Off the record 8 de noviembre 2018

La falta de claridad de los diputados de la bancada del PAN sobre el pase automático es notable, si se toma en cuenta que se trata de un debate que lleva más de año y medio.
La distancia del PRI raya en la complicidad, al aseverar que ellos ya han propuesto modificaciones legales, antes de recibir las sugerencias ciudadanas.
Partido Verde y Morena asumen un grave compromiso al suscribir inquietudes por las que se deberá pugnar en escaso mes y medio.
Así parte el debate por la Fiscalía General de Guanajuato. La sociedad civil organizada ha colocado de manera directa las necesidades para emparejar, el modelo de este nuevo organismo autónomo, con el nivel de la discusión a nivel nacional.
El problema es el nivel mostrado por los legisladores que, salvo sus excepciones, dejaron muy nítida su falta de agenda en un tema medular. Los panistas encabezados por Jesús Oviedo, quedaron aún más expuestos en su papel para convalidar la falta de autonomía.
El panorama es grave. La falta de sensibilidad es alarmante.
El rezago de la justicia, impunidad a la vista

El 87 por ciento de los homicidios cometidos en Guanajuato durante el 2017 aún siguen sin castigo. Así lo dio a conocer un estudio realizado por el organismo Impunidad Cero y que sirve para visualizar la necesidad de tener un sistema de persecución del delito que sea firme y eficaz.

La impunidad no sólo se ve reflejada en el trabajo del Poder Judicial, sino que lleva consigo una cadena de deficiencias, que involucra el carente  desempeño de la Procuraduría General de Justicia del Estado y de las policías estatales y municipales, que no contribuyen a la detención de los delincuentes.

El nuevo sistema de justicia, recién completado en 2016, y que ahora promueve los juicios orales como una manera de acortar el tiempo en que se emite una sentencia; no ha generado un avance considerable en la emisión de resoluciones en el delito de homicidios.

Apenas en 2017 se realizaron 229 juicios por asesinatos, de los cuales 183 tuvieron una resolución condenatoria.

Pero un factor realmente determinante para acabar con la impunidad, es la investigación y desahogo del caso que tiene que hacer la Procuraduría General de Justicia del Estado, encabezada por Carlos Zamarripa Aguirre. Esta dependencia tampoco ha dado los resultados esperados, pues los homicidios aunados al resto de los delitos cometidos en el estado, están sobrepasando la capacidad de respuesta de esta dependencia.

Las policías municipales, que son el primer respondiente en caso de homicidio, tampoco están preparadas para realizar labores de investigación, por lo que la recolección de pruebas que ayuden a esclarecer los asesinatos, también es un factor que el sistema queda a deber.

La impunidad es una realidad, y en tanto no se haga un combate asertivo y se erradique, será complicado acabar con los índices de violencia, que hasta ahora van cada vez en incremento.

 

Beatriz Hernández, sin reglamento que valga

La alcaldesa de Salamanca, Beatriz Hernández Cruz, fue participe en una violación directa a su propio reglamento de vialidad al usar una camioneta sin placas de circulación.

Por la mañana del martes, la presidenta municipal llegó en una camioneta Yukon GMC de color negro de modelo reciente, sin placas de circulación, al evento en el centro cívico donde se realizó un foro para padres de familia “valores en familia” convocado por el DIF municipal.

Al terminar el evento, la alcaldesa abordó la misma camioneta y se retiró del lugar rápidamente. Argumentó que ya iba tarde a otro evento que tenía en agenda.

Al no portar placas la unidad, la alcaldesa y los funcionarios estarían violado el artículo 70 fracción uno del reglamento de vialidad de este municipio, en el que indican que las unidades podrán circular o hacer uso de la vía pública al portar las placas del periodo correspondiente, la tarjeta de circulación, la calcomanía con el número de placas y la calcomanía de verificación.

Atrás de la camioneta le siguieron los escoltas que, en esta ocasión, constó de tres elementos. Cabe recordar que al ganar las elecciones Hernández Cruz informó que revisaría si tendría escoltas, pero que la recomendación era que tuviera una escolta discreta.

Cabe señalar que a días de iniciar la administración comenzó con dos escoltas, ahora ya son tres escoltas, que incluso cuando algunos representantes de los medios de comunicación solicitaron le diera entrevista, empujó a una reportera para que la alcaldesa subiera a la camioneta.

Al final, entre elementos de seguridad y camionetas sin placas, Beatriz Hernández comienza con señales nada claras, rumbo al orden que dice buscar para Salamanca.

 

*Con la colaboración especial de Carmen Martínez y Edith Domínguez

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.