- Publicidad -
jueves, febrero 2, 2023

Guanajuatianguis show

Es verdad que en la era del espectáculo hay públicos para todo.

La política y la ciudad no escapan a ese fenómeno, sobre todo cuando las instituciones se trastocan en meras organizadoras de fiestas sin fin. Que hay inseguridad, una carrera deportiva para lucir al ejército: La Gran Fuerza de México. Que son múltiples las fechas a celebrar, pues a cada día se le arma una actividad multitudinaria. Que es el Festival Cervantino, pues a dotar de todos los espacios disponibles. Que es día de muertos, pos todos a maquillarse de pandas, friditas y calacos y llenarnos de colorines, colocar ambulantes en el antiguo río y sacar las momias a pasear. Por supuesto que a miles les encantan los fuegos de artificio. Y hasta pagan. ¡Gócenla, muchachos ora que hay! Pero la sucesión de fandangos tiene a la urbe de rehén. En la condición asignada de escenario para toda ocasión y ocurrencia, la ciudad es asfixiada por los jolgorios. “Busque vías alternas”, es la cantaleta oficial y hágale como pueda que la ciudad estará cerrada por tales y cuales fechas. Si el transporte se colapsa, pos ni modo; si los ruidazos se suceden inmisericordes a toda hora, no exageremos que son cuetes, músicas y gritos de felicidad. El ayuntamiento se ha superado a sí mismo. Si en el primer periodo hicieron de las calles, paseos y cuanto espacio hay un verdadero tianguis, en este segundo turno han decidido hacer la fiesta perenne, esa que tapa las molestias y demandas urbanas y las maquilla para que se vean nice. Y no es ingenuidad. Tanto el presidente municipal como su mujer andan en plena campaña electorera y la fiesta es su mero mole; total, con los dineros públicos se puede hacer lo que venga en gana, menos atender a los otros ciudadanos que no quieren fiesta sin respuestas a sus demandas.

Arturo Miranda Montero
Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.

Más noticias

Comentarios

spot_img