- Publicidad -
lunes, septiembre 27, 2021

Guanajuatianguis de Navarro

Cuando el panismo resolvió la reelección en la capital, decidió la entrega total al grupo que la domina.

Pudimos ver entonces cómo se realizó una campaña electoral pegada y pagada municipalmente: todos los recursos oficiales se utilizaron sin rubores. Que ahora las dependencias estén volcadas a la recaudación por cualquier cosa, se entiende por el dinero que hay que tener para pagar las facturas de todo tipo que se contrataron. Lo mismo a publicistas que al rapero popular.

Pero la tajada del león está en las concesiones otorgadas o por aparecer a cuantos apoyaron el negocio reeleccionista. Permisos y licencias son los favoritos. El uso del suelo y la obtención de espacios vienen asomándose. Es ahí donde pueden explicarse todos los negocios que se abren al amparo del ayuntamiento. Incluida, destacadamente, la plaza comercial en el antiguo barrio del Ave María, la ex estación ferrocarrilera.

El congreso ya había rechazado la solicitud de endeudamiento; pero ahora los diputados atendieron a la instrucción de aprobarla sin más requisitos del ajuste al proceso técnico que sirve para capear el chile. Y, como sabemos bien, los diputados acatan instrucciones superiores. Y no se crea que sólo panistas están enchufados. Ya en el ayuntamiento, ediles de todos colores dieron su sí obsequioso; y entre los diputados, absoluta mayoría variopinta dio el sí sin escrúpulos. En eso del dando y dando no hay ideologías ni identidades que sonrojen.

De su lado, las personas opositoras simplemente habitan un archipiélago atosigado por los muros de agua del poder.

Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.

Más noticias

Comentarios

spot_img