- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

Gobierno mediocre

Fortalecer la credibilidad de un gobierno es con un discurso crítico, no de cortesanos, una cosa es ser un político opositor exitoso y otro es ser gobernante; para ser gobernante tienes que bajar a los infiernos y platicar con el diablo, si estás preparado para platicar con el diablo puedes gobernar un país.

Recuerdo al narrador y ensayista mexicano, Agustín Yáñez Delgadillo (1904-1980) “Desde lejos se conoce al pájaro que es canario. Debajo de agua mansa está la mejor corriente. Ah, qué bonita trucha para tan cochino charco” (Las tierras flacas).

Hemos estado gobernados por una clase política ignorante e insensible, podemos clasificarla como gobierno de los peores o de los menos peores, pese a ello, mantienen una supuesta popularidad mediática de 67%, sabemos que las cifras y datos estadísticos se manipulan, está perdiendo  respaldo de los ciudadanos a pesar de seguir la compra de espacios y de tiempo en radio, televisión y prensa escrita.

Una vez comentó el escritor mexicano Carlos Fuentes Macías, que escribir es una disciplina ininterrumpida para reflejar nuestro pensamiento. Por lo mismo, escribió la Aldea Global, en el que todo tiene interacción, todo interactúa; existe una lucha por el mercado manufacturero global, por inversiones y tecnología.

Tras firmarse la nueva versión del T-MEC (Tratado entre México, EU y Canadá), representa a Estados Unidos un 0.3 por ciento de su PIB y apenas 170 mil empleos, es decir, nada respecto a sus necesidades de crecimiento, pero la economía mexicana depende en más del 80% de la norteamericana, entonces, al firmarlo el gobierno de México cedió soberanía económica y política, y terminó por supeditarse a las conveniencias estadounidenses.

El gobierno mexicano acepto cláusulas intervencionistas, es una nación supeditada a los gobiernos de Estados Unidos, porque sí México quiere estar entre los primeros lugares en la globalidad necesita mayor inversión, tecnología de punta y crecer más del 3.5 por ciento. Esto no es fácil, por lo que éste crecimiento económico depende de la relación que tenga con los Estados Unidos.

No olvidar que Estados Unidos tiene una deuda superior a los 10 billones de dólares, sometido a los banqueros que invierten y saquean a los países; son los amos del mundo global con su arma financiera y pueden provocar colapsos financieros, para controlar ciertas materias primas como el petróleo, entonces, los gobiernos solo son piezas del ajedrez en el sistema financiero global en un nuevo reordenamiento geopolítico, la perversidad del sistema financiero en el que vivimos roba el trabajo a millones, y concentra la riqueza en unos muy muy pocos, por lo mismo, someten naciones enteras a periodos de crisis y austeridad inmorales.

Por lo mismo, señala el pensador político ingles Edmund Burke “Cuando el hombre público no llega a colocarse en situación de cumplir su deber con eficacia, esa omisión frustra los propósitos de su mandato casi en la misma forma que si lo hubiese traicionado abiertamente”. Este es el asunto de un gobierno que cada día se está alejando de los gobernados olvida que la obligación de un gobierno, de cualquier partido, es proteger la vida y la libertad de sus gobernados.

Al crear una economía ilusoria en un mundo ficticio, y en este mundo ficticio está perdiendo bases sociales que los cooptan grupos financiados por el narcotráfico, y están rescatando su autonomía para sobrevivir en México por el empobrecimiento y desigualdad, unas veces controlada y otras se intensifica en momentos de recesión económica, que amenazan a la democracia: difícil tarea porque existen intereses de ciertos grupos que prefieren el estancamiento económico.

Por lo que se ve, señala Séneca: “Cuando una persona no sabe hacia dónde navega, ningún viento le es favorable”. Y responde Nicolás Maquiavelo: “No hay que atacar al poder si no tienes la seguridad de destruirlo”. Queda la cooperación y el intercambio de ideas, en ámbito de respeto mutuo. Los críticos antisistema dirán: “Ya llegó el lobo”, pero el lobo sin caperucita no hay relato.

Por lo tanto, el centralismo disgrega la República mexicana, no une ni unifica, solo fomenta movimientos separatistas, tenemos varios ejemplos en la historia del siglo XIX y siglo XX, por supuesto que esto fortalece a los movimientos democráticos y a movimientos revolucionarios. No en un lenguaje de odio sino de hermandad y solidaridad.

Un país dividido invoca el centralismo, después el centralismo divide; además al imponer la solidaridad no busca la solidaridad en la confianza ni en la voluntad colectiva, y esto debilita a los gobiernos centralistas y no tienen capacidad para defender y conservar a la nación. Señala en sus textos el escritor y político mexicano Jesús Reyes Heroles: “los intereses centralizados se imponen y su ley no es la transformación, sino la conservación”.

Es el poder presidencial con sus costos y beneficios; poder cruel en algunos o benévolo en otros. Ser temido o amado; de aquí que los poderes fácticos están en movimiento y hacen surgir fantasmas; por consiguiente, trataran de capitalizar cualquier error. La política es la solución sin apartarse de la Constitución, si se aparta de la Constitución los poderes fácticos volverán a ser determinantes en la política mexicana, porque están en movimiento, amenazantes, al acecho, capitalizando errores, desafiando y demostrando lealtades.

Entonces, se promueve el odio y el racismo; señala el filósofo y catedrático alemán, Peter Sloterdijk, en su libro Ira: “organización política de la ira… Ese papel lo jugó la izquierda desde el siglo XIX, pero hoy ya no es capaz de desempeñarlo. El islamismo es únicamente un banco local de ira, sin alcance mundial. Ahora la gente puede quedarse en casa con su cólera y meterla debajo de la almohada o del colchón, porque ya no hay nadie que pueda sacar rendimiento político de eso ni devolverle intereses”.

Albert Camus (1913-1960), novelista, filósofo y periodista francés nacido en Argelia, al recibir el Premio Nobel de Literatura en 1957, afirma: “Cada generación, sin duda, se cree destinada a rehacer el mundo…Consiste en impedir que el mundo se deshaga. Heredera de una historia corrompida, en la que se mezclan las revoluciones frustradas, las técnicas enloquecidas, los dioses muertos y las ideologías extenuadas; cuando poderes mediocres pueden destruirlo todo, pero ya no saben convencer; cuando la inteligencia se ha rebajado hasta convertirse en criada del odio y la opresión, esta generación ha tenido, en sí misma y alrededor de sí misma, que restaurar, a partir de sus negaciones, un poco de lo que hace digno el vivir y el morir”.

Por supuesto existen fuerzas políticas ocultas que quieren que vuelva el autoritarismo, que surja el México autoritario, que se privilegie el conflicto porque viven del conflicto permanente. Que corra sangre mexicana. No están ajenas las actividades de la Embajada Norteamericana ni de la CIA en México, en el tráfico de drogas y de armas, aparte de espiar al Presidente.

Octavio Aristeo López
Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México. Correo electrónico: [email protected]

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img