- Publicidad -
sábado, enero 22, 2022

Jodidez

Pues vino y se fue. Y todo igual.

Vino el presidente y se reunió con el gobernador. Cuando mucho una que otra declaración, una que otra presunción y algunos soldados de más. Eso es todo. Guanajuato seguirá siendo lo que es. La propaganda oficial dirá misas a las que nomás sus fieles van. Y ya.

La inseguridad criminal y la impunidad seguirán señoreándonos.

Los desaparecidos, desaparecerán.

Las buscadoras seguirán buscando.

Las Naciones Unidas que nos visitaron dirán lo evidente: todo está junto con pegado.

Nuestros policías seguirán siendo lo que son: personas reclutadas del vulgo para una función que no entienden ni comparten. Simple chamba. Sus jefes seguirán siendo los ganones. Los políticos fingirán que hacen y reclamarán y asignarán más y más dinero de oquis. Los legisladores, que no entienden nada ni representan nada, seguirán ampliando catálogos de delitos y colocando funcionarios sin control.

Las cárceles serán llenadas con el pobrerío sin dinero para escapar. Los influyentes, en cambio, saldrán para “llevar sus procesos en libertad”. Y otra vez se dirá: “si las cárceles están llenas es que estamos trabajando”.

Los guanajuatenses de cuarenta y seis municipios no sabemos ni entendemos cómo pacificar nuestro territorio. Nuestros políticos menos.  Los criminales sí saben cómo jodernos. Así vivimos entre la ignorancia y el pleno conocimiento de las cosas. Nosotros nos jodemos y ellos nos joden.

Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.


Más noticias

Comentarios

spot_img