas como Lupe que viven en la periferia están en el mero centro del debate político y de la lucha entre México y Estados Unidos”, indicó Reyes.

La depresión es una de la caras de la migración de las que pocos hablan. Foto: Cortesía para SinEmbargo

Lupe bajo el Sol aún tiene un par de funciones disponibles para este miércoles y jueves en la Cineteca Nacional. Para los días 19, 23 y 27 de junio podrá ser vista en el Cine Tonalá,  en la Ciudad de México, luego recorrerá en el interior de la República.

“Todos tenemos a alguien. Me encantaría que la gente viera esta película y recuerde a esa persona, ya sea quien sea esa persona que se les haya ido al otra lado, y que se dé cuenta del valor que han tenido ellos en lanzarse al otro lado y que también se considere lo pronto que los juzgamos. Qué fácil juzgamos a nuestros paisanos cuando en realidad lo que necesitan es nuestro cariño y nuestro apoyo, espero que al ver la película eso es lo que sienta la gente”.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img