- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

México está en peligro

El gobierno mexicano está bajo sospecha desde la época de Carlos Salinas de Gortari por sus posibles acuerdos con los cárteles de la droga, porque actúan con impunidad por la corrupción política que existe.

Así, las resientes fugas de integrantes de la delincuencia organizada confirma la protección y acuerdos con las organizaciones criminales, hay complicidad y pactos en el que el gobierno tiene a su grupo preferido que protege y llegar a un “acuerdo de paz…con todos”.

Los cambios en el poder cada seis años permiten la fortaleza del crimen organizado y la debilidad del gobierno mexicano, por ello los nuevos acuerdos para no provocar inestabilidad, en el que está inmerso el narcoperiodismo; se habla de respeto al crimen organizado relacionado con el narcotráfico desde el inicio de 2019, que es un mercado criminal complejo por la fragmentación de las agrupaciones delictivas.

Más de 31 mil homicidios contabilizados en los 12 meses de 2019. No existe una política de seguridad eficiente ni eficaz, como lo demuestra Guanajuato, incluso la militarización del país está fallando por los altos niveles de impunidad.

Entonces, la estrategia de seguridad es la misma. Están gobernando al vapor, de aquí que tenga un diagnóstico errado sobre seguridad, por tanto, si se tiene una estrategia está mal planteada y planeada que solo le conviene al gobierno norteamericano y debilita la soberanía de México ¿Cómo reaccionaran con el Coronavirus?

Por lo mismo, sostengo que la debilidad del gobierno es importante para que exista un vacío y sea ocupado como refugio del crimen organizado; donde los conflictos civiles de diferente naturaleza debilitan a los gobiernos y a las estructuras de control social; el crimen organizado puede manipular a poblaciones enteras por el retraso económico y las desigualdades sociales, esto les permite luchar por el acceso al poder.

Cierto, hablar sobre la seguridad nacional en México es complicado y complejo, a pesar de que el artículo 25, 26 y 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, intenta darle un fundamento legal y un marco jurídico, así el Artículo 89 señala las facultades y las obligaciones del Presidente: “X.

Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, así como terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos, sometiéndolos a la aprobación del Senado.

En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales.”

Éste artículo constitucional señala la forma tradicional del concepto de seguridad nacional, que está presente en los objetivos del gobierno para defender al país ante amenazas externas que vulneren territorio, población o soberanía; desde el siglo XV, la paz de Westfalia en 1648, quedo establecido la seguridad nacional como una garantía a la preservación, la supervivencia de la sociedad como comunidad política y la no intromisión de su territorio, ahora, incluye amenazas internas, en el que es necesario detectar estas amenazas para poder reaccionar de forma preventiva y así contrarrestarlas.

Dada la presión de los socios comerciales, especialmente del gobierno norteamericano, es necesario no perder de vista la posición geopolítica de México con los Estados Unidos sobre seguridad nacional que depende y dependerá de la visión que tenga el gobierno norteamericano de su propia seguridad y el lugar que asigne a México en su agenda.

Por lo mismo, sentencia el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “con todo respeto a México, nos gusta mucho México y nos llevamos muy bien con ellos y su presidente es amigo mío, y está haciendo un trabajo fantástico —en la frontera— y es una situación difícil, pero México está, de hecho, pronto lo averiguarán, pagando por el muro”.

Incluso el crecimiento económico del país depende del desarrollo del narcotráfico, es parte de la riqueza que no es buena para la sociedad pero si para la económica, la existencia de violencia implica actividad económica y entra como indiciador en el Producto Interno Bruto.

México es parte estratégica para consolidar la seguridad norteamericana de aquí que la Ley de Seguridad Nacional señale en su “Artículo 3.- Para efectos de esta Ley, por Seguridad Nacional se entienden las acciones destinadas de manera inmediata y directa a mantener la integridad, estabilidad y permanencia del Estado Mexicano, que conlleven a: I. La protección de la nación mexicana frente a las amenazas y riesgos que enfrente nuestro país; II. La preservación de la soberanía e independencia nacionales y la defensa del territorio; III. El mantenimiento del orden constitucional y el fortalecimiento de las instituciones democráticas de gobierno; IV. El mantenimiento de la unidad de las partes integrantes de la Federación señaladas en el artículo 43 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; V. La defensa legítima del Estado Mexicano respecto de otros Estados o sujetos de derecho internacional, y VI. La preservación de la democracia, fundada en el desarrollo económico social y político del país y sus habitantes.”

El Artículo 5 de la Ley de Seguridad Nacional señala entre las amenazas a la Seguridad Nacional: “I. Actos tendentes a consumar espionaje, sabotaje, terrorismo, rebelión, traición a la patria, genocidio, en contra de los Estados Unidos Mexicanos dentro del territorio nacional; II. Actos de interferencia extranjera en los asuntos nacionales que puedan implicar una afectación al Estado Mexicano; III. Actos que impidan a las autoridades actuar contra la delincuencia organizada; IV. Actos tendentes a quebrantar la unidad de las partes integrantes de la Federación, señaladas en el artículo 43 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; V. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear operaciones militares o navales contra la delincuencia organizada; VII. Actos que atenten en contra del personal diplomático; VIII. IX. Actos ilícitos en contra de la navegación marítima; X. Todo acto de financiamiento de acciones y organizaciones terroristas; XI. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear actividades de inteligencia o contrainteligencia; XII. Actos tendentes a destruir o inhabilitar la infraestructura de carácter estratégico o indispensable para la provisión de bienes o servicios públicos”.

Garantizar la seguridad de los ciudadanos ante amenazas internas y externas, es establecer el orden y respetar el marco legal que rige las relaciones de la población nacional e internacional, de aquí que es una amenaza a la seguridad nacional lo que atenta contra la estabilidad política y pone en peligro a las instituciones democráticas, que podría originar un estado de vulnerabilidad grave ante la amenaza o riesgo por la debilidad del gobierno.

El artículo 4 y 5 de la Ley de Seguridad Nacional, muestra y demuestra cómo México está en peligro que podría originar un estado de vulnerabilidad grave ante la amenaza o riesgo por la debilidad social, política o institucional y no exista capacidad de respuesta por omisión o ineptitud de un gobierno que pone en peligro la seguridad nacional del país que gobierna.

Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México.
[email protected]

Octavio Aristeo López
Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México. Correo electrónico: [email protected]

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img