- Publicidad -
viernes, julio 1, 2022

Los enconos

Cada persona desaparecida deja harto dolor en los suyos. Y uno pensaría que los gobiernos están para auxiliarles. Pero hay llagas que supuran.

El grupo Hasta encontrarte elaboró un informe, “Desaparecer en Guanajuato: un camino de lucha y resistencia”, en el que se dice que Celaya, Irapuato, Guanajuato, Salamanca y San Miguel tienen a la mayoría de personas desaparecidas, no localizadas y localizadas: un total de 2 mil 646 personas.

La pregunta obvia es ¿quién las busca? Las redes sociales están llenas de fichas y súplicas de quienes buscan a los suyos. Las fotografías revelan niños y niñas, hombres y mujeres que tienen una vida perdida. La mayoría han acudido a denunciar ante dependencias que se supone están para atender. Pero la dejadez, la indolencia y la  apatía resultan bardas infranqueables.

Así que pasan los días, los meses y los años y nada que aparecen. A menos que una fosa clandestina solo ofrezca los despojos.

Así, cuando en Guanajuato, un político allegado al poder se ausenta y causa el revuelo correspondiente, todos vemos cómo el aparato oficial se moviliza: las cámaras funcionan, los pasos son seguidos puntualmente, los funcionarios están al alba, los medios despachan notas a toda hora y, al fin, se sabe en dónde se halla. Todas las bendiciones para los preocupados. Pero el hervidero de reclamos ante la inacción o franca desidia gubernamental para con otros casos menos famosos, no visibles, atiza la animadversión ante políticos que solo a sí mismos parecen servirse.

Arturo Miranda Montero
Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.


Más noticias

Comentarios

spot_img