- Publicidad -
viernes, septiembre 30, 2022

La manta en la estela

Son de Guanajuato, llegaron a la ciudad de México justo el día nacional: nada que celebrar.

¿Celebrar cien mil desaparecidos? “Somos las madres, hermanas, tías y familiares que buscamos a nuestros seres queridos desaparecidos que la violencia nos arrebató.”

Cuando la fiesta con sus gritos se suceden, ellas nos dicen: “El día que desaparecieron a nuestros seres queridos nuestra vida cambió drásticamente. Nosotras no queremos estar aquí, no pedimos tener un familiar desaparecido. Ojalá pudiéramos cenar todas las noches con ellos, pero no es así. No hay nada que celebrar, cómo vamos a celebrar con el lamento de 100 mil personas desaparecidas”. Este quince de septiembre de gritaderas oficiales y el 16 de militares desfilando, ellas estaban trepando una manta monumental en la estela de luz conmemorativa: “A las 2:30 am hemos finalizado el despliegue de la manta monumental. Nuestra gratitud a quienes se rifaron por 20 horas para dejar una huella de dignidad en la #EstelaDeLuz, a la hora de su grito y antes de su desfile… dejando atrás el miedo, no venimos a tomar una postura, venimos a gritar una realidad”: “La militarización significa más violencia, más desaparecidos. Nosotros pedimos que la paz regrese a todo México. Salimos a las calles y vemos pasar convoys de Sedena, de Guardia Nacional y es preocupante porque no estamos en guerra”. ¿Qué decía la manta?: “16 años de impunidad militar. No al golpe militar. ¿Para cuando nuestra independencia del ejército?” Ellas desplegaron su resistencia porque ninguna autoridad municipal, estatal o federal se hace cargo del drama nacional. Los políticos se hacen patos cubriéndose con las botas militares que generan violencia. Y, enseguida, les quitaron la manta pero no la dignidad.

Arturo Miranda Montero
Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.

Más noticias

Comentarios

spot_img