- Publicidad -
miércoles, abril 21, 2021

Cada loco…

Es cosa de fijarse en cualquier actor público para ver que anda ca’quien en lo suyo.

Los partidos políticos llevan ya sus tandas de postulaciones a cuanto puesto pueden ir. Algún candidato es colocado encabezando planilla al mismo tiempo que se pone en un primer lugar de regidor para amachinar el hueso; otros pretenden reelegirse utilizando los cargos que ya tienen para gastar en promocionarse; pero, en lo más oscuro, los criminales también quieren candidatos a modo.

¿Para qué les sirve el poder? Eso deberemos preguntar a cuanto individuo se nos presente para saber bien a bien qué quiere. No necesitamos rollos mareadores, caras maquilladas ni ocurrencias; tampoco deberíamos irnos con la finta del menos malo. Ahora es cuando a nosotros nos tocará decidir y, para eso necesitamos información precisa de quién es quién.

Cuando alguien se sale de su vida privada para irse a meter a la cosa pública, acepta el escrutinio, no vale esconderse en trampas para ocultar sus verdaderos intereses y pecados.

Si seguimos aceptando que todos los gobernantes hagan y deshagan según sus neuronas, nuestra situación empeorará: desempleo y sueldos de miseria, enfermedad sin control y carísimos tratamientos con dolorosos duelos, violencia casera y callejera sin límites, desapariciones y asesinatos impunes, “autoridades” si ninguna autoridad comprobada porque en eso de burlar leyes…

No. No debemos andar como loquitos viéndonos los pies. Levantemos la mirada para mirar mejor y a lo lejos. En nuestra decisión informada nos va algo más que un voto.

Arturo Miranda Montero
Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.

Más noticias

Comentarios

spot_img